El eterno pro­ble­ma del jet lag

El cam­bio del re­loj bio­ló­gi­co en los vue­los afec­ta al es­ta­do de áni­mo de los pa­sa­je­ros. Te­ner en cuen­ta al­gu­nos mé­to­dos pa­ra sub­sa­nar el des­fa­sa­je tem­po­ral, ayu­da a me­jo­rar el ren­di­mien­to de quie­nes ne­ce­si­tan es­tar bien des­pier­tos al mo­men­to de lle­gar.

El Cronista comercial - - 3D - Por To­más Na­tie­llo

El ma­yor pro­ble­ma que en­fren­tan los via­je­ros fre­cuen­tes es la al­te­ra­ción del re­loj bio­ló­gi­co tras un vue­lo de mu­chas ho­ras; eso que co­mún­men­te se lla­ma jet lag.

Usual­men­te, la per­so­na que su­fre es­te mal tras un via­je se sien­te can­sa­da en un cier­to mo­men­to del día y tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño o pa­ra le­van­tar­se tem­prano. Es­te úl­ti­mo he­cho in­cre­men­ta la sen­sa­ción de fa­ti­ga y con­du­ce a di­fi­cul­ta­des de con­cen­tra­ción. El ape­ti­to dis­mi­nu­ye y las co­mi­das son di­fí­ci­les de di­ge­rir, pues se ha­cen en mo­men­tos en que el or­ga­nis­mo no es­tá adap­ta­do pa­ra la di­ges­tión.

Mi­les de pro­pues­tas han in­ten­ta­do dar con la so­lu­ción, has­ta que ex­per­tos en los cam­pos de la er­go­no­mía y el sue­ño, in­clu­yen­do cien­tí­fi­cos de la NA­SA, for­ma­ron un equi­po de sa­lud pa­ra bus­car so­lu­cio­nes ca­da vez más efi­cien­tes pa­ra con­tra­rres­tar es­te pro­ble­ma que sur­ge de atra­ve­sar va­rios hu­sos ho­ra­rios en un día de­bi­do a un via­je en avión.

Lue­go de es­tu­dios que du­ra­ron años, se ar­mó un pro­gra­ma que in­clu­ye con­se­jos des­de el mo­men­to de su­bir al avión has­ta la lle­ga­da a des­tino.

Du­ran­te los via­jes lar­gos, los con­se­jos brin­da­dos por los ex­per­tos son los si­guien­tes: -Adap­tar­se a la ho­ra lo­cal. -A la lle­ga­da a des­tino, nu­trir­se con una co­mi­da rá­pi­da y, si es ne­ce­sa­rio, dor­mir una sies­ta de no más de 45 mi­nu­tos. -En la tar­de, ha­cer ejer­ci­cio li­ge­ro y ex­po­ner­se a la luz del día. -Ce­nar tem­prano y acos­tar­se al ano­che­cer. -Du­ran­te la es­ta­día, que­dar­se en la ca­ma has­ta la ho­ra nor­mal de le­van­tar­se y co­mer co­mo de cos­tum­bre. -Ex­po­ner­se a la luz na­tu­ral en la tar­de y tra­tar de evi­tar las sies­tas de día. -Con­for­me avan­cen los días, acos­tar­se ca­da vez más cer­ca de la ho­ra nor­mal.

- Dor­mir lo más po­si­ble en el via­je de re­gre­so.

■ Pa­ra via­jes por un día, con le­ves va­ria­cio­nes, las re­co­men­da­cio­nes son: - Per­ma­ne­cer en el ho­ra­rio de sa­li­da. -Al lle­gar a des­tino co­mer una co­mi­da li­via­na. -Acos­tar­se tem­prano. -Al des­per­tar, pe­dir un de­sa­yuno al ser­vi­cio del ho­tel y lue­go leer o ver te­le­vi­sión por unas ho­ras. -In­ten­tar pro­gra­mar el día de tra­ba­jo pen­san­do en una pe­que­ña sies­ta an­tes de re­gre­sar a las ac­ti­vi­da­des. -Des­pués del tra­ba­jo, dor­mir una sies­ta o re­la­jar­se, es­pe­ran­do to­mar el vue­lo de re­gre­so a ca­sa. -Dor­mir lo más po­si­ble a bor­do pa­ra mi­ni­mi­zar el efec­to del via­je al re­gre­sar. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.