Se reali­zó la pri­me­ra pro­tes­ta del año en con­tra del Go­bierno

El Cronista comercial - - Economía&política -

MAR­CHA DE ANTORCHAS CON­TRA EL “TARIFAZO”

Con­vo­ca­dos por una bau­ti­za­da “mar­cha de las antorchas”, mi­les de ma­ni­fes­tan­tes re­co­rrie­ron ayer des­de la ave­ni­da 9 de Ju­lio ha­cia el Con­gre­so, pa­ra pro­tes­tar con­tra el ajus­te de la eco­no­mía im­pul­sa­do por la Ca­sa Ro­sa­da, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de me­teó­ri­cas al­zas en las ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bli­cos.

Cen­tra­les sin­di­ca­les, co­mo Ca­mio­ne­ros y las dos CTA, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, agru­pa­cio­nes ba­rria­les, di­ri­gen­tes kirch­ne­ris­tas y aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res con­vo­ca­ron a la ma­si­va pro­tes­ta en con­tra del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri, a la que se su­ma­ron en con­tra del “tarifazo” sec­to­res de la iz­quier­da y or­ga­ni­za­cio­nes de De­re­chos Hu­ma­nos.

“Los ta­ri­fa­zos fue­ron y son pi­la­res del ajus­te ma­cris­ta. A ellos se su­mó el freno a las pa­ri­ta­rias y la es­tig­ma­ti­za­ción de la or­ga­ni­za­ción gre­mial”, acu­só el cris­ti­nis­ta Mar­tín Sab­ba­te­lla, lí­der de Nue­vo En­cuen­tro.

Con ca­ri­ca­tu­ras de Ma­cri, tam­bo­res que mar­ca­ban el rit­mo y car­te­les que se­ña­la­ban “Bas­ta de ajus­te de Ma­cri/fmi” y “Bas­ta de ta­ri­fa­zos y des­pi­dos”, los ma­ni­fes­tan­tes pa­sa­ron por el obe­lis­co pa­ra di­ri­gir­se al Con­gre­so.

“No hay nin­gu­na pers­pec­ti­va. Yo no en­tien­do có­mo se pue­de cons­truir la fe­li­ci­dad de un pue­blo ce­rran­do to­dos los días fá­bri­cas, echan­do to­dos los días cen­te­na­res de tra­ba­ja­do­res. La úni­ca ma­ne­ra de pa­rar es­to es mo­vi­li­zán­do­nos en paz”, ar­gu­men­tó Pa­blo Mi­che­li, lí­der de una de las dos fac­cio­nes de la CTA.

Las pro­tes­tas van a re­pe­tir­se Uno de los car­te­les de la mar­cha

to­dos los jue­ves a lo lar­go de un mes, en di­fe­ren­tes ciu­da­des del país. Pri­me­ro se­rá el turno de Ro­sa­rio, lue­go Mar del Pla­ta y por úl­ti­mo, en Men­do­za.

Los in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas del Co­nur­bano tam­bién pro­ta­go­ni­za­ron la con­vo­ca­to­ria. “El 26% de tu sa­la­rio se va en pa­gar ta­ri­fas. En 2015 era un 6%. Es­te Go­bierno so­lo se preo­cu­pa en ga­ran­ti­zar la ren­ta­bi­li­dad de los em­pre­sa­rios”, fue el lla­ma­do a mar­char de Jor­ge Fe­rra­re­si (Ave­lla­ne­da).

“Pa­ra pa­gar la deu­da que fu­ga­ron sus ami­gos, Ma­cri le pa­só el cos­to de los sub­si­dios a los ser­vi­cios a Vidal y ella, tam­bién a pe­di­do del FMI, lo car­gó a los ciu­da­da­nos a tra­vés de los mu­ni­ci­pios”, se que­jó la ma­tan­ce­ra Ve­ró­ni­ca Ma­ga­rio.

“Los ta­ri­fa­zos de­to­nan una si­tua­ción de­ses­pe­ran­te pa­ra las em­pre­sas del sec­tor py­me”, in­di­có la Asam­blea de Re­pre­sen­tan­tes de Pe­que­ños y Me­dia­nos Em­pre­sa­rios (Apy­me), al ad­he­rir­se a la mar­cha. La Le­gis­la­tu­ra por­te­ña apro­bó en di­ciem­bre una ley que obli­ga a re­em­pla­zar los tra­di­cio­na­les re­lo­jes de los ta­xis por

y per­mi­tir, de es­te mo­do, co­nec­tar a via­je­ros y cho­fe­res a tra­vés de apli­ca­cio­nes mó­vi­les, en un nue­vo in­ten­to del Go­bierno por aven­ta­jar al sis­te­ma se­mi­pú­bli­co de trans­por­te fren­te a la com­pe­ten­cia de em­pre­sas co­mo Uber.

Si bien la im­ple­men­ta­ción lle­va­rá tiem­po, en­se­gui­da pro­vo­có la reac­ción de un sec­tor de la fuer­za la­bo­ral, que no quie­re ma­yo­res con­tro­les: ca­da cho­fer de­be­rá con su hue­lla di­gi­tal pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar, y es­ta­rán mo­ni­to­rea­dos las 24 ho­ras a tra­vés del GPS de los dis­po­si­ti­vos. A su vez, es­tos tra­ba­ja­do­res tam­bién aler­ta­ron so­bre el in­cre­men­to que se apli­ca­rá a la ta­ri­fa pa­ra amor­ti­zar el cos­to de la con­ver­sión a la era di­gi­tal.

Sin em­bar­go, el ti­tu­lar del gre­mio de peo­nes de ta­xis, Omar Vi­via­ni, co­men­tó en diá­lo­go con que to­das las nor­mas sur­gie­ron a par­tir de con­ver­sa­cio­nes que man­tu­vo con el Je­fe de Go­bierno, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, con el afán de en­con­trar “so­lu­ción a las ma­fias y los mo­no­po­lios que ex­plo­tan a los ta­xis­tas”.

Vi­via­ni adu­jo que las re­sis­ten­cias a in­cor­po­rar tec­no­lo­gía pro­vie­nen de las cá­ma­ras em­pre­sa­rias que nu­clean a los ra­dio­ta­xis y a los “re­lo­je­ros”.

Da­da la obli­ga­ción que ten­drán los mó­vi­les de fun­cio­nar con en vez de re­lo­jes, la sus­crip­ción de due­ños y peo­nes al ser­vi­cio de ra­dio­lla­ma­das pa­ra “pes­car” via­jes co­rre ries­go de per­der de­man­da, en tan­to que los que lu­cran con la ca­li­bra­ción de los nue­vos dis­po­si­ti­vos per­de­rán su ha­bi­tual ne­go­cio.

Se­gún Vi­via­ni, los re­lo­jes es­tán en ma­nos de tres fá­bri­cas que le co­bran un ca­non por ca­da nue­vo re­ajus­te de la ta­ri­fas, pe­ro con es­tos cam­bios, ta­les em­pre­sas “des­apa­re­ce­rán”.

La por in­cor­po­rar­se en ca­da uno de los 38.600 vehícu­los que com­po­nen la flo­ta ofi­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.