Mo­reno vol­vió a Qui­to pe­ro cre­ce la ten­sión en Ecuador

El pre­si­den­te de Ecuador, que el lu­nes tras­la­dó el go­bierno a Gua­ya­quil por las protestas en Qui­to con­tra el ajus­te eco­nó­mi­co, re­gre­só a la ca­pi­tal y en­fren­tó una mar­cha ma­si­va y una huel­ga na­cio­nal con­tra las me­di­das

El Cronista comercial - - Portada - Mó­ni­ca Va­lle­jos mva­lle­[email protected]­nis­ta.com

El pre­si­den­te ecua­to­riano re­gre­só a la se­de gu­ber­na­men­tal y en­fren­tó otra mar­cha ma­si­va y una huel­ga na­cio­nal con­tra el ajus­te eco­nó­mi­co.

Mi­les de in­dí­ge­nas y sin­di­ca­lis­tas se ma­ni­fes­ta­ron ayer en el cen­tro de Qui­to, en pa­ra­le­lo a mar­chas en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Ecuador y una huel­ga na­cio­nal en pro­tes­ta por las me­di­das de ajus­te eco­nó­mi­co que im­pul­sa el go­bierno de Le­nin Mo­reno.

El man­da­ta­rio anun­ció la se­ma­na pa­sa­da la eli­mi­na­ción de sub­si­dios his­tó­ri­cos a los com­bus­ti­bles y tras las protestas que ge­ne­ró esa me­di­da, el jue­ves dis­pu­so el es­ta­do de ex­cep­ción. En tan­to las protestas si­guie­ron, el lu­nes tras­la­dó el go­bierno a Gua­ya­quil y ayer, tras ra­ti­fi­car que no da­rá mar­cha atrás con el “pa­que­ta­zo”, re­gre­só a Qui­to, con­fir­mó que no pien­sa re­nun­ciar y ase­ve­ró que “la paz no se ne­go­cia”.

Las Fuer­zas Ar­ma­das de Ecuador ins­ta­ron “a to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en el pa­ro na­cio­nal” a evi­tar la vio­len­cia y el van­da­lis­mo” y apun­ta­ron que “las con­se­cuen­cias que se ori­gi­nen se­rán res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va de los ac­to­res que han ge­ne­ra­do esta con­vul­sión so­cial, en es­pe­cial, sus lí­de­res y di­ri­gen­tes”. La Cruz Ro­ja sus­pen­dió sus ser­vi­cios al no po­der ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los vo­lun­ta­rios y por la noche re­gía el to­que de que­da de­cre­ta­do el mar­tes por Mo­reno.

El “pa­que­ta­zo” eco­nó­mi­co es­tá en lí­nea con la apro­ba­ción de un prés­ta­mo del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) a tres años de u$s 4200 mi­llo­nes. En la ma­si­va mar­cha - que tam­bién re­cha­za el anun­cio de Mo­reno al en­vío de una re­for­ma la­bo­ral al Parlamento-, los ma­ni­fes­tan­tes in­dí­ge­nas nu­clea­dos en gran me­di­da en la Con­fe­de­ra­ción de Na­cio­na­li­da­des In­dí­ge­nas del Ecuador (Co­naie) con­flu­ye­ron con re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les y otros mo­vi­mien­tos so­cia­les.

Des­de Bél­gi­ca, el ex­pre­si­den­te ecua­to­riano Rafael Co­rrea ur­gió a Mo­reno a con­vo­car elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das an­te las protestas ciu­da­da­nas y se ofre­ció a ser can­di­da­to pe­se a que cree que no le “de­ja­rán” par­ti­ci­par, in­di­có en una rue­da de pren­sa en el Parlamento Eu­ro­peo.

En en­tre­vis­ta con la BBC, Mo­reno afir­mó que “no es ma­la idea” ade­lan­tar las elec­cio­nes pe­ro, por el mo­men­to, “no ha pen­sa­do” en esta po­si­bi­li­dad. So­bre la eli­mi­na­ción de los sub­si­dios a los com­bus­ti­bles ex­pli­có que, a su jui­cio, és­tos be­ne­fi­cian “a los más ri­cos”. “Es una me­di­da jus­ta, que be­ne­fi­cia a los más po­bres y va en de­tri­men­to de aque­llos que se han es­ta­do be­ne­fi­cian­do de un sub­si­dio de lo más in­jus­to”, sos­tu­vo el pre­si­den­te. “Es un sub­si­dio que be­ne­fi­cia­ba a los más ri­cos y a quie­nes tra­fi­ca­ban con el es­fuer­zo de los ecua­to­ria­nos pa­ra sub­si­diar el die­sel y la ga­so­li­na”, reite­ró.

En cuan­to a los in­dí­ge­nas, va­lo­ró que “son gen­te fun­da­men­tal­men­te de paz, en es­te mo­men­to su de­re­cho a la pro­tes­ta so­cial se ve te­rri­ble­men­te afec­ta­do por la in­je­ren­cia de gru­pos vio­len­tos pa­ga­dos por los co­rreís­tas”. De­nun­ció que los “jó­ve­nes con las ca­ras cubiertas (…) no son in­dí­ge­nas, no tie­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de nues­tros in­dí­ge­nas”. “Son per­so­nas asa­la­ria­das que es­tán agre­dien­do a la gen­te”.

Pa­ra Mo­reno, la qui­ta de sub­si­dios al com­bus­ti­ble “es una me­di­da jus­ta, que be­ne­fi­cia a los más po­bres”

Los in­dí­ge­nas “son gen­te de paz” ahora ex­pues­tos a la “in­je­ren­cia de gru­pos vio­len­tos pa­ga­dos por los co­rreís­tas”

BLOOM­BERG

La Cruz Ro­ja sus­pen­dió sus ser­vi­cios por­que no pue­de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los vo­lun­ta­rios. Ri­ge el es­ta­do de ex­cep­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.