EE.UU.-CHI­NA: el agro cal­cu­la el cos­to de la gue­rra comercial

Las ex­por­ta­cio­nes de so­ja es­ta­dou­ni­den­se al gi­gan­te asiá­ti­co ca­si des­apa­re­cie­ron, lo que de­jó a los pro­duc­to­res de­pen­dien­do de un pro­gra­ma de rescate por u$s 12.000 mi­llo­nes

El Cronista comercial - - Financial Times - Gre­gory Me­yer

Los úl­ti­mos 350 ki­ló­me­tros del río Mis­sis­sip­pi for­ta­le­ció el po­de­río de Es­ta­dos Uni­dos en los mer­ca­dos glo­ba­les de ali­men­tos. Diez to­rres ter­mi­na­les de gra­nos co­mo for­ta­le­zas a lo lar­go de sus cur­vas, re­ci­ben cultivos des­de los campos aguas arri­ba, los co­lo­can en si­los de ce­men­to y de ahí a las bo­de­gas de bu­ques ex­tran­je­ros. Jun­tas pue­den des­pa­char 5000 to­ne­la­das por día.

Sin em­bar­go, es­te año la tem­po­ra­da al­ta del oto­ño bo­real nun­ca lle­gó. La can­ti­dad de gra­nos y de olea­gi­no­sas que se mue­ve por los puer­tos del río Mis­sis­sip­pi se re­du­jo 9% des­de el oto­ño de 2017, se­gún el Servicio Fe­de­ral de Ins­pec­ción de Gra­nos. Las bo­yas pa­ra atra­car los bu­ques es­tán li­bres.

Car­gill, la co­mer­cia­li­za­do­ra de pro­duc­tos agrí­co­las más gran­de del mun­do, va­rias ve­ces no tu­vo mo­vi­mien­to en sus dos ter­mi­na­les sobre el río, in­clu­yen­do un cie­rre de cin­co días en no­viem­bre en el que los tra­ba­ja­do­res fue­ron sus­pen­di­dos sin go­ce de suel­do.

“Nun­ca hi­ci­mos eso”, di­jo Je­remy Sey­fert, ge­ren­te de la ter­mi­nal. “Pu­di­mos ce­rrar la plan­ta du­ran­te cin­co días por­que no te­nía­mos na­da que car­gar”

En­tre sep­tiem­bre y di­ciem­bre, los vo­lú­me­nes de so­ja des­pa­cha­dos a tra­vés de las ter­mi­na­les ri­va­les de Car­gill en Loui­sia­na fue­ron 40% me­no­res en tér­mi­nos in­ter­anua­les, di­jo Sey­fert.

La me­nor ac­ti­vi­dad en la bo­ca del Mis­sis­sip­pi se de­be a la gue­rra comercial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Des­pués de que el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Do­nald Trump im­pu­so aran­ce­les nue­vos sobre los pro­duc­tos chi­nos, Bei­jing res­pon­dió con gra­vá­me­nes a las ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses in­clu­yen­do la ma­yor par­te de los u$s 20.000 mi­llo­nes de las ven­tas de ma­te­rias pri­mas agrí­co­las.

Las ex­por­ta­cio­nes de so­ja, que totalizaron u$s 12.000 mi­llo­nes en 2017, fue­ron las más gol­pea­das. En los úl­ti­mos 20 años, la olea­gi­no­sa con­quis­tó las tie­rras cul­ti­va­bles de­bi­do en gran par­te a que los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios apos­ta­ron a la de­man­da chi­na de pro­teí­na pa­ra ali­men­tar cer­dos y gallinas. Bei­jing ele­vó 25 pun­tos por­cen­tua­les los aran­ce­les a la so­ja en ju­lio, lo que co­lo­có el pre­cio de los cultivos es­ta­dou­ni­den­ses fue­ra del mer­ca­do más gran­de del mun­do y con­vir­tió la me­di­da en el sím­bo­lo del de­te­rio­ro de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

“Co­mo la so­ja si­gue sien­do la ma­te­ria pri­ma más ex­pues­ta de la gue­rra comercial, los in­ver­so­res de­be­rían se­guir de cer­ca es­te mer­ca­do pa­ra eva­luar el es­ta­do de la ne­go­cia­ción comercial en­tre EE.UU. y Chi­na”, di­cen en Ci­ti­group.

Si­guen dé­bi­les los pre­cios de la so­ja de­pri­mi­dos por el en­fren­ta­mien­to, lo que re­fle­ja que hay po­cas ex­pec­ta­ti­vas pe­se a que los fun­cio­na­rios de am­bos paí­ses reanu­da­ron las con­ver­sa­cio­nes la se­ma­na pa­sa­da. Los ex­por­ta­do­res fo­ca­li­zan su aten­ción en otros mer­ca­dos. Se acu­mu­la so­ja a lo lar­go del Mis­sis­sip­pi, lo que tras­to­ca los rit­mos del ca­len­da­rio de las co­se­chas a un cos­to mul­ti­mi­llo­na­rio pa­ra los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios y con­tri­bu­yen­tes es­ta­dou­ni­den­ses.

Las es­pe­ran­zas au­men­ta­ron en el cin­tu­rón agro­pe­cua­rio nor­te­ame­ri­cano des­pués de que Trump y el pre­si­den­te chino Xi Jin­ping se reunie­ron en Bue­nos Ai­res a fi­nes del año pa­sa­do y acor­da­ron una tre­gua por 90 días, pe­río­do que fi­na­li­za el 2 de mar­zo. Bei­jing en las úl­ti­mas se­ma­nas com­pró unos po­cos mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja pa­ra la re­ser­va de su go­bierno, en una se­ñal de bue­na vo­lun­tad.

Sin em­bar­go, el mer­ca­do no cree que la dis­ten­sión va­ya a ser per­ma­nen­te.

“La reali­dad es que es­ta­mos en las pri­me­ras eta­pas de una nue­va gue­rra fría”, di­jo Jan Lam­bregts, di­rec­tor glo­bal de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos fi­nan­cie­ros en Ra­bo­bank, una en­ti­dad ban­ca­ria que otor­ga cré­di­to al sec­tor ali­men­ti­cio y agrí­co­la. “Chi­na de­jó en cla­ro que quie­re ser nú­me­ro uno. Es­ta­dos Uni­dos res­pon­dió di­cien­do que eso no va a su­ce­der. En ese con­tex­to, no hay ma­ne­ra de ver un acuer­do du­ra­de­ro”.

Aun­que Bei­jing y Was­hing­ton ha­gan la paz, los efec­tos del en­fren­ta­mien­to por la so­ja de 2018 per­du­ra­rán en el tiempo. Los veteranos del mer­ca­do re­cuer­dan có­mo un em­bar­go nor­te­ame­ri­cano de 1973 a

las ex­por­ta­cio­nes de so­ja per­mi­tió que Bra­sil se con­vir­tie­ra en un gran ju­ga­dor en el sec­tor. “Una vez que te mar­can con la le­tra es­car­la­ta por ser un pro­vee­dor po­co con­fia­ble, es difícil re­cu­pe­rar com­ple­ta­men­te esas ven­tas per­di­das”, di­jo Scott Ir­win, eco­no­mis­ta especialista en el sec­tor agrí­co­la de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois.

La se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria es una prio­ri­dad pa­ra Bei­jing. Por lo tan­to, la in­cer­ti­dum­bre sobre las re­la­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas po­dría lle­var­lo a di­ver­si­fi­car más sus fuen­tes de so­ja.

“Sin du­da es­to pro­vo­ca­rá al­gún ti­po de im­pac­to a lar­go pla­zo”, di­jo Jim Sut­ter, CEO del Con­se­jo de Ex­por­ta­ción de So­ja, una aso­cia­ción es­ta­dou­ni­den­se de pro­mo­ción del co­mer­cio. “Va­mos a ha­cer to­do lo que po­da­mos pa­ra tra­tar de mi­ni­mi­zar el da­ño a lar­go pla­zo, pe­ro des­pués del pe­río­do de 90 días no creo que nos des­per­te­mos y to­do vuel­va a la nor­ma­li­dad”.

El con­se­jo pi­dió al go­bierno fi­nan­cia­ción pa­ra de­sa­rro­llar mer­ca­dos al­ter­na­ti­vos co­mo In­dia y Ni­ge­ria. “Que­re­mos ase­gu­rar­nos de que va­mos ha­cia mer­ca­dos nue­vos, qui­zás así po­de­mos de­pen­der me­nos de un mer­ca­do gran­de en par­ti­cu­lar”, agre­gó Sut­ter.

En el año has­ta el 30 de sep­tiem­bre, Chi­na im­por­tó 94 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, más de una ter­ce­ra par­te de eso des­de Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra el año que co­men­zó el 1 de oc­tu­bre, los eco­no­mis­tas del go­bierno nor­te­ame­ri­cano pro­nos­ti­can que Chi­na im­por­ta­rá 90 mi­llo­nes, la pri­me­ra caí­da en 15 años.

Es­ta­dos Uni­dos cap­tu­ró muy po­co de esa de­man­da. Des­de el 1 de sep­tiem­bre has­ta me­dia­dos de di­ciem­bre, las ex­por­ta­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas de so­ja ha­cia Chi­na as­cen­dían só­lo 314 mi­llo­nes, com­pa­ra­do con 18 mi­llo­nes de to­ne­la­das en el mis­mo pe­río­do de 2017, se­gún mues­tran los da­tos del de­par­ta­men­to de agri­cul­tu­ra de EE.UU. El cie­rre par­cial del go­bierno de Trump im­pi­dió la pu­bli­ca­ción de da­tos más re­cien­tes sobre las ex­por­ta­cio­nes del país.

Chi­na pa­re­ce arre­glar­se con can­ti­da­des mí­ni­mas de so­ja nor­te­ame­ri­ca­na has­ta que apa­rez­ca el nue­vo abas­te­ci­mien­to pro­ve­nien­te de Amé­ri­ca del Sur. Sus pro­pias re­ser­vas ya eran al­tas cuan­do la Cá­ma­ra de la In­dus­tria de Ali­men­to pa­ra Ani­ma­les de Chi­na en oc­tu­bre ba­jó la pro­por­ción de pro­teí­nas en la die­ta de los cer­dos y aves de co­rral. Si se apli­ca la po­lí­ti­ca en su to­ta­li­dad, en el país dis­mi­nui­rá en 14 mi­llo­nes la de­man­da anual de so­ja, di­jo Chen­jun Pan, ana­lis­ta de Ra­bo­bank, des­de Hong Kong. Tam­bién ca­yó la de­man­da en mi­llo­nes de to­ne­la­das a raíz de un bro­te de fie­bre por­ci­na en Afri­ca que obli­gó a los ga­na­de­ros chi­nos a sa­cri­fi­car ma­na­das de cer­dos.

En el ve­rano bo­real pa­sa­do Chi­na eli­mi­nó los aran­ce­les a la so­ja y ca­no­la, otra olea­gi­no­sa con al­to po­der proteico, pro­ve­nien­te de cin­co paí­ses asiá­ti­cos in­clu­yen­do In­dia. Lue­go re­abrió su mer­ca­do a la ha­ri­na de ca­no­la pro­ce­sa­da en In­dia, ol­vi­dán­do­se de an­te­rio­res objeciones sobre su ca­li­dad.

El pre­si­den­te Vla­di­mir Putin di­jo que quie­re ven­der más so­ja a Chi­na, y en no­viem­bre hu­bo fi­las de va­rios ki­ló­me­tros en los pa­sos fron­te­ri­zos más al es­te de Ru­sia de­bi­do a los ca­mio­nes que trans­por­ta­ban so­ja, se­gún in­for­mes lo­ca­les ci­ta­dos por Agri­cen­sus, un agen­cia que in­for­ma pre­cios.

El ma­yor ga­na­dor de la gue­rra comercial has­ta aho­ra ha si­do Bra­sil mien­tras Chi­na ago­ta su an­te­rior co­se­cha. Los már­ge­nes de ga­nan­cia bru­ta de los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios su­peró el 50% en el es­ta­do de Ma­to Gros­so, com­pa­ra­do con el his­tó­ri­co pro­me­dio de 30%, se­gún Guil­her­me Be­llot­ti, ana­lis­ta de agro­ne­go­cios en el ban­co Itaú BBA en San Pa­blo. Se cal­cu­la que las tie­rras cul­ti­va­das con so­ja es­te año al­can­za­rán el ré­cord de 36 mi­llo­nes de hec­tá­reas, lo que su­ma pre­sión pa­ra con­ver­tir más bos­ques en te­rre­nos cul­ti­va­bles.

Los fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca ase­gu­ran que Chi­na ofre­ce­rá gran­des com­pro­mi­sos de com­pra pa­ra más pro­duc­tos nor­te­ame­ri­ca­nos co­mo so­ja, maíz y pro­duc­tos lác­teos. Sin em­bar­go, las co­mer­cia­li­za­do­ras de cultivos tie­nen du­das sobre los fun­da­men­tos de esos pro­nun­cia­mien­tos.

“En la in­dus­tria de los gra­nos se de­di­ca mu­cho tiempo a pro­nos­ti­car la de­man­da real, la ofer­ta real, los pa­tro­nes de con­su­mo, los pa­tro­nes de llu­vias. Esos son los da­tos que sue­len di­ri­gir los flu­jos de gra­nos”, di­jo Mi­chael Ricks, ge­ren­te de co­mer­cia­li­za­ción de Car­gill res­pon­sa­ble de la car­te­ra de so­ja nor­te­ame­ri­ca­na que ma­ne­ja la com­pa­ñía. “Aho­ra le agre­ga­mos un nue­vo ele­men­to, que es la po­lí­ti­ca geo­po­lí­ti­ca. Y eso es al­go sobre lo que no es­ta­mos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ha­cer pro­nós­ti­cos.”

El im­pac­to de la acu­mu­la­ción de co­se­chas es vi­si­ble en el in­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos. La so­ja que no se pue­de ex­por­tar es­tá al­ma­ce­na­da en la ma­yo­ría de los ca­sos apos­tan­do a una su­ba de los pre­cios. Los stocks de so­ja, an­tes de la co­se­cha de 2019, se du­pli­ca­rán en tér­mi­nos in­ter­anua­les, es­ti­ma el de­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se.

La res­pues­ta de la ad­mi­nis­tra­ción Trump fue in­tro­du­cir un pro­gra­ma de rescate por u$s 12.000 mi­llo­nes que in­clu­ye com­pras del ex­ce­den­te de ali­men­tos por par­te del go­bierno, cam­pa­ñas pa­ra iden­ti­fi­car mer­ca­dos nue­vos pa­ra los cultivos y pa­gos di­rec­tos a los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios. La so­ja re­ci­bió la ma­yor asig­na­ción, con u$s 7300 mi­llo­nes del to­tal au­to­ri­za­do pa­ra los pa­gos.

Los pro­duc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses ar­ma­ron sus re­ser­vas de efec­ti­vo du­ran­te el au­ge de los com­mo­di­ties que ter­mi­nó a prin­ci­pios de la dé­ca­da, pe­ro la ten­sión eco­nó­mi­ca cre­ce. En al­gu­nos es­ta­dos, los ban­cos de­ben en­fren­tar cre­cien­tes ni­ve­les de mo­ra en el pa­go de los prés­ta­mos agrí­co­las, se­gún el Ban­co de la Re­ser­va Fe­de­ral de Min­neap­po­lis.

En los es­ta­dos del cin­tu­rón mai­ce­ro, co­mo Io­wa y Illi­nois, el cum­pli­mien­to en los pa­gos de prés­ta­mos agrí­co­las es­tá ba­jan­do en me­dio de un pa­no­ra­ma de­ci­di­da­men­te dé­bil pa­ra la agri­cul­tu­ra”, se­gún un in­for­me del Ban­co de la Re­ser­va Fe­de­ral de Chica­go.

El im­pac­to de los aran­ce­les se su­ma a un mer­ca­do ya ba­jis­ta pa­ra los gra­nos, don­de los abun­dan­tes cultivos pro­vo­can una ba­ja de pre­cios. “Cuan­to más se alar­gue es­to, más quie­bras ha­brá y lue­go eso afec­ta­rá al sec­tor ban­ca­rio”, di­jo Neel Kash­ka­ri, pre­si­den­te de la Fed de Min­nea­po­lis. En su re­gión de cin­co es­ta­dos, 84 gran­jas fa­mi­lia­res se de­cla­ra­ron en ce­sa­ción de pa­gos en el pe­río­do de 12 me­ses has­ta ju­nio de 2018, más del do­ble que ha­ce cua­tro años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.