La cur­va de ren­di­mien­to de bo­nos del te­so­ro de EE.UU. es­pan­ta a in­ver­so­res

El mer­ca­do es­pe­ra una me­nor in­fla­ción. Tam­bién un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más ti­bio en el fu­tu­ro, aun­que hay da­tos que mues­tran que aún es una po­si­bi­li­dad le­ja­na

El Cronista comercial - - Financial Times - Cur­va de ren­di­mien­to ¿Qué nos in­di­ca? En qué con­cen­trar­se ¿Es in­mi­nen­te la re­ce­sión? ¿Es inevi­ta­ble?

ANA­LIS­TAS SOS­TIE­NEN QUE ES UN SÍN­TO­MA DE UNA PRÓ­XI­MA RE­CE­SIÓN

¿Y si hu­bie­ra una ma­ne­ra de sa­ber cuán­do se vie­ne la pró­xi­ma re­ce­sión? ¿Y si hu­bie­ra un in­di­ca­dor del mer­ca­do que co­mu­ni­ca cla­ra­men­te cuál se­rá el si­guien­te el pro­ble­ma eco­nó­mi­co?

Pe­ro no lo hay. Y al­gu­nos ana­lis­tas e in­ver­so­res sos­tie­nen que exis­te al­go que se le acer­ca bas­tan­te: la cur­va de ren­di­mien­to de los bo­nos del te­so­ro en Es­ta­dos Uni­dos. La cur­va de ren­di­mien­to es una re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca que mues­tra la re­la­ción en­tre los ren­di­mien­tos de los bo­nos del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se y sus di­fe­ren­tes ven­ci­mien­tos. En un ex­tre­mo es­tá la ta­sa de in­te­rés

de la Re­ser­va Fe­de­ral y en el otro, el bono “lar­go” del Te­so­ro a 30 años.

Por re­gla ge­ne­ral, cues­ta me­nos en­deu­dar­se por un día que por un año o una dé­ca­da, y 30 años de­be­ría ser lo más ca­ro. Eso se de­be en par­te a que le pue­den su­ce­der mu­chas co­sas a una in­ver­sión con el co­rrer del tiem­po —co­mo la in­fla­ción que ero­sio­na­ría los re­tor­nos fi­jos de un bono—, por lo que los in­ver­so­res tien­den a que­rer una com­pen­sa­ción por asu­mir ese ries­go.

Por lo tan­to, los bo­nos del Te­so­ro de ven­ci­mien­to más cer­cano nor­mal­men­te ofre­cen un ren­di­mien­to in­fe­rior a los tí­tu­los de deu­da con ven­ci­mien­to a más lar­go pla­zo. Eso sig­ni­fi­ca que la for­ma de la cur­va de ren­di­mien­to tien­de a ser as­cen­den­te en un grá­fi­co a me­di­da que se alar­gan los pla­zos, de iz­quier­da a de­re­cha. Los di­fe­ren­tes ren­di­mien­tos que exi­gen los in­ver­so­res de bo­nos nos di­cen mu­cho so­bre qué opi­nan so­bre el desem­pe­ño ac­tual de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y ha­cia dón­de se di­ri­ge.

Si hay una am­plia di­fe­ren­cia en­tre los ren­di­mien­tos del Te­so­ro a cor­to y lar­go pla­zo, es de­cir si la cur­va mues­tra un as­cen­so abrup­to, se­ña­la que los in­ver­so­res es­pe­ran que la in­fla­ción y las ta­sas de in­te­rés su­birán no­ta­ble­men­te en el fu­tu­ro. La cur­va pue­de mos­trar­se par­ti­cu­lar­men­te em­pi­na­da cuan­do la eco­no­mía de EE.UU. sa­le de una re­ce­sión.

Pe­ro a me­di­da que la di­fe­ren­cia ser achi­ca, o sea cuan­do la cur­va se apla­na, co­mo es­tá su­ce­dien­do aho­ra, in­di­ca que los in­ver­so­res es­pe­ran me­nor in­fla­ción y un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más ti­bio en el fu­tu­ro.

Ini­cial­men­te, es­to qui­zás no sea te­rri­ble. La Fed nor­mal­men­te ele­va las ta­sas de in­te­rés cuan­do a la eco­no­mía le es­tá yen­do bien y la in­fla­ción es­tá en al­za. Al su­bir los ren­di­mien­tos de cor­to pla­zo, ba­jan las pri­mas por in­ver­tir en ren­di­mien­tos de más lar­go pla­zo.

Lo que no quie­ren ver los in­ver­so­res es una cur­va de ren­di­mien­to in­ver­ti­da o ne­ga­ti­va, es de­cir que en un grá­fi­co mar­ca una di­rec­ción des­cen­den­te.eso su­gie­re que po­dría acer­car­se una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, que la in­fla­ción cae­rá y que la Fed ten­drá que ba­jar las ta­sas. To­das las re­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas que su­frió Es­ta­dos Uni­dos des­de la se­gun­da gue­rra mun­dial fue­ron pre­ce­di­das por una in­ver­sión de la cur­va de ren­di­mien­to. El in­di­ca­dor más po­de­ro­so es la di­fe­ren­cia en­tre los ren­di­mien­tos del Te­so­ro a 2 y 10 años. En su pico pos cri­sis fi­nan­cie­ra 2008 esa di­fe­ren­cia o spread era su­pe­rior a 290 pun­tos bá­si­cos, da­do que la eco­no­mía sa­lía de la re­ce­sión.

La se­ma­na pa­sa­da se des­li­zó a me­nos de 10 pun­tos bá­si­cos por pri­me­ra vez des­de 2007.

Al­gu­nas au­to­ri­da­des que fi­jan po­lí­ti­cas pre­fie­ren com­pa­rar los ren­di­mien­tos a 10 años con los bo­nos del Te­so­ro a só­lo tres me­ses. Ese spread ca­yó pe­ro se man­tie­ne por en­ci­ma de los 50 pun­tos bá­si­cos.

Pe­ro otras me­di­cio­nes ya se vol­vie­ron ne­ga­ti­vas, una de los fac­to­res que ex­pli­can la ven­ta ma­si­va del mer­ca­do de ac­cio­nes de prin­ci­pios de es­ta se­ma­na: los ren­di­mien­tos del Te­so­ro a dos y tres años aho­ra son su­pe­rio­res a los ren­di­mien­tos a cin­co años. Es po­co pro­ba­ble. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se del ter­cer tri­mes­tre fue só­li­do. Los da­tos de des­em­pleo y cre­ci­mien­to sa­la­rial to­da­vía son am­plia­men­te po­si­ti­vos. Los nú­me­ros de la in­dus­tria pu­bli­ca­dos es­ta se­ma­na fue­ron una bien­ve­ni­da sor­pre­sa. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los in­ver­so­res, ana­lis­tas y au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos son op­ti­mis­tas en cuan­to al es­ta­do de la eco­no­mía.

Pe­ro una cur­va de ren­di­mien­to in­ver­ti­da es una se­ñal de ad­ver­ten­cia pre­ci­sa­men­te por­que trans­mi­te a los in­ver­so­res cuá­les son las ex­pec­ta­ti­vas a fu­tu­ro y no ne­ce­sa­ria­men­te el es­ta­do ac­tual de las co­sas. Preo­cu­pa que el es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co pro­ve­nien­te de los re­cor­tes de im­pues­tos de prin­ci­pios de año des­apa­rez­ca en bre­ve. To­da­vía hay in­cer­ti­dum­bre so­bre los con­flic­tos co­mer­cia­les. Se es­ti­ma que el cre­ci­mien­to de las ga­nan­cias sea me­nor el año pró­xi­mo. Des­de 1980, el tiem­po pro­me­dio que trans­cu­rre en­tre la in­ver­sión de la cur­va de ren­di­mien­to y la re­ce­sión eco­nó­mi­ca es de 21 me­ses, se­gún los ana­lis­tas de Deuts­che Bank, y pue­de lle­gar a ca­si tres años. Es po­si­ble, pe­ro no hay ga­ran­tías. Si bien to­das las re­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas de Es­ta­dos Uni­dos des­de la se­gun­da gue­rra mun­dial se vie­ron pre­ce­di­das por una cur­va de ren­di­mien­to in­ver­ti­da, hu­bo una oca­sión en la que la cur­va de ren­di­mien­to se in­vir­tió y no hu­bo re­ce­sión; eso fue a me­dia­dos de la dé­ca­da de los ‘60.

Al­gu­nos ana­lis­tas e in­ver­so­res sos­tie­nen que una cur­va in­ver­ti­da pue­de ser una pro­fe­cía au­to­cum­pli­da, por­que po­dría exa­cer­bar una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca y ayu­dar a des­li­zar la eco­no­mía ha­cia una re­ce­sión. Es es­pe­cial­men­te gra­ve pa­ra la in­dus­tria ban­ca­ria que ge­ne­ra par­te de sus ga­nan­cias pres­tan­do di­ne­ro por pe­río­dos lar­gos a ta­sas más al­tas de las que pa­ga por los de­pó­si­tos a me­nos pla­zo. Una cur­va in­ver­ti­da li­mi­ta ese mo­de­lo y po­dría con­traer los prés­ta­mos, lo que da­ña el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Pe­ro eso es cues­tión de de­ba­te. Mu­chos otros sos­tie­nen que no hay una re­la­ción cau­sal en­tre cur­va de ren­di­mien­to in­ver­ti­da y re­ce­sión. Que es só­lo un in­di­ca­dor.

Al­gu­nos ana­lis­tas y los fun­cio­na­rios de la Re­ser­va Fe­de­ral, al igual que el ex pre­si­den­te del ban­co cen­tral es­ta­dou­ni­den­se Ben Ber­nan­ke, tam­bién ase­gu­ran que el mun­do cam­bió mu­cho des­de que la cur­va de ren­di­mien­to se in­vir­tió an­tes de la úl­ti­ma cri­sis fi­nan­cie­ra y en­ton­ces el in­di­ca­dor qui­zás no sea tan con­fia­ble.

El pro­ble­ma es que los fun­cio­na­rios de la Fed, y Ber­nan­ke, di­je­ron lo mis­mo an­tes de las an­te­rio­res re­ce­sio­nes.

Es una se­ñal de ad­ver­ten­cia que trans­mi­te ex­pec­ta­ti­vas a fu­tu­ro y no el es­ta­do ac­tual de las co­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.