Preo­cu­pa ba­ja de ta­sas y el cre­ci­mien­to de ba­se mo­ne­ta­ria

El Cronista comercial - - Portada - Ma­ri­na Dal Pog­get­to Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Eco Go Con­sul­to­res

Es­pe­cia­lis­tas aler­tan que la com­bi­na­ción de ba­ja de ta­sas, jun­to con emi­sión mo­ne­ta­ria y cam­bios a lí­mi­tes de li­ci­ta­cio­nes en Le­liq e in­ver­sio­nes de fon­dos co­mu­nes en pa­ses, ge­ne­ra una ex­pan­sión de li­qui­dez sig­ni­fi­ca­ti­va que aten­ta con­tra la es­ta­bi­li­dad del pe­so y pue­de alen­tar ma­yor in­fla­ción y suba del dó­lar.

Le­jos de ba­jar la in­fla­ción, el in­ten­to del go­bierno an­te­rior de com­ba­tir una iner­cia de 10 años en torno al “vein­ti­pi­co” só­lo con política mo­ne­ta­ria mien­tras abría la cuen­ta ca­pi­tal, fi­nan­cia­ba con deu­da al dé­fi­cit fis­cal, y co­rre­gía en si­mul­tá­neo el dó­lar y las ta­ri­fas, chocó con el cor­te al cré­di­to en 2018 ga­ti­llan­do un cam­bio de ré­gi­men que ins­ta­ló la in­fla­ción en ni­ve­les su­pe­rio­res al 50% anual.

Ca­da sal­to del dó­lar des­de abril de 2018 em­pe­zó a re­per­cu­tir con ma­yor vi­ru­len­cia so­bre los pre­cios en la eco­no­mía mien­tras las ta­ri­fas, que ini­cial­men­te acom­pa­ña­ron, de­ja­ron de ha­cer­lo cuan­do arran­có el año elec­to­ral y se con­ge­la­ron.

Sin to­mar en cuen­ta la con­tun­den­te se­ñal mo­ne­ta­ria de cre­ci­mien­to ce­ro de la can­ti­dad de di­ne­ro del BCRA, du­ran­te 2019 las pa­ri­ta­rias em­pe­za­ron a pac­tar­se ca­da vez más cor­tas in­cor­po­ran­do en mu­chos ca­sos cláu­su­las ga­ti­llo, que no al­can­za­ron pa­ra re­com­po­ner la caí­da de 20% que en pro­me­dio acu­mu­lan los sa­la­rios des­de fi­nes de 2015. Caí­da si­mi­lar a la que acu­mu­lan las ju­bi­la­cio­nes des­de en­ton­ces y que ex­pli­ca en gran me­di­da el des­plo­me del con­su­mo y el ajus­te de las cuen­tas ex­ter­nas.

La in­de­xa­ción cre­cien­te de con­tra­tos, los cam­bios per­ma­nen­tes en los pre­cios y la exa­ge­ra­ción de des­cuen­tos y pro­mo­cio­nes co­mo es­tra­te­gias de las em­pre­sas pa­ra sor­tear la caí­da en el con­su­mo, agu­di­zan las dis­tor­sio­nes de par­ti­da. Es­to en una eco­no­mía don­de se han ido per­dien­do las re­fe­ren­cias de pre­cios y en la que los me­no­res a 30 años, los que no vi­vie­ron du­ran­te la con­ver­ti­bi­li­dad o eran muy chi­cos en­ton­ces, no co­no­cen lo que es vi­vir en un país con ba­ja in­fla­ción. Na­die se asom­bra que un mis­mo pro­duc­to pue­de va­ler el do­ble o la mi­tad en dos ne­go­cios con­ti­nuos o de­pen­dien­do del mo­do de pa­go o de la can­ti­dad com­pra­da.

Es­ta ace­le­ra­ción en el rit­mo al cual gi­ra la rue­da de dó­lar, pre­cios, y sa­la­rios, tu­vo un úl­ti­mo en­vión con el sal­to del dó­lar de $ 46 a $ 60 post PA­SO. Los pri­me­ros in­di­cios de enero apun­tan a un 3% de in­fla­ción lue­go del 4,3% de no­viem­bre y el 4,1% que es­ti­ma­mos mos­tra­ría el In­dec pa­ra di­ciem­bre. Nú­me­ros muy al­tos te­nien­do en cuen­ta que el dó­lar y las ta­ri­fas si­guen fun­cio­nan­do co­mo an­clas des­de la co­rrec­ción del dó­lar de agos­to y que se su­ma al 23% de in­fla­ción acu­mu­la­da des­de en­ton­ces cuan­do Al­ber­to Fer­nán­dez di­jo que “el dó­lar a 60 pe­sos es­ta­ba bien”.

Fal­ta in­for­ma­ción so­bre la no­mi­na­li­dad bus­ca­da en el pro­gra­ma. El bono de $ 4000 es más un in­ten­to in­flar los in­gre­sos en la par­te de aba­jo de la pi­rá­mi­de que un in­ten­to de in­ci­dir en las pa­ri­ta­rias te­nien­do en cuen­ta que es­te re­pre­sen­ta un 23% del sa­la­rio mí­ni­mo y só­lo un 2,3% del pro­me­dio de un em­plea­do ban­ca­rio.

Re­cién em­pie­za a sur­gir la se­ñal ló­gi­ca de que van a bus­car rom­per las cláu­su­las ga­ti­llo y apa­re­ce el nu­me­ro “en torno a 30%” pa­ra la re­fe­ren­cia bus­ca­da en las pa­ri­ta­rias. Pe­ro mien­tras es­to se di­la­ta, la se­ñal mo­ne­ta­ria co­rre y la se­ñal fis­cal in­clui­da en el pa­que­ta­zo de fi­nes de di­ciem­bre (que in­clu­yó ade­más de los im­pues­tos la rup­tu­ra en la in­de­xa­ción pre­vi­sio­nal) no al­can­za sino se avan­za rá­pi­do en un arre­glo de la deu­da te­nien­do en cuen­ta que no hay dó­la­res su­fi­cien­tes pa­ra pa­gar los ven­ci­mien­tos de dó­la­res ni de­man­da de pe­sos su­fi­cien­tes pa­ra mo­ne­ti­zar los de pe­sos.

Por aho­ra, el cam­bio de ré­gi­men del BCRA ba­jan­do la ta­sa rá­pi­do (de 63% a 52% la ta­sa de las Le­liq) y la se­ñal a los ban­cos y a los fon­dos co­mu­nes de in­ver­sión pa­ra que desar­men Le­liq y Pa­ses, su­ma­da a un sal­to en las uti­li­da­des del BCRA vía “re­va­lua­ción ad hoc de las letras in­trans­fe­ri­bles” ayu­do a im­pul­sar la de­man­da de bo­nos en pe­sos des­de pre­cios que va­lua­ban una re­pro­gra­ma­ción com­pul­si­va. El ries­go es que sino avan­za rá­pi­do en la re­pro­gra­ma­ción de la deu­da en dó­la­res, la bre­cha cam­bia­ria em­pie­ce a reac­cio­nar.

Si la de­man­da de pe­sos se es­ta­bi­li­za, y el con­su­mo em­pie­za a re­cu­pe­rar­se, hay mar­gen pa­ra que las em­pre­sas pro­rra­tean los cos­tos fi­jos con una me­nor pre­sión so­bre los már­ge­nes uni­ta­rios y so­bre la for­ma­ción de pre­cios. Pe­ro par­tien­do de la iner­cia de par­ti­da, cual­quier in­ten­to de fre­nar la no­mi­na­li­dad des­de la política re­quie­re que nin­gún pre­cio se ale­je mu­cho de la nue­va no­mi­na­li­dad y que no se exa­ge­re con el cie­rre a la im­por­ta­ción ha­bi­li­tan­do pre­cios exa­ge­ra­dos de los bie­nes lo­ca­les.

La ló­gi­ca in­di­ca que los sa­la­rios y las ju­bi­la­cio­nes pue­den cre­cer al­go por en­ci­ma de la in­fla­ción a fin de re­com­po­ner una par­te de la ca­pa­ci­dad de com­pra mien­tras el dó­lar y las ta­ri­fas de­be­rían cre­cer al­go por de­ba­jo. En­mar­car es­tos cua­tro pre­cios -ju­bi­la­cio­nes, ta­ri­fas, dó­lar y la ta­sa de in­te­rés- en la no­mi­na­li­dad bus­ca­da por la política, va a de­fi­nir en gran me­di­da el éxi­to o fra­ca­so del es­que­ma.

Abu­sar del an­cla cam­bia­ria y ta­ri­fa­ria con una no­mi­na­li­dad muy al­ta, ge­ne­ra ries­gos cier­tos, lo mis­mo que exa­ge­rar el cie­rre de la eco­no­mía, o pre­ten­der ba­jar más agre­si­va­men­te la ta­sa de in­te­rés que re­mu­ne­ra el aho­rro y vol­ver a co­lo­car­la por de­ba­jo de la in­fla­ción co­mo ocu­rrió du­ran­te la ma­yor par­te del kirch­ne­ris­mo.

La con­sis­ten­cia y se­cuen­cia de las de­ci­sio­nes de política son fun­da­men­tal pa­ra de­fi­nir el rum­bo de la des­in­fla­ción.

*No­ta­rea­li­za­da­con­co­la­bo­ra­ción­de­so­fía­ma­rin­ko­vic­dal­pog­get­to.

Los pri­me­ros in­di­cios de enero apun­tan a un 3% de in­fla­ción lue­go del 4,3% de no­viem­bre y el 4,1% que es­ti­ma­mos mos­tra­ría el In­dec pa­ra di­ciem­bre

Nú­me­ros muy al­tos te­nien­do en cuen­ta que el dó­lar y las ta­ri­fas si­guen fun­cio­nan­do co­mo an­clas des­de la co­rrec­ción del dó­lar de agos­to pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.