Big Da­ta y sus múl­ti­ples usos en el de­por­te

El Cronista comercial - - Opinión -

de aná­li­sis son lue­go apli­ca­das pa­ra to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­das en la in­for­ma­ción ob­te­ni­da. A mo­do de ejem­plo, es­tos aná­li­sis per­mi­ten de­tec­tar cuá­les son los in­tere­ses de los sim­pa­ti­zan­tes, y qué los mo­ti­va/des­mo­ti­va, lo que per­mi­te una ma­yor per­so­na­li­za­ción de su co­mu­ni­ca­ción y con ello to­mar ac­cio­nes que con­duz­can a una me­jor ex­pe­rien­cia de los sim­pa­ti­zan­tes.

Por su par­te, se ha­ce uso de téc­ni­cas de aná­li­sis que, a par­tir de los da­tos provistos por dis­po­si­ti­vos su­je­tos a los de­por­tis­tas. Es­tos dis­po­si­ti­vos pue­den ser GPS, o los de­no­mi­na­dos (pul­se­ras o re­lo­jes que re­gis­tran la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de quien los usa), que gra­ban con­ti­nua­men­te da­tos, co­mo por ejem­plo ve­lo­ci­dad, ac­ti­vi­dad car­día­ca, e in­clu­so el im­pac­to de cho­ques en un jue­go don­de el con­tac­to fí­si­co es ha­bi­tual y el ries­go de una le­sión es al­to, co­mo el rugby o el fút­bol. Es co­mún en es­tos ca­sos, que el aná­li­sis se reali­ce so­bre da­tos re­ci­bi­dos en tiem­po real, y se los com­pa­re con va­lo­res his­tó­ri­cos, por ejem­plo, pa­ra eva­luar la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­ca una le­sión.

La im­ple­men­ta­ción de Big Da­ta pa­ra des­ple­gar es­tra­te­gias es, pro­ba­ble­men­te, es de las po­si­bi­li­da­des más atrac­ti­vas des­de el pun­to de vis­ta de al­guien in­tere­sa­do en el jue­go pro­pia­men­te di­cho. Sis­te­mas de se­gui­mien­to y re­co­lec­ción de es­ta­dís­ti­cas se uti­li­zan fre­cuen­te­men­te en de­por­tes de al­to ren­di­mien­to pa­ra gra­bar ca­da ac­ción y mo­vi­mien­to de los ju­ga­do­res.

Ejem­plo de he­rra­mien­tas que rea­li­zan es­ta ta­rea es Sport­vu, uti­li­za­do en bás­quet­bol, fút­bol, fút­bol ame­ri­cano. Es­tos sis­te­mas se ins­ta­la­ron en to­dos los es­ta­dios don­de se dispu­tan par­ti­dos de la NBA. Los da­tos son re­co­lec­ta­dos me­dian­te cá­ma­ras si­tua­das en el te­cho de ca­da es­ta­dio. Otra he­rra­mien­ta uti­li­za­da pa­ra la cap­tu­ra y aná­li­sis de da­tos, en par­ti­cu­lar pa­ra el fút­bol, es STATDNA, que el Ar­se­nal de In­gla­te­rra uti­li­za des­de 2014. Las po­si­bi­li­da­des en es­te cam­po son in­fi­ni­tas, más si te­ne­mos en cuen­ta que, se­gún lo que de­ta­lla el Ing. Fran­cis­co Gon­zá­lez, con­sul­tor del club es­pa­ñol Las Pal­mas, du­ran­te un par­ti­do se pue­den ge­ne­rar 8 mi­llo­nes de da­tos.

Otro uso ha­bi­tual de las es­ta­dís­ti­cas re­co­lec­ta­das por las he­rra­mien­tas men­cio­na­das, es el de so­por­te a las de­ci­sio­nes de ad­qui­si­ción de nue­vos ju­ga­do­res al co­mien­zo de ca­da tem­po­ra­da, pa­ra mi­ni­mi­zar las pro­ba­bi­li­da­des de fi­char pro­fe­sio­na­les que no rin­dan de la ma­ne­ra que el equi­po es­pe­ra.

En fun­ción de lo an­te­di­cho, sur­ge in­me­dia­ta­men­te una pre­gun­ta: ¿pue­de to­da es­ta ma­qui­na­ria tec­no­ló­gi­ca re­em­pla­zar al aná­li­sis y al co­no­ci­mien­to de los ex­per­tos? La res­pues­ta, cla­ra­men­te es no. Siem­pre re­mar­ca­mos, en char­las, con­fe­ren­cias, o cur­sos, que la cien­cia de da­tos es una ac­ti­vi­dad mul­ti­dis­ci­pli­na­ria, don­de el rol del ex­per­to del do­mi­nio es in­sos­la­ya­ble, y el de­por­te no es la ex­cep­ción.

En de­fi­ni­ti­va, la de­ci­sión so­bre la es­tra­te­gia a se­guir, la for­ma­ción de un equi­po, la con­tra­ta­ción de un ju­ga­dor, de­pen­de de mu­chos fac­to­res, va­rios de ellos ex­ter­nos a la es­ta­dís­ti­ca y los da­tos fríos. Pe­ro tam­bién es fun­da­men­tal des­ta­car que, en un mun­do ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­ti­vo co­mo el ac­tual, la in­for­ma­ción co­rrec­ta pue­de pro­veer esa pe­que­ña ven­ta­ja que en mu­chos ca­sos pue­de ha­cer una gran di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.