Ma­du­ro asu­mió en Ve­ne­zue­la con un fuer­te re­cha­zo in­ter­na­cio­nal

Cre­ce el re­cla­mo mun­dial pa­ra que se reali­cen elec­cio­nes lim­pias. La opo­si­ción de­nun­ció un “gol­pe de Es­ta­do”. Pa­ra­guay rom­pió re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas

El Cronista comercial - - Internacional - SER­GIO LANZAFAME slan­za­fa­[email protected]­nis­ta.com

Ni­co­lás Ma­du­ro ini­ció su se­gun­do man­da­to co­mo pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la en me­dio de una ola de re­pu­dios in­ter­na­cio­nal y el des­co­no­ci­mien­to ofi­cial de la ma­yor par­te de los paí­ses ame­ri­ca­nos.

A la de­cla­ra­ción que rea­li­za­ron los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos del Gru­po Río ha­ce unos días, se su­mó la re­so­lu­ción de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) se­ña­lan­do que no re­co­no­ce­rá “la le­gi­ti­mi­dad del pe­río­do del ré­gi­men a par­tir del 10 de enero de 2019”, y lla­mó a que se ce­le­bren nue­vos co­mi­cios “en una fe­cha cer­ca­na” con ob­ser­va­ción in­ter­na­cio­nal.

En una reunión ex­tra­or­di­na­ria de su Con­se­jo Per­ma­nen­te,

la re­so­lu­ción fue apro­ba­da por 19 paí­ses en­tre los que se cuen­tan Ar­gen­ti­na, Chi­le, Co­lom­bia, Cos­ta Ri­ca, EE.UU., Pe­rú y Pa­ra­guay, ade­más de 6 vo­tos en con­tra (en­tre ellos sus alia­dos Bo­li­via y Ni­ca­ra­gua), 8 abs­ten­cio­nes y una au­sen­cia. La de­ci­sión se­rá trans­mi­ti­da “in­me­dia­ta­men­te”

al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das.

La de­le­ga­ción ve­ne­zo­la­na, li­de­ra­da por el em­ba­ja­dor Sa­muel Mon­ca­da, re­cha­zó la rea­li­za­ción de la reunión del Con­se­jo Per­ma­nen­te de la OEA co­mo un “ac­to hos­til e inamis­to­so” y an­ti­ci­pó que no re­co­no­ce­rá “nin­gu­na de­ci­sión que pu­die­ra adop­tar­se”.

El or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral con­ti­nen­tal se­ña­ló que los co­mi­cios ce­le­bra­dos en ma­yo pa­sa­do fue­ron in­vá­li­dos por­que no se pre­sen­tó el grue­so de la opo­si­ción por con­si­de­rar­los frau­du­len­tos y por­que sus prin­ci­pa­les lí­de­res es­ta­ban in­ha­bi­li­ta­dos o pre­sos.

El tex­to tam­bién ins­ta al “ré­gi­men ve­ne­zo­lano” a que per­mi­ta el “in­me­dia­to in­gre­so de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria” pa­ra su pue­blo, a fin de “pre­ve­nir el agra­va­mien­to de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y de sa­lud pú­bli­ca”.

Ve­ne­zue­la pi­dió de­jar la OEA el 28 de abril de 2017, una sa­li­da que de­be ha­cer­se efec­ti­va en es­te 2019.

En­tre­tan­to, la UE la­men­tó que se ha­ya con­cre­ta­do la in­ves­ti­du­ra

del lí­der cha­vis­ta des­pués de ha­cer “ca­so omi­so” al lla­ma­mien­to pa­ra la ce­le­bra­ción de unas elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y opi­nó que ello ale­ja una so­lu­ción cons­ti­tu­cio­nal ne­go­cia­da.

Pa­ra­guay fue más allá y el pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Be­ní­tez de­ci­dió cor­tar re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con ese país.

En su dis­cur­so de asun­ción, Ma­du­ro de­fen­dió su pre­si­den­cia. “Soy un pre­si­den­te de­mó­cra­ta de ver­dad”, di­jo an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ), en Ca­ra­cas. La ju­ra no se hi­zo en la Asam­blea Na­cio­nal -do­mi­na­da por la opo­si­ción­por­que des­de el go­bierno se des­co­no­ce al par­la­men­to por “desaca­to” a la jus­ti­cia.

Se­gún di­jo, pro­cu­ra­rá “cons­truir el so­cia­lis­mo del si­glo vein­tiuno” y “lle­var a la pros­pe­ri­dad so­cial y eco­nó­mi­ca” al pue­blo ve­ne­zo­lano, que hoy su­fre la peor cri­sis eco­nó­mi­ca de su his­to­ria.

Los man­da­ta­rios de Bo­li­via, Evo Mo­ra­les; Ni­ca­ra­gua, Da­niel Or­te­ga; Cu­ba, Mi­guel Díaz­ca­nel; El Sal­va­dor, Sal­va­dor Sán­chez Ce­rén; Ose­tia del Sur, Ana­to­li Bi­bí­lov; y Ab­ja­sia, Raul Jad­yim­ba; (los dos úl­ti­mos paí­ses no re­co­no­ci­dos por Na­cio­nes Uni­das) fue­ron los dig­na­ta­rios que acu­die­ron al ac­to.

Hu­bo, ade­más, otra trein­te­na de re­pre­sen­tan­tes in­ter­na­cio­na­les de paí­ses amis­to­sos con el go­bierno bo­li­va­riano.

Ma­du­ro ob­tu­vo en ma­yo pa­sa­do el 70% de los vo­tos en una con­tien­da se­ña­la­da de frau­du­len­ta y en la que no pu­die­ron par­ti­ci­par los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes del an­ti­cha­vis­mo pues ha­bían si­do in­ha­bi­li­ta­dos po­lí­ti­ca­men­te.

Por es­tas ra­zo­nes, la ma­yo­ría de los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca no en­via­ron nin­gún re­pre­sen­tan­te a la to­ma de po­se­sión, al igual que Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea.

Ma­du­ro asu­mió, pe­ro la co­mu­ni­dad in­tet­na­cio­nal no lo re­co­no­ce co­mo pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.