La tran­si­ción arran­có pe­ro fal­ta una ho­ja de ru­ta

El Cronista comercial - - Portada - Ma­ri­na Dal Pog­get­to Eco­no­mis­ta

La con­sis­ten­cia fis­cal re­quie­re que el es­que­ma previsiona­l, las ta­ri­fas y el es­que­ma cam­bia­rio (in­clu­yen­do la re­com­po­si­ción ló­gi­ca de la alí­cuo­ta de re­ten­cio­nes) se in­ser­ten en la no­mi­na­li­dad bus­ca­da en el acuer­do de pre­cios y sa­la­rios, sin que se dis­pa­re la bre­cha.

La con­sis­ten­cia fis­cal re­quie­re que el es­que­ma previsiona­l, el cam­bia­rio y las ta­ri­fas se in­ser­ten en la no­mi­na­li­dad del acuer­do de pre­cios y sa­la­rios

La es­ta­bi­li­za­ción no re­suel­ve los pro­ble­mas de la Ar­gen­ti­na pe­ro fren­te a la di­ná­mi­ca fi­nan­cie­ra ac­tual brin­da­ría ai­re a la po­lí­ti­ca en el ini­cio de la ges­tión

Lue­go de ca­si tres me­ses de anomia coor­di­na­da por el re­sul­ta­do de las PA­SO, el 27 de oc­tu­bre se ce­rró el año elec­to­ral con­va­li­dan­do la elec­ción de Al­ber­to Fer­nan­dez co­mo Pre­si­den­te, pe­ro con un ar­queo de fuer­zas más ba­lan­cea­do que el re­gis­tra­do en agos­to. Sin em­bar­go, la aho­ra ven­ta­na de coope­ra­ción es­pe­ra­ble con un go­bierno ‘pa­to ren­go’ a car­go has­ta el 10 de di­ciem­bre, y los ries­gos cier­tos de que la he­ren­cia em­peo­re sino se to­man de­ci­sio­nes que apun­ten a es­ta­bi­li­zar la economía de un país sin cré­di­to y ca­da vez me­nos re­ser­vas para fi­nan­ciar el pe­río­do de tran­si­ción, si­gue sin apa­re­cer.

La ló­gi­ca po­lí­ti­ca de no anun­ciar un mi­nis­tro para no ‘des­gas­tar­lo’, cho­ca con la in­cer­ti­dum­bre y los cos­tos que pro­vo­can las reac­cio­nes de las em­pre­sas y fa­mi­lias para pro­te­ger­se fren­te a las no­ti­cias con­tra­dic­to­rias que apa­re­cen y una bre­cha cam­bia­ria que se sos­tie­ne en el 24% en el dó­lar mep y 32% en el con­ta­do con li­qui­da­ción. Es­to en una economía don­de se do­la­ri­za­ron ‘has­ta las ma­ce­tas’, pe­ro que con­vi­ve con un des­plo­me en la de­man­da de pe­sos lue­go de la li­cua­ción en cuo­tas re­sul­tan­te del sal­to cam­bia­rio de $17 a fi­nes de 2017 a $60. Y que, de­pen­dien­do de có­mo se ma­ne­je la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que vie­ne, en­fren­ta un shock po­ten­cial de pe­sos (por el desar­me de Le­liq en ca­mino, por los ven­ci­mien­tos de la deu­da en pe­sos y por el agu­je­ro fis­cal de di­ciem­bre) fren­te a un BCRA con ca­da vez me­nos re­ser­vas.

Des­de el la­do de la po­lí­ti­ca, la reac­ción a la fal­ta de una ho­ja de ru­ta en la tran­si­ción tam­bién apa­re­ce. En lo in­me­dia­to, y lue­go que en úl­ti­ma se­ma­na pre-co­mi­cios se per­die­ran u$s 3000 mi­llo­nes de los u$s 23.000 que ca­ye­ron las re­ser­vas tras las PA­SO, el BCRA res­pon­dió en for­ma li­te­ral a la de­man­da que Al­ber­to hi­cie­ra en los me­dios en las se­ma­nas pre­vias. De­man­da que in­cluía: cui­dar las re­ser­vas, sos­te­ner el dó­lar en $60 y ba­jar la ta­sa de in­te­rés ace­le­ran­do el desar­me de las Le­liq.

Para avan­zar en es­ta tri­ni­dad im­po­si­ble sin un plan via­ble que ge­ne­re con­fian­za para un go­bierno sin ho­ri­zon­te, el BCRA avan­zó en un ce­po que prác­ti­ca­men­te prohi­bió la com­pra de dó­la­res a las per­so­nas fí­si­cas que to­da­vía po­dían ha­cer­lo, al pa­sar el lí­mi­te men­sual de u$s 10.000 que te­nían des­de el 30 de agos­to, a só­lo u$s 200. La rus­ti­ci­dad del pri­mer anun­cio fue acom­pa­ña­da de un ré­gi­men in­for­ma­ti­vo para im­por­ta­cio­nes ma­yo­res a u$s 2 mi­llo­nes de dó­la­res men­sua­les y la obli­ga­ción de des­pa­char a pla­za an­tes de los 90 días, in­ten­tan­do mo­de­rar el in­cen­ti­vo a ace­le­rar pa­gos de im­por­ta­cio­nes y al­gu­nas me­di­das pos­te­rio­res para ta­par agu­je­ros que se fue­ron ge­ne­ran­do fun­da­men­tal­men­te en el uso de tar­je­tas en dó­la­res.

En me­dio de es­ta in­cer­ti­dum­bre, una economía que ajus­tó: la caí­da del PIB acu­mu­la­ría a fin de año 11% des­de que arran­có la cri­sis en abril de 2018 (la mi­tad que en la cri­sis de 2001), el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te se re­du­ci­ría del 5% del PIB en 2017 a equi­li­brio a fi­nes de 2019 y el dé­fi­cit fis­cal an­tes de in­tere­ses de 4% del PIB en 2017 (5% si no se con­ta­bi­li­zan los in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios del blan­queo) a uno en torno a 1,5% en 2019. Pe­ro da­da la in­de­xa­ción del 60% del gas­to pú­bli­co de la Na­ción (la mo­vi­li­dad previsiona­l) y el des­plo­me en la re­cau­da­ción (agu­di­za­ción de la re­ce­sión, me­di­das fis­ca­les de Ma­cri post PA­SO y li­cua­ción de las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes es­ta­ble­ci­das con un mon­to fi­jo), la co­rrec­ción fis­cal em­pie­za a des­ajus­tar­se rá­pi­da­men­te a me­nos que la in­fla­ción si­ga es­ca­lan­do año a año o se rom­pa la in­de­xa­ción. Y es­to se da en una economía en la que, co­mo di­ji­mos an­tes, se des­plo­mó la de­man­da de pe­sos fren­te a un sal­to in­fla­cio­na­rio que ter­mi­na­ría el año en la zo­na del 60%.

Si el Go­bierno en­tran­te no avan­za en un plan de es­ta­bi­li­za­ción que en­mar­que la ne­go­cia­ción de la deu­da en un pro­gra­ma que ade­más del acuer­do de pre­cios y sa­la­rios que rom­pa la iner­cia in­fla­cio­na­ria, man­ten­ga en si­mul­tá­neo la con­sis­ten­cia fis­cal y mo­ne­ta­ria, di­fí­cil­men­te se pue­da pen­sar en en­cen­der la economía.

La con­sis­ten­cia fis­cal re­quie­re que el es­que­ma previsiona­l, las ta­ri­fas y el es­que­ma cam­bia­rio (in­clu­yen­do la re­com­po­si­ción ló­gi­ca de la alí­cuo­ta de re­ten­cio­nes) se in­ser­ten en la no­mi­na­li­dad bus­ca­da en el acuer­do de pre­cios y sa­la­rios, sin que se dis­pa­re la bre­cha cam­bia­ria. La con­sis­ten­cia mo­ne­ta­ria, ade­más de la se­ñal de equi­li­brio pri­ma­rio (an­tes de in­tere­ses), va a re­que­rir una de­fi­ni­ción so­bre la deu­da te­nien­do en cuen­ta que en 2020 ven­cen cer­ca de u$ s 30.000 mi­llo­nes, mi­tad en dó­la­res, mi­tad en pe­sos. Y no es evi­den­te que la de­man­da de pe­sos pue­da ab­sor­ber ven­ci­mien­tos por el equi­va­len­te al 80% de la ba­se mo­ne­ta­ria en 2020. Ven­ci­mien­tos que se su­man al stock de Le­liqs y Pa­ses Pa­si­vos, que a pe­sar del desar­me que se ace­le­ró post PA­SO to­da­vía equi­va­len al 70% de la Ba­se Mo­ne­ta­ria, y que son la con­tra­ca­ra de los de­pó­si­tos en pe­sos de los ban­cos. La ta­sa de in­te­rés es el cuar­to pre­cio a in­cluir en es­te es­que­ma, pe­ro es­ta de­be­ría a ser la re­sul­tan­te de la con­sis­ten­cia del pro­gra­ma, y no una de­fi­ni­ción ex an­te co­mo pro­po­nen al­gu­nos para im­pul­sar el cré­di­to.

La es­ta­bi­li­za­ción no re­suel­ve los pro­ble­mas de la Ar­gen­ti­na pe­ro fren­te a una di­ná­mi­ca fi­nan­cie­ra co­mo la ac­tual, con ries­go de un even­to de cré­di­to, pro­ble­mas con los ban­cos y es­pi­ra­li­za­ción de la in­fla­ción con re­ce­sión, brin­da­ría ai­re a la po­lí­ti­ca en el arran­que de la ges­tión para en­ca­rar una agen­da de más lar­go pla­zo. El mar­gen para en­cen­der la economía sin es­ta­bi­li­zar­la pre­via­men­te lu­ce muy ries­go­so.

De mo­men­to y aun cuan­do ya pa­sa­ron 10 días des­de el 27 de oc­tu­bre, pa­re­cie­ra que to­da­vía es­ta­mos en cam­pa­ña con pro­pues­tas con­tra­pues­tas en ca­da uno de es­tos fren­tes y sin una ho­ja de ru­ta que las coor­di­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.