San An­to­nio, un mix de cul­tu­ras

El Cronista comercial - - 3D - Por To­más Na­tie­llo

Has­ta que Ma­nu Gi­nó­bi­li lle­gó a los Spurs, San An­to­nio era un si­tio des­co­no­ci­do pa­ra los ar­gen­ti­nos. Al­gu­nos, li­ga­dos a la in­dus­tria del pe­tró­leo, co­no­cían Hous­ton, y los via­je­ros fre­cuen­tes sa­bían que Aus­tin es la ca­pi­tal del es­ta­do. Pe­ro des­de la lle­ga­da de nues­tro ju­ga­dor más im­por­tan­te de to­dos los tiem­pos a la NBA, es­ta ciu­dad ubi­ca­da a 240 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra con Mé­xi­co se ha con­ver­ti­do en el pun­to de atrac­ción pa­ra ar­gen­ti­nos en la zo­na de Te­xas. Bas­ta con en­trar en los fo­ros so­bre los Spurs de cual­quier si­tio web de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra com­pro­bar que no son po­cos los com­pa­trio­tas que es­tán al tan­to de to­do lo que ocu­rre en aque­llas la­ti­tu­des.

Pe­ro, ade­más del AT&T Cen­ter, don­de Ma­nu jue­ga de lo­cal, ¿qué es lo que ofre­ce es­ta ciu­dad del Me­dio Oes­te? La ver­dad es que mu­cho: his­to­ria, una ex­ce­len­te gas­tro­no­mía, uno de los me­jo­res par­ques te­má­ti­cos del país y un down­town ac­ti­vo y vi­vaz.

Le­ga­do his­tó­ri­co

San An­to­nio al­ber­ga uno de los si­tios his­tó­ri­cos más im­por­tan­tes pa­ra el pue­blo me­xi­cano y te­xano. Se tra­ta de "El Ála­mo", una an­ti­gua mi­sión es­pa­ño­la par­cial­men­te re­cons­trui­da, que ha que­da­do ubi­ca­da en el cen­tro de la ciu­dad. El si­tio fue es­ce­na­rio de una ba­ta­lla que el ci­ne in­mor­ta­li­zó co­mo la re­sis­ten­cia de 189 pa­trio­tas te­xa­nos, o bien se­ce­sio­nis­tas si se los mi­ra des­de la óp­ti­ca me­xi­ca­na. En cual­quier ca­so, lo cier­to es que el ejér­ci­to me­xi­cano avan­zó has­ta es­ta po­si­ción, cer­ca­na a las ciu­da­des de Go­liad y San An­to­nio de Bé­jar, con 6500 hom­bres, y tras un ase­dio cons­tan­te, venció la re­sis­ten­cia de los me­nos de 200 hom­bres que, den­tro de la mi­sión, es­pe­ra­ban re­fuer­zos. En esas cir­cuns­tan­cias fir­mó el tra­ta­do por el cual Te­xas de­jó de ser par­te de Mé­xi­co. Pe­ro no fue San Ja­cin­to la que que­da­ra co­mo sím­bo­lo, sino El Ála­mo: or­gu­llo te­xano que hoy cuen­ta con un mu­seo de ar­te­fac­tos his­tó­ri­cos, la ca­pi­lla re­cons­trui­da y, co­mo no hay que ol­vi­dar que es­tá en los Es­ta­dos Uni­dos, el Tea­tro IMAX Ri­ver Cen­ter.

Ya fue­ra de la ciu­dad que­dan en pie y en buen es­ta­do de con­ser­va­ción otras mi­sio­nes his­pá­ni­cas. La mi­sión era una ins­ti­tu­ción fron­te­ri­za in­tro­du­ci­da por los fran­cis­ca­nos a co­mien­zo del si­glo XVII con la in­ten­ción de fun­dar pue­blos de in­dí­ge­nas, asi­mi­lar­los a la cul­tu­ra es­pa­ño­la y con­ver­tir­los al ca­to­li­cis­mo co­mo una ma­ne­ra de re­te­ner sus in­tere­ses te­rri­to­ria­les fren­te a las pre­ten­sio­nes fran­ce­sas. Qui­zás la más fa­mo­sa de ellas sea la de San Juan de Ca­pis­trano, men­cio­na­da más de una vez en los ca­pí­tu­los del Zo­rro de la dé­ca­da del '60. Tam­bién es una de las más be­llas.

En 1731 la mi­sión San Juan Ca­pis­trano fue re­lo­ca­li­za­da des­de la fron­te­ra te­xa­na a su si­tio ac­tual, a ori­llas del río San An­to­nio, jun­to a una po­bla­ción de ha­bi­tan­tes ori­gi­na­rios. El en­torno na­tu­ral es de los más bu­có­li­cos y la pre­sen­cia del río es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra em­pren­der lar­gas ca­mi­na­tas des­pués de vi­si­tar la ca­pi­lla y los sa­lo­nes con pin­tu­ras ori­gi­na­les de más de 300 años.

Una ciu­dad lle­na de vi­da

Pe­ro no só­lo las mi­sio­nes de­no­tan es­ta pre­sen­cia la­ti­na. La cul­tu­ra me­xi­ca­na tie­ne en San An­to­nio una ver­da­de­ra avan­za­da. El Mer­ca­do, ubi­ca­do en el ex­tre­mo oes­te del cen­tro de la ciu­dad, es el más gran­de mer­ca­do me­xi­cano de los Es­ta­dos Uni­dos. En la mis­ma zo­na se en­cuen­tran otros hi­tos cul­tu­ra­les co­mo el Pa­la­cio del Go­ber­na­dor Es­pa­ñol, la ca­sa-mu­seo Na­va­rro y la Ca­te­dral de San Fer­nan­do. Pa­ra mo­ver­se por el área, los tran­vías son la me­jor op­ción: rá­pi­dos y ba­ra­tos. Sir­ven tam­bién pa­ra acer­car­se al co­ra­zón de la ciu­dad: el Pa­seo del Río o Ri­ver Walk. Unos cua­tro ki­ló­me­tros del San An­to­nio cru­zan la ciu­dad ho­mó­ni­ma y al­re­de­dor del cur­so de agua se di­se­ñó un flo­ri­do ca­ñón ri­be­re­ño, po­bla­do de ár­bo­les, flo­res tro­pi­ca­les, cas­ca­das y ca­mi­ni­tos zig­za­guean­tes. Nu­me­ro­sos puen­tes pin­to­res­cos lo atra­vie­san, mien­tras que los bo­tes tu­rís­ti­cos van y vie­nen to­do el día, y por la no­che, al­gu­nos pro­po­nen ce­nar a bor­do al ai­re li­bre. A lo lar­go de to­do el tra­yec­to, la ve­ge­ta­ción com­pi­te con res­tau­ran­tes, ba­res, clu­bes noc­tur­nos, co­mer­cios, ho­te­les, shop­pings y lu­jo­sos de­par­ta­men­tos. Du­ran­te los fi­nes de se­ma­na el río se con­vier­te en el pun­to neu­rál­gi­co en don­de lo­ca­les y via­je­ros apor­tan mo­vi­mien­to cons­tan­te.

Jun­to al Ri­ver Walk se en­cuen­tra La Vi­lli­ta, una sec­ción his­tó­ri­ca del cen­tro de la ciu­dad que ha si­do trans­for­ma­da en co­mu­ni­dad de ar­tes y ma­nua­li­da­des, con pe­que­ños co­mer­cios que ven­den re­ga­los y re­cuer­dos in­tere­san­tes. Muy cer­ca, el ba­rrio King Wi­lliams, con­ver­ti­do en si­tio his­tó­ri­co, ofre­ce un pa­seo en el que se pue­den apre­ciar cien­tos de ca­sas vic­to­ria­nas fi­na­men­te pre­ser­va­das. Qui­zás sea uno de los pun­tos sa­lien­tes de San An­to­nio por­que su his­to­ria, aun­que bre­ve, se pue­de res­pi­rar a ca­da pa­so. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.