Es­pe­ran que caí­da del dó­lar a la zo­na de in­ter­ven­ción ace­le­re una ba­ja de ta­sas

El Cronista comercial - - Portada - MA­TÍAS BAR­BE­RÍA mbar­be­[email protected]­nis­ta.com

La caí­da del ti­po de cam­bio ma­yo­ris­ta por de­ba­jo del pi­so de la zo­na de no in­ter­ven­ción ya dis­pa­ró com­pras del Ban­co Cen­tral por un to­tal de u$s 60 mi­llo­nes, que sig­ni­fi­ca­ron una ex­pan­sión mo­ne­ta­ria de $ 2230 mi­llo­nes. Sin em­bar­go, la ta­sa de re­fe­ren­cia so­lo des­cen­dió un pun­to y se en­cuen­tra aún por en­ci­ma de 58%. En el mer­ca­do es­ti­man que la pró­xi­ma re­la­ja­ción de en­ca­jes ban­ca­rios po­dría con­tri­buir a ace­le­rar la ba­ja de las ta­sas.

Hoy el dó­lar abre 55 cen­ta­vos por de­ba­jo del pi­so de la zo­na de no in­ter­ven­ción cam­bia­ria que sos­tie­ne el Ban­co Cen­tral des­de oc­tu­bre pa­sa­do. Ce­rró el vier­nes a $ 36,90 pa­ra la ven­ta en el ma­yo­ris­ta. Por fue­ra de la ban­da, la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria tie­ne de­re­cho a emi­tir pe­sos pa­ra com­prar re­ser­vas. La se­ma­na pa­sa­da com­pró u$s 60 mi­llo­nes. Así, vuelca pe­sos a la ca­lle. La ta­sa vol­vió, len­to, a ba­jar

Con un dó­lar por de­ba­jo de la zo­na de no in­ter­ven­ción cam­bia­ria, la an­sia­da ba­ja de ta­sas pue­de em­pe­zar a ace­le­rar­se.

El vier­nes el dó­lar ma­yo­ris­ta ce­rró en $ 36,90 pa­ra la ven­ta, ca­si 48 cen­ta­vos por de­ba­jo del pi­so de la zo­na de no in­ter­ven­ción cam­bia­ria (ZNI) de ese día y, da­do el mo­vi­mien­to dia­rio ha­cia arri­ba de esa ban­da, 55 cen­ta­vos aba­jo de su ni­vel de hoy.

La no­ve­dad de un ti­po de cam­bio ca­yén­do­se del ca­nal que le im­pu­so el es­que­ma mo­ne­ta­rio es­ta­ble­ci­do el 1° de oc­tu­bre pa­sa­do ya dis­pa­ró com­pras del Ban­co Cen­tral (BCRA) en las dos úl­ti­mas rue­das de la se­ma­na pa­sa­da por un to­tal de u$s 60 mi­llo­nes que sig­ni­fi­ca­ron una ex­pan­sión mo­ne­ta­ria de $ 2230 mi­llo­nes.

El mer­ca­do de pe­sos acom­pa­ñó las com­pras de la en­ti­dad con­du­ci­da por Gui­do Sand­le­ris con una muy le­ve ba­ja de ta­sa de re­fe­ren­cia que, aun­que pe­que­ña, re­sul­tó sig­ni­fi­ca­ti­va por­que im­pli­có que el ren­di­mien­to de las Le­liq aban­do­na­ra una me­se­ta que da­ta­ba del 6 de di­ciem­bre pa­sa­do. La li­ci­ta­ción del vier­nes de Le­liq se ce­rró a una ta­sa de cor­te pro­me­dio de 58,11%, más de un pun­to por­cen­tual por de­ba­jo del 59,28% al que ha­bía que­da­do una se­ma­na an­tes. Po­co, pe­ro al­go si se tie­ne en cuen­ta que en las cua­tro se­ma­nas pre­vias ha­bía pa­sa­do de 59,01% y 59,44%.

“La ta­sa es en­dó­ge­na, pe­ro en el mar­gen el BCRA pue­de ju­gar un po­qui­to, yo creo que es­tá sien­do pru­den­te pa­ra ase­gu­rar­se que la ba­ja de ta­sa sea sos­te­ni­da y no te­ner que vol­ver a su­bir­la des­pués, lo mis­mo al no com­prar to­dos los dó­la­res que pue­de”, di­jo Ga­briel Caamaño de Con­sul­to­ra Le­des­ma.

Des­de oc­tu­bre el BCRA per­si­gue un ob­je­ti­vo de agre­ga­dos mo­ne­ta­rios, el fa­mo­so “emi­sión ce­ro” que -con co­rrec­cio­nes es­ta­cio­na­les- tra­ta de que no crez­ca la ba­se mo­ne­ta­ria (la can­ti­dad de di­ne­ro exis­ten­te, o al me­nos una de las for­mas de me­dir­la).

El ré­gi­men de emi­sión ce­ro, orien­ta­do en­tre otras co­sas a fre­nar la co­rri­da cam­bia­ria y su tras­la­do a pre­cios al as­fi­xiar al mer­ca­do de ma­ne­ra tal que no ha­ya pe­sos dis­po­ni­bles pa­ra cam­biar por dó­la­res, es­tu­vo di­se­ña­do con una “vál­vu­la de es­ca­pe” pa­ra que las con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias even­tual­men­te se re­la­ja­ran: si el dó­lar cae por de­ba­jo de la ban­da de flo­ta­ción, el BCRA es­tá au­to­ri­za­do a com­prar dó­la­res (no más de u$s 50 mi­llo­nes por día, y con una emi­sión mo­ne­ta­ria de no más del 2% de su me­ta de ba­se mo­ne­ta­ria). Pa­ra ello, emi­te pe­sos más allá de su to­pe de ba­se mo­ne­ta­ria, ha­ce cre­cer la can­ti­dad de di­ne­ro y, a ma­yor ofer­ta de di­ne­ro, cae su pre­cio: la ta­sa.

La in­yec­ción de $ 2300 mi­llo­nes de los dos úl­ti­mos días de la se­ma­na pa­sa­da di­fí­cil­men­te al­can­ce pa­ra cau­sar eso (el ob­je­ti­vo de ba­se mo­ne­ta­ria pro­me­dio pa­ra enero es $ 1,351 bi­llón, la in­yec­ción su­po­ne el 0,17% de eso). Pe­ro, en el mar­gen, jue­ga. Y en las ex­pec­ta­ti­vas más aún. En­ca­jes Ese ca­mino a la ba­ja gra­dual de la ta­sa que el BCRA va a in­ten­tar recorrer en enero si el dó­lar acom­pa­ña tie­ne a su lle­ga­da otro fac­tor de re­la­ja­ción de las con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias, una nor­ma­ti­va pu­bli­ca­da el 20 de di­ciem­bre pa­sa­do, que hi­zo me­nos es­tric­ta a la nor­ma­ti­va de en­ca­jes ban­ca­rios.

Du­ran­te las ges­tio­nes de Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger y Luis Capu­to al fren­te del BCRA, los en­ca­jes ban­ca­rios fue­ron uti­li­za­dos pa­ra in­ten­tar cal­mar el des­ban­de cam­bia­rio y mo­ne­ta­rio del año pa­sa­do. Los en­ca­jes son una por­ción de los de­pó­si­tos que los ban­cos tie­nen que in­mo­vi­li­zar a un ren­di­mien­to ce­ro, por ejem­plo pa­ra en­fren­tar sa­li­das de de­pó­si­tos. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do se les echó mano co­mo tam­bién co­mo he­rra­mien­ta mo­ne­ta­ria por­que sa­can de cir­cu­la­ción di­ne­ro a cos­to ce­ro y, aun­que no achi­can la ba­se mo­ne­ta­ria por­que for­man par­te de ella, en los he­chos res­tan pe­sos que no pue­den em­pu­jar al dó­lar ni ce­bar a los pre­cios. Esos en­ca­jes se ablan­dan en fe­bre­ro.

Al­go téc­ni­ca, la Co­mu­ni­ca­ción A 6616, bus­có in­cen­ti­var que las en­ti­da­des cap­ten de­pó­si­tos a pla­zos más lar­gos (co­mo ya se vie­ne ha­cien­do, al pre­miar con la po­si­bi­li­dad de in­ver­tir en Le­liq pe­sos en­ca­ja­dos que de otra for­ma ren­di­rían ce­ro). Pe­ro en los he­chos su­po­ne, ade­más, una re­la­ja­ción.

“No­so­tros es­ti­ma­mos que cuan­do se apli­que la me­di­da, los en­ca­jes no re­mu­ne­ra­dos de los de­pó­si­tos a pla­zo ron­da­rán el 14% y la nue­va me­di­da es­ta­ble­ce 10%, lo que po­dría sig­ni­fi­car una li­be­ra­ción de pe­sos que po­drían ir a cir­cu­lan­te del or­den de $ 50.000 mi­llo­nes per­mi­tien­do so­bre­lle­var la me­ta de ex­pan­sión de la ba­se mo­ne­ta­ria”, ex­pli­ca­ba la con­sul­to­ra Ely­psis cuan­do se pu­bli­có la nor­ma.

“Esos pe­sos que que­dan li­bres

La se­ma­na pa­sa­da la ta­sa de Le­liq per­dió más de 1 pun­to por­cen­tual, tras 4 se­ma­nas de es­tan­ca­mien­to

En fe­bre­ro se em­pie­za a apli­car una nor­ma que re­la­ja los en­ca­jes ban­ca­rios y pue­de ba­jar más la ta­sa

de en­ca­jes pue­den pa­sar a ser cir­cu­lan­te o, si no hay de­man­da de di­ne­ro o cré­di­to, ser co­lo­ca­dos en Le­liq”, ex­pli­có Ga­briel Zel­po de Ely­psis. “Si van a Le­liq, el BCRA va a te­ner más de­man­da por sus ac­ti­vos, lo que po­si­ble­men­te le po­si­bi­li­ta­ría ba­jar la ta­sa, y si no bue­ní­si­mo, es que cre­ce la de­man­da de di­ne­ro”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.