La pre­ca­rie­dad la­bo­ral co­mo re­gla de oro

El Cronista comercial - - Portada - Por Car­los To­ma­da

El com­por­ta­mien­to del mer­ca­do la­bo­ral du­ran­te 2018 fue ver­da­de­ra­men­te preo­cu­pan­te. En el ter­cer tri­mes­tre la de­socu­pa­ción au­men­tó del 8,3% al 9% (en la com­pa­ra­ción in­ter­anual). Y los pro­nós­ti­cos pa­ra los años ve­ni­de­ros no son mu­cho más op­ti­mis­tas. El pro­pio FMI pre­vé que el des­em­pleo no ba­je del 10% en los pró­xi­mos cin­co años.

Sin em­bar­go, en la pre­sen­te co­yun­tu­ra so­cio­eco­nó­mi­ca, la ta­sa de des­em­pleo se ha vuel­to un in­di­ca­dor ca­da vez más li­mi­ta­do pa­ra tra­zar un diag­nós­ti­co real so­bre el es­ta­do del mer­ca­do de tra­ba­jo. En par­te, es­to es así por­que el fe­nó­meno de la pre­ca­rie­dad la­bo­ral no ha de­ja­do de cre­cer du­ran­te los úl­ti­mos tres años, vol­vién­do­se una ca­rac­te­rís­ti­ca ca­da vez más gra­vi­tan­te en la es­truc­tu­ra ocu­pa­cio­nal ar­gen­ti­na.

En­tre 2016 y 2018, cer­ca de la mi­tad del to­tal de los pues­tos crea­dos fue­ron no asa­la­ria­dos y al­re­de­dor de un ter­cio fue­ron em­pleos asa­la­ria­dos no re­gis­tra­dos. Es de­cir ca­si el 80% de los “pues­tos ge­ne­ra­dos” fue­ron tra­ba­jos con me­nos de­re­chos. Por su par­te, el tra­ba­jo en re­la­ción de de­pen­den­cia re­gis­tra­do só­lo lle­gó a re­pre­sen­tar co­mo má­xi­mo un cuar­to de la ex­pan­sión ne­ta de la can­ti­dad de pues­tos.

Así, el gru­po de per­so­nas que no tie­ne em­pleo y bus­ca tra­ba­jo (de­socu­pa­dos), sin du­das, cons­ti­tu­ye una pro­ble­má­ti­ca acu­cian­te, con gra­ves con­se­cuen­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas, pe­ro re­pre­sen­ta a una por­ción aco­ta­da del to­tal de tra­ba­ja­do­res que en­fren­tan con­di­cio­nes la­bo­ra­les per­ju­di­cia­les.

Es­tas acla­ra­cio­nes re­sul­tan par­ti­cu­lar­men­te per­ti­nen­tes por­que trans­cu­rri­dos ya tres años se po­dría afir­mar que el pro­ce­so de pre­ca­ri­za­ción del em­pleo no pue­de ser ex­pli­ca­do por con­tin­gen­cias oca­sio­na­les ni co­mo re­sul­ta­do de con­di­cio­nes no per­ma­nen­tes, sino que cons­ti­tu­ye un ras­go es­truc­tu­ral y bus­ca­do del mo­de­lo eco­nó­mi­co vi­gen­te des­de di­ciem­bre de 2015.

En es­te mar­co, el tra­ba­jo asa­la­ria­do no re­gis­tra­do y el cuen­ta pro­pia se po­si­cio­na­ron, co­mo las mo­da­li­da­des la­bo­ra­les “es­tre­lla”. ¿Por qué? Por­que es­tas for­mas de em­pleo no só­lo in­cre­men­tan la dis­cre­cio­na­li­dad de las em­pre­sas y la in­cer­ti­dum­bre de los tra­ba­ja­do­res. Tam­bién per­mi­ten re­du­cir no­ta­ble­men­te los cos­tos la­bo­ra­les, evi­tar el pa­go del agui­nal­do, las va­ca­cio­nes, los apor­tes a la se­gu­ri­dad so­cial, ex­cluir a los tra­ba­ja­do­res de los de­re­chos de los con­ve­nios co­lec­ti­vos, y des­pren­der­se de ellos sin abo­nar nin­gún ti­po de in­dem­ni­za­ción.

Es­tos son me­ca­nis­mos exis­ten­tes en nues­tro país, pe­ro que fue­ron com­ba­ti­dos en la eta­pa an­te­rior. En cam­bio, en es­te nue­vo es­que­ma, se han con­ver­ti­do “en re­gla” y se han ex­pan­di­do no­ta­ble­men­te. Pa­san a cons­ti­tuir un ele­men­to cen­tral del mo­de­lo pro­duc­ti­vo y de in­ser­ción in­ter­na­cio­nal. Obe­de­cen a las es­tra­te­gias (tan­to ex­pli­ci­tas co­mo im­plí­ci­tas) de am­pliar el mar­gen de dis­cre­cio­na­li­dad de las em­pre­sas de la eco­no­mía for­mal pa­ra que elu­dan la nor­ma­ti­va vi­gen­te en la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res. Y se re­la­cio­nan, a su vez, con un mo­do es­pe­cí­fi­co de in­cre­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tra eco­no­mía.

En el mar­co de los flu­jos de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y de las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor, las es­tra­te­gias de in­ser­ción mun­dial se sue­len agru­par en dos gran­des ca­te­go­rías. Las de “vue­lo al­to” bus­can in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, y la me­jo­ra de las com­pe­ten­cias y ha­bi­li­da­des de los tra­ba­ja­do­res. Por opo­si­ción, las es­tra­te­gias de “vue­lo ba­jo” in­ten­tan for­ta­le­cer la com­pe­ti­ti­vi­dad me­dian­te la ba­ja de los cos­tos la­bo­ra­les, a tra­vés de la ba­ja de las re­mu­ne­ra­cio­nes, el de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y la dis­mi­nu­ción o su­pre­sión de pre­su­pues­to pa­ra for­ma­ción la­bo­ral.

Te­nien­do en cuen­ta có­mo evo­lu­cio­na­ron el em­pleo, los sa­la­rios y la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral du­ran­te los úl­ti­mos tres años, se tor­na evi­den­te que el go­bierno na­cio­nal ha pro­mo­vi­do una in­ser­ción in­ter­na­cio­nal uti­li­zan­do una es­tra­te­gia de “vue­lo ba­jo”.

El re­sul­ta­do de es­te mo­de­lo es una me­jo­ra de la ren­ta­bi­li­dad de de­ter­mi­na­do seg­men­to de em­pre­sas. Pe­ro ese in­cre­men­to no sur­ge del cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo o del ca­pi­tal. Por el con­tra­rio, reite­ra­mos que es el efec­to de la re­duc­ción de los cos­tos la­bo­ra­les oca­sio­na­da por la caí­da de los sa­la­rios reales y la pre­ca­ri­za­ción del em­pleo.

De no pro­du­cir­se una reorien­ta­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y la­bo­ral, la de­gra­da­ción de la es­truc­tu­ra ocu­pa­cio­nal con­ti­nua­rá su cur­so, y el tra­ba­jo asa­la­ria­do re­gis­tra­do po­dría con­ver­tir­se más tem­prano que tar­de en una ex­cep­ción, con la car­ga de in­cer­ti­dum­bre y con­flic­ti­vi­dad que ello im­pli­ca­rá. A di­fe­ren­cia del mo­de­lo vi­gen­te, im­pul­sar un pro­yec­to de desa­rro­llo que ten­ga en­tre sus prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos la ex­pan­sión del em­pleo de ca­li­dad pre­ci­sa ne­ce­sa­ria­men­te la ins­ta­la­ción de una es­tra­te­gia de “vue­lo al­to”, que in­cen­ti­ve un au­men­to sis­te­má­ti­co de la pro­duc­ti­vi­dad a tra­vés de la di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, la for­ma­ción de los tra­ba­ja­do­res, y el desa­rro­llo de po­lí­ti­cas ac­ti­vas de in­clu­sión so­cial a tra­vés del tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.