Por qué la eco­no­mía mun­dial pa­re­ce tan frá­gil

El Cronista comercial - - Financial Times - Mar­tin Wolf

De­be­ría­mos preo­cu­par­nos por el es­ta­do de la eco­no­mía mun­dial? Sí. Siem­pre tie­ne sen­ti­do preo­cu­par­se. Eso no sig­ni­fi­ca que al­go te­rri­ble­men­te ma­lo va­ya a su­ce­der en el fu­tu­ro cer­cano. Por el con­tra­rio, la eco­no­mía mun­dial pa­re­ce es­tar di­ri­gién­do­se ha­cia una le­ve des­ace­le­ra­ción cí­cli­ca. Mu­cho más im­por­tan­te es el con­tex­to es­truc­tu­ral y cí­cli­co ad­ver­so a lar­go pla­zo por­que ha­ce que cual­quier os­ci­la­ción a cor­to pla­zo sea mu­cho más pe­li­gro­sa.

Se­gún Gold­man Sachs, el ím­pe­tu del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial se des­ace­le­ró no­ta­ble­men­te en 2018. La des­ace­le­ra­ción más sig­ni­fi­ca­ti­va a ni­vel mun­dial ha si­do la de la eco­no­mía chi­na, la prin­ci­pal pro­pul­so­ra del cre­ci­mien­to mun­dial des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2007-08. Pe­ro Ale­ma­nia y Ja­pón tam­bién re­gis­tra­ron con­trac­cio­nes eco­nó­mi­cas du­ran­te el ter­cer tri­mes­tre del año pa­sa­do. Los mer­ca­dos de va­lo­res tam­bién han es­ta­do en cri­sis. En par­te, eso pre­su­mi­ble­men­te re­fle­ja un em­peo­ra­mien­to de las per­cep­cio­nes de las pers­pec­ti­vas. Es­tos mer­ca­dos en caí­da tam­bién de­bie­ran de­bi­li­tar el con­su­mo y la in­ver­sión.

To­do es­to su­gie­re que una des­ace­le­ra­ción cí­cli­ca es­tá en ca­mino. Sin em­bar­go, los pro­nos­ti­ca­do­res con­ven­cio­na­les no es­tán excesivamente preo­cu­pa­dos. La Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) de­cla­ró en no­viem­bre pa­sa­do que la “ex­pan­sión glo­bal al­can­zó su pun­to má­xi­mo" y que el cre­ci­mien­to glo­bal del Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI) se “pro­yec­ta que dis­mi­nu­ya gra­dual­men­te del 3,7% en 2018 al 3,5% en 2019 y 2020, en ge­ne­ral en lí­nea con el cre­ci­mien­to po­ten­cial de la pro­duc­ción glo­bal sub­ya­cen­te”. Es­to re­pre­sen­ta­ría un ate­rri­za­je ul­tra­sua­ve. Los pro­nós­ti­cos del con­sen­so res­pal­dan es­to: los de di­ciem­bre en re­la­ción con el cre­ci­mien­to pa­ra 2019 di­ver­gen po­co de los pu­bli­ca­dos ha­ce un año. Las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to pa­ra EE.UU. in­clu­so es­tán li­ge­ra­men­te me­jo­ra­das.

Una li­ge­ra des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca no re­sul­ta­ría ser real­men­te pro­ble­má­ti­ca. Por el con­tra­rio, es de es­pe­rar­se. En las eco­no­mías de al­tos in­gre­sos, las cua­les to­da­vía ge­ne­ran tres quin­tas par­tes de la pro­duc­ción mun­dial (a pre­cios de mer­ca­do), la me­jo­ra cí­cli­ca ya es­tá en su fa­se ma­du­ra y el ex­ce­so de ca­pa­ci­dad ha dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te. Don­de la ex­pan­sión es más avan­za­da y el ex­ce­so de ca­pa­ci­dad ha des­apa­re­ci­do, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ha si­do de­bi­da­men­te en­du­re­ci­da, de ma­ne­ra ade­cua­da, a pe­sar de Do­nald Trump. Afor­tu­na­da­men­te, la in­fla­ción si­gue sien­do mo­de­ra­da y las ta­sas de in­te­rés no­mi­na­les y reales son ba­jas. Si bien los mer­ca­dos de va­lo­res de he­cho se han co­rre­gi­do, las ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en ra­ras oca­sio­nes han es­ta­do tan al­ta­men­te va­lo­ra­das co­mo hoy en día.

Na­da de es­to in­di­ca que una se­ve­ra re­ce­sión mun­dial es­té en ca­mino. De he­cho, con­vie­ne re­cor­dar que si bien las eco­no­mías ca­pi­ta­lis­tas siem­pre han si­do cí­cli­cas, las re­ce­sio­nes se­ve­ras — es­pe­cial­men­te las glo­ba­les — son ra­ras. Parecería sa­bio, en re­su­men, que to­dos “man­tu­vie­ran la cal­ma y si­guie­ran ade­lan­te”.

Sin em­bar­go, exis­te una im­por­tan­te con­di­ción. Co­mo Ray Da­lio de Brid­ge­wa­ter ar­gu­men­ta en una no­ta sobre lo que es­tá su­ce­dien­do, el ci­clo a cor­to pla­zo re­pre­sen­ta el me­nor de nuestros re­tos. Tam­bién exis­ten cam­bios es­truc­tu­ra­les, los cua­les él re­su­me en tér­mi­nos de ten­den­cias di­fe­ren­cia­les de pro­duc­ti­vi­dad y del ci­clo de la deu­da a lar­go pla­zo. De ma­ne­ra cru­cial, es­tos desa­rro­llos han he­cho que la eco­no­mía mun­dial sea frá­gil.

La “pro­duc­ti­vi­dad” de­be con­si­de­rar­se co­mo una for­ma abre­via­da de re­su­mir los cam­bios en el po­der eco­nó­mi­co glo­bal, la cre­cien­te de­sigual­dad, el co­lap­so del em­pleo en la ma­nu­fac­tu­ra, el au­ge de la eco­no­mía di­gi­tal y el “ex­ce­so de aho­rro” de las úl­ti­mas dé­ca­das. El ci­clo de la deu­da a lar­go pla­zo, el cual se ace­le­ró a par­tir de la dé­ca­da de 1980, fue, en­tre otras co­sas, una for­ma de ma­ne­jar las con­se­cuen­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas de esos cam­bios es­truc­tu­ra­les.

Es­tos cam­bios es­truc­tu­ra­les han re­sul­ta­do en sig­ni­fi­ca­ti­vos efec­tos po­lí­ti­cos: un au­men­to en el na­cio­na­lis­mo y en el po­pu­lis­mo, el Bre­xit, la elec­ción de Trump, una gue­rra comercial en­tre las dos eco­no­mías más im­por­tan­tes del mun­do, y una ero­sión del or­den eco­nó­mi­co glo­bal li­be­ral. El ci­clo cre­di­ti­cio a lar­go pla­zo al­can­zó su con­clu­sión du­ran­te la desas­tro­sa cri­sis fi­nan­cie­ra de 2007-08. Ac­tual­men­te, Chi­na, cu­yo ci­clo de deu­da a lar­go pla­zo se ace­le­ró des­pués de la cri­sis, tam­bién es­tá al­can­zan­do los lí­mi­tes de la acu­mu­la­ción de deu­da.

Es­tas con­di­cio­nes a lar­go pla­zo res­trin­gen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el op­ti­mis­mo que pu­dié­ra­mos sen­tir acer­ca de una des­ace­le­ra­ción cí­cli­ca a cor­to pla­zo.

El pro­ble­ma es que la po­si­bi­li­dad de reac­ción an­te una re­ce­sión es­ta­ría li­mi­ta­da por los es­tán­da­res his­tó­ri­cos, par­ti­cu­lar­men­te en ma­te­ria de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Si la Re­ser­va Fe­de­ral de EE.UU. tu­vie­ra que pro­por­cio­nar una res­pues­ta es­tán­dar an­te una sig­ni­fi­ca­ti­va re­ce­sión, es pro­ba­ble que sus ta­sas de in­te­rés a cor­to pla­zo tu­vie­ran que ser de me­nos 2,5%. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y el Ban­co de Ja­pón ten­drían que ir aún más le­jos. En el peor de los ca­sos, la Fed y el BCE pu­die­ran ver­se obli­ga­dos a se­guir al BOJ, im­ple­men­tan­do po­lí­ti­cas aún me­nos or­to­do­xas. Si bien el Ban­co Po­pu­lar de Chi­na tie­ne más mar­gen pa­ra ma­nio­brar, re­im­pul­sar el au­ge cre­di­ti­cio de Chi­na con­lle­va ries­gos a lar­go pla­zo.

La trans­for­ma­ción del en­torno glo­bal aca­rrea to­da­vía más ries­gos, tan­to ne­ga­ti­vos co­mo po­si­ti­vos. El ma­yor ries­go ne­ga­ti­vo es que se­ría im­po­si­ble or­ga­ni­zar una res­pues­ta coor­di­na­da y efi­caz an­te una se­ve­ra des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca mun­dial. Un ries­go po­si­ti­vo ob­vio pro­vie­ne de la po­si­ble in­ca­pa­ci­dad de li­diar con las acumulaciones pa­sa­das de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da. Otro ries­go es que una rup­tu­ra en el or­den po­lí­ti­co glo­bal ge­ne­ra una gra­ve dis­rup­ción eco­nó­mi­ca por sí mis­ma, qui­zá a tra­vés de un co­lap­so en el co­mer­cio, qui­zá co­mo re­sul­ta­do de otro even­to geo­po­lí­ti­co.

El asun­to del que hay que preo­cu­par­se, en­ton­ces, no es el es­ta­do del ci­clo a cor­to pla­zo. Es per­fec­ta­men­te pro­ba­ble que se pro­duz­ca una des­ace­le­ra­ción mo­des­ta y ma­ne­ja­ble que no oca­sio­ne de­ma­sia­do da­ño co­mo re­sul­ta­do. La preo­cu­pa­ción de­be es­tar más bien en­fo­ca­da en el con­tex­to en el que pu­die­ra ocu­rrir tal des­ace­le­ra­ción. Lo que ha­ría que fue­ra po­ten­cial­men­te tan difícil ges­tio­nar una des­ace­le­ra­ción a cor­to pla­zo, aun­que fue­ra li­mi­ta­da y na­tu­ral, es la inestabilidad po­lí­ti­ca y de las po­lí­ti­cas, en com­bi­na­ción con el ago­ta­mien­to de las op­cio­nes se­gu­ras pa­ra la ex­pan­sión del cré­di­to.

Des­afor­tu­na­da­men­te, en la actualidad no exis­ten me­ca­nis­mos sim­ples pa­ra re­du­cir es­tas fuen­tes de fra­gi­li­dad. És­tas es­tán pro­fun­da­men­te arrai­ga­das y, da­dos los re­cien­tes desa­rro­llos po­lí­ti­cos, tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de em­peo­rar que de me­jo­rar. Si quie­res preo­cu­par­te, de­be­rías preo­cu­par­te por eso.

Ges­tio­nar la des­ace­le­ra­ción a cor­to pla­zo se­rá difícil por la inestabilidad po­lí­ti­ca, aun­que sea li­mi­ta­da y na­tu­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.