A pe­sar del ajus­te de Ma­cri, el país vuel­ve a te­ner una deu­da im­pa­ga­ble

El Cronista comercial - - Portada - Ho­ra­cio Rig­gi Sub­di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co

Es ho­ra de pen­sar en có­mo po­de­mos cre­cer pa­ra po­der ha­cer fren­te a nues­tros com­pro­mi­sos.

La deu­da de la Ar­gen­ti­na se vol­vió a trans­for­mar en im­pa­ga­ble. Si en lu­gar de eco­no­mía, ha­blá­ra­mos de ma­te­má­ti­cas, es­ta­ría­mos en de­fault por­que en las cien­cias exac­tas uno más uno si­gue su­man­do dos. Pe­ro co­mo es eco­no­mía y co­mo la pul­sea­da tie­ne ri­be­tes po­lí­ti­cos, la deu­da im­pa­ga­ble se trans­for­ma­rá, ca­si con se­gu­ri­dad, en una deu­da ne­go­cia­da pa­ra evi­tar caer en ban­ca­rro­ta.

La mues­tra la dio el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Mar­tín Guz­mán, cuan­do di­jo que la Na­ción no con­tem­pla nin­gún sal­va­ta­je fi­nan­cie­ro a la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Tal fra­se pro­vo­có que ayer ca­ye­ran los bo­nos de la pro­vin­cia. Sin em­bar­go, Guz­mán “no va a de­jar a la pro­vin­cia a la de­ri­va”. Tam­po­co la de­ja­rá el go­ber­na­dor Axel Ki­ci­llof. Lo que se es­pe­ra, aho­ra, es que el mer­ca­do en­tien­da que se tie­ne que sen­tar a re­ne­go­ciar por­que no po­drá co­brar en tiem­po y for­ma.

La ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior sa­bía que la deu­da to­ma­da era im­pa­ga­ble en los pla­zos acor­da­dos. Y aquí uno de los di­le­mas de la Ar­gen­ti­na. Se gas­ta más de lo que se pro­du­ce y por lo tan­to se vi­ve por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des. A sim­ple vis­ta, un ajus­te so­lu­cio­na el pro­ble­ma.

La rea­li­dad in­di­ca que los ajus­tes no siem­pre sir­ven pa­ra so­lu­cio­nar cri­sis de gas­to. Un ejem­plo es que el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri ajus­tó y la deu­da igual cre­ció.

¿No nos es­ta­re­mos equi­vo­can­do en la raíz del pro­ble­ma de lo que que­re­mos so­lu­cio­nar? Si bien la deu­da del país y la deu­da de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res en par­ti­cu­lar es­tán por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des de pa­go, ¿no se­rá ho­ra de pen­sar en có­mo po­de­mos cre­cer pa­ra po­der ha­cer fren­te a nues­tros com­pro­mi­sos? La re­ce­ta en com­bo del ajus­te y el en­deu­da­mien­to nos li­mi­ta a un so­lo ca­mino: el del fra­ca­so.

“Es­ta­mos ade­lan­te de un ven­ci­mien­to que de­ja el Go­bierno an­te­rior y, tal co­mo di­je al asu­mir, hay di­fi­cul­ta­des pre­su­pues­ta­rias”, afir­mó ayer Ki­ci­llof. “To­dos es­ta­mos en la mis­ma pá­gi­na y los acree­do­res sa­ben bien que la ca­pa­ci­dad de pa­go es­tá com­pro­me­ti­da por­que le de­ja­ron de pres­tar a la pro­vin­cia y a la Na­ción”, sos­tu­vo.

Las pa­la­bras de Ki­ci­llof no son una ame­na­za. La rea­li­dad que tie­ne de­lan­te de sus ojos le in­di­ca un ca­mino sin re­torno: la re­ne­go­cia­ción pa­ra po­der re­per­fi­lar .

La Ar­gen­ti­na que vi­ve por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des no en­tien­de ni le in­tere­san las ma­te­má­ti­cas. Es­tá bueno sa­ber que uno más uno si­gue su­man­do dos. Que si nos en­deu­da­mos al­guien va a te­ner que pa­gar la fies­ta. Tam­po­co po­de­mos per­mi­tir­nos se­guir la co­rrien­te del ajus­te sin sen­ti­do. No hay que gas­tar más de lo que se tie­ne pe­ro hay que apos­tar al cre­ci­mien­to ge­nuino, el úni­co que nos pue­de sa­car a flo­te sin re­pe­tir la his­to­ria de siem­pre. El di­ne­ro no es in­fi­ni­to pe­ro si se cre­ce más de lo que se pi­de pres­ta­do, la deu­da se pa­ga so­la.

●●

“Los acree­do­res sa­ben bien que la ca­pa­ci­dad de pa­go es­tá com­pro­me­ti­da”, di­jo el go­ber­na­dor Axel Ki­ci­llof

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.