Un pun­to de in­fle­xión pa­ra los ve­ne­zo­la­nos

La Asam­blea Na­cio­nal con­tro­la­da por la opo­si­ción tie­ne le­git­mi­dad pa­ra dar un gol­pe de es­ta­do, pe­ro an­tes de­be unir­se y com­par­tir el po­der has­ta nue­vas elec­cio­nes

El Cronista comercial - - Portada -

EL PAÍS ES­TÁ EN PLE­NA CAÍ­DA LI­BRE SO­CIAL, ECO­NÓ­MI­CA Y PO­LÍ­TI­CA

Cuan­do ayer Ni­co­lás Ma­du­ro ju­ró an­te la Cor­te Su­pre­ma de Ve­ne­zue­la su se­gun­do man­da­to de seis años co­mo pre­si­den­te, fal­ta­ba un no­ta­ble juez. Ch­ris­tian Zer­pa, an­tes alia­do de Ma­du­ro, ha­ce po­co hu­yó del país. En­tre­vis­ta­do es­ta se­ma­na en Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos., el ex juez de la Cor­te Su­pre­ma afir­mó que el go­bierno de Ma­du­ro es “desas­tro­so” y, lo que es más im­por­tan­te, “ile­gí­ti­mo”.

Es un fac­tor le­gal cru­cial. Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos tam­po­co re­co­no­ce­rán la le­gi­ti­mi­dad de la pre­si­den­cia de Ma­du­ro.

Ve­ne­zue­la es­tá en caí­da li­bre so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca. Sus ins­ti­tu­cio­nes son so­bor­na­das por Ma­du­ro y su círcu­lo ín­ti­mo. La ba­se le­gal de su se­gun­do tér­mino pre­si­den­cial son las elec­cio­nes de ma­yo pa­sa­do, que ca­si to­do el mun­do ex­cep­to Ru­sia, Chi­na o Tur­quía, las ha de­cla­ra­do frau­du­len­tas.

Co­mo re­sul­ta­do, tam­bién lo es su pre­si­den­cia. Y lo que em­peo­ra aún más la si­tua­ción:si Ma­du­ro es re­mo­vi­do del po­der la se­ma­na pró­xi­ma, mu­chas po­ten­cias in­ter­na­cio­na­les no po­drían tra­tar­lo co­mo un gol­pe por­que nun­ca re­co­no­cie­ron la pre­si­den­cia.

Por lo tan­to, es­te ju­ra­men­to del se­gun­do tér­mino mar­ca un pun­to de in­fle­xión pa­ra el país. El ma­yor ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal es un he­cho. Si bien la in­ter­ven­ción mi­li­tar es­tá ca­si des­car­ta­da, las ac­ti­tu­des de los paí­ses de Amé­ri­ca del Sur se es­tán en­du­re­cien­do, es­pe­cial­men­te

en Bra­sil con su fla­man­te pre­si­den­te de de­re­cha Jair Bol­so­na­ro. Es pro­ba­ble que au­men­ten las san­cio­nes a los fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos con­si­de­ra­dos cul­pa­bles de co­rrup­ción y de abu­so a los de­re­chos hu­ma­nos.

Es po­si­ble tam­bién, aun­que sea una me­di­da más ex­tre­ma, que la ad­mi­nis­tra­ción Trump prohi­ba a las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses ven­der los di­lu­yen­tes y otros quí­mi­cos que Ve­ne­zue­la ne­ce­si­ta pa­ra mez­clar con su cru­do pe­sa­do por­que, de lo con­tra­rio, no lo pue­de co­mer­cia­li­zar. Si eso su­ce­die­ra, y el país no pue­de con­se­guir

sus­ti­tu­tos en otro lu­gar, se ve­ría afec­ta­da una cuar­ta par­te de su pro­duc­ción ac­tual, o unos 300.000 ba­rri­les dia­rios. Ese se­ría un gran gol­pe fi­nan­cie­ro, con con­se­cuen­cias so­cia­les in­ne­ga­bles.

Eso re­du­ci­ría la ayu­da fi­nan­cie­ra que Ve­ne­zue­la pue­de apor­tar a Cu­ba a cam­bio de in­te­li­gen­cia mi­li­tar. Tam­bién so­ca­va­ría los cos­tos que le cu­bre a los mi­li­ta­res por su apo­yo al ré­gi­men. Ma­du­ro lo­gró coope­ra a los ge­ne­ra­les con di­ne­ro de la co­rrup­ción es­ta­tal. Eso se­rá más di­fí­cil de man­te­ner a me­di­da que la eco­no­mía inevi­ta­ble­men­te em­peo­re con o sin san­cio­nes.

La ile­gi­ti­mi­dad in­ter­na­cio­nal de su pre­si­den­cia tam­bién les qui­ta­rá a los mi­li­ta­res la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de­trás de la cual se han es­con­di­do pa­ra jus­ti­fi­car su apo­yo. Es po­si­ble que ha­ya una tran­si­ción al es­ti­lo Zim­bab­we me­dian­te un gol­pe de Es­ta­do.

In­de­pen­dien­te­men­te de lo que pa­se lue­go, se­rá cla­ve el rol de la Asam­blea Na­cio­nal con­tro­la­da por la opo­si­ción. Es la úni­ca ins­ti­tu­ción po­lí­ti­ca cu­ya le­gi­ti­mi­dad es re­co­no­ci­da por la ma­yor par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, pa­ra que sea ver­da­de­ra­men­te efec­ti­va, y cum­pla el pa­pel de ac­tor cen­tral en la tran­si­ción, la frag­men­ta­da y des­or­ga­ni­za­da opo­si­ción de­be unir­se. Una opo­si­ción uni­fi­ca­da, con apo­yo in­ter­na­cio­nal, de­be­ría ne­go­ciar con los re­pre­sen­tan­tes del go­bierno —y es­tar lis­ta pa­ra asu­mir com­pro­mi­sos y com­par­tir po­der has­ta que ha­ya elec­cio­nes li­bres. Se­rá ne­ce­sa­rio acor­dar, una sa­li­da se­gu­ra y el exi­lio pa­ra los fun­cio­na­rios cla­ve, por más des­agra­da­ble que sea.

Hoy Ve­ne­zue­la es­tá más frá­gil que nun­ca. Ma­du­ro qui­zás por un tiem­po so­bre­vi­va co­mo dictador ver­da­de­ra­men­te au­to­ri­ta­rio. Pe­ro fi­nal­men­te to­das las si­tua­cio­nes in­sos­te­ni­bles lle­gan a su fin. Tam­bién ocu­rri­rá con el ré­gi­men de Ma­du­ro.

La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na pi­de el apo­yo ex­tran­je­ro pa­ra sa­car del po­der al cha­vis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.