El Go­bierno, preo­cu­pa­do por los cán­ti­cos con­tra Ma­cri en las can­chas de fút­bol

El Día (La Plata) - - Política - Ma­riano Spez­za­pria @mns­pez­za­pria

En­tre el in­ci­pien­te de­ba­te so­bre el abor­to, la per­sis­ten­cia de la in­fla­ción y otros pro­ble­mas que tie­ne el país, el Go­bierno de­bió ha­cer­se ayer un hue­co en la agen­da pa­ra fi­jar una pos­tu­ra so­bre los re­cu­rren­tes in­sul­tos al pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri en los es­ta­dios del fút­bol ar­gen­tino. No es un te­ma que cai­ga bien en la Ca­sa Ro­sa­da, pe­ro la si­tua­ción re­que­ría de un cor­te pa­ra que no pa­sa­ra a ma­yo­res.

El en­car­ga­do de lle­var la voz ofi­cial fue el se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos, Clau­dio Avruj, quien re­cha­zó la ini­cia­ti­va de un sec­tor de los ár­bi­tros (ver apar­te) pa­ra que se sus­pen­dan los par­ti­dos de la Su­per­li­ga –y tam­bién los del As­cen­so- cuan­do las hin­cha­das in­sul­ten a Ma­cri, co­mo ya su­ce­dió en las can­chas de San Lo­ren­zo, Ri­ver, In­de­pen­dien­te, Hu­ra­cán, La­nús, Cha­ca­ri­ta y Gim­na­sia, en las tres úl­ti­mas fe­chas. Con ins­truc­cio­nes que ema­na­ron des­de la Ca­sa Ro­sa­da, Avruj ase­gu­ró que “no es ati­na­da la ini­cia­ti­va de sus­pen­der un par­ti­do por al­gún ti­po de in­sul­to ais­la­do”. De he­cho, la es­tra­te­gia gu­ber­na­men­tal era po­ner pa­ños fríos fren­te a esas ma­ni­fes­ta­cio­nes, por lo cual no tu­vo bue­na re­cep­ción la idea – que po­dría ser tra­ta­da por el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la AFA- de to­mar me­di­das pa­ra que no se in­sul­te al Pre­si­den­te. “No­so­tros res­pe­ta­mos y es­ta­mos a fa­vor de la li­ber­tad de ex­pre­sión en cual­quier ám­bi­to. De­be­mos de­fen­der la li­ber­tad de ex­pre­sión siem­pre, nos gus­te o no lo que se ma­ni­fies­ta, siem­pre y cuan­do sea sin vio­len­cia y sin dis­cri­mi­na­ción. Alen­ta­mos el res­pe­to a la in­ves­ti­du­ra de to­dos los pre­si­den­tes, pe­ro eso no im­pli­ca cen­su­rar nin­gu­na ma­ni­fes­ta­ción”, re­mar­có el se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos.

El Go­bierno hi­zo así una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios, pe­ro a la vez evi­den­ció un te­mor que ten­drían los co­la­bo­ra­do­res di­rec­tos de Ma­cri: que cual­quier me­di­da que se apli­que a raíz de los in­sul­tos ac­cio­ne co­mo una suer­te de “boo­me­rang” que in­cre­men­te el ma­les­tar de al­gu­nas hin­cha­das an­te la acu­sa­ción ex­ten­di­da en el mun­do del fút­bol so­bre una pre­sun­ta in­je­ren­cia del Go­bierno y la AFA pa­ra fa­vo­re­cer a Bo­ca Ju­niors. La “bo­la de nie­ve” echó a ro­dar tras unas de­cla­ra­cio­nes del di­rec­tor

nd téc­ni­co de Ri­ver, Mar­ce­lo Ga­llar­do, quien di­jo que ha­bía que te­ner “la guar­dia al­ta” fren­te a esa si­tua­ción. Y fue to­man­do más vo­lu­men con al­gu­nos ar­bi­tra­jes po­lé­mi­cos y en­cuen­tros inopor­tu­nos co­mo el de Clau­dio “Chi­qui” Ta­pia en la fies­ta de cum­plea­ños de Car­los Te­vez o el del pro­pio Ma­cri con Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to en la Ca­sa Ro­sa­da.

Se tra­ta de un asun­to que no pa­sa inad­ver­ti­do pa­ra el Pre­si­den­te, que si­gue con aten­ción lo que su­ce­de en el fút­bol ar­gen­tino, des­li­za­ron fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les a EL DIA. In­clu­so, tras­cen­dió que Ma­cri apro­ve­chó su coin­ci­den­cia con Mar­ce­lo Ti­ne­lli en el cum­plea­ños de Mirt­ha Le­grand pa­ra pe­dir­le que in­ter­ce­die­ra en San Lo­ren­zo con el ob­je­ti­vo de apla­car los áni­mos exal­ta­dos de la hin­cha­da y tam­bién de la di­ri­gen­cia.

Tras ese pe­di­do pre­si­den­cial, el ti­tu­lar de San Lo­ren­zo, Ma­tías Lam­mens, di­jo que los cán­ti­cos con­tra Ma­cri en el Nue­vo Ga­só­me­tro es­tu­vie­ron “ab­so­lu­ta­men­te cir­cuns­crip­tos al fút­bol” y no tu­vie­ron “in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca”. Tam­bién hu­bo con­tac­tos de la pla­na ma­yor del Go­bierno con el pre­si­den­te de Ri­ver, Ro­dol­fo D´Ono­frio, quien con­vo­có días atrás a una con­fe­ren­cia de pren­sa ex­clu­si­va­men­te pa­ra dar un men­sa­je de “pa­ci­fi­ca­ción”.

De to­dos los cán­ti­cos con­tra el Pre­si­den­te re­gis­tra­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas, hu­bo dos que lla­ma­ron la aten­ción: uno de ellos tu­vo lu­gar en el es­ta­dio Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca, de In­de­pen­dien­te, en pre­sen­cia del ti­tu­lar del club, Hu­go Mo­yano, días des­pués de la mar­cha con­tra el Go­bierno. Pe­ro el je­fe ca­mio­ne­ro acla­ró: “Aun­que no ten­go sim­pa­tía con el Pre­si­den­te, los in­sul­tos no los com­par­to”.

El otro epi­so­dio en re­la­ción a es­tos cán­ti­cos su­ce­dió en el Pa­la­cio Du­có, el es­ta­dio de Hu­ra­cán de Par­que de los Pa­tri­cios, don­de se cor­tó la luz du­ran­te el par­ti­do con Es­tu­dian­tes y de for­ma es­pon­tá­nea los in­sul­ta­dos ha­cia el Pre­si­den­te co­men­za­ron en la po­pu­lar y se des­pa­rra­ma­ron lue­go a la pla­tea. Has­ta es­te ca­so, el Go­bierno ha­bía con­si­de­ra­do que los cán­ti­cos es­ta­ban fo­go­nea­dos por sec­to­res del kirch­ne­ris­mo cer­ca­nos a las ba­rras bra­vas. In­clu­so, al­gu­nos fun­cio­na­rios des­li­za­ron que al­gu­nas ba­rras ma­ni­fes­ta­ban de esa for­ma su des­con­ten­to por­que no ten­drán nin­gún ti­po de “co­la­bo­ra­ción” pa­ra via­jar al mun­dial de fút­bol a mi­tad de año se dispu­tará en Ru­sia. El an­te­ce­den­te más re­cor­da­do es el de Hin­cha­das Uni­das Ar­gen­ti­nas, la agru­pa­ción que con­si­guió fi­nan­cia­mien­to gu­ber­na­men­tal pa­ra lle­gar has­ta Su­dá­fri­ca en el mun­dial de 2010. Otros dos ele­men­tos de­ben ser te­ni­dos en cuen­ta en me­dio de es­ta si­tua­ción: los cán­ti­cos con in­sul­tos al Pre­si­den­te nun­ca se es­cu­cha­ron en el es­ta­dio de Bo­ca, La Bom­bo­ne­ra; las se­ña­les de TV que trans­mi­ten los par­ti­dos de la Su­per­li­ga ha­brían re­ci­bi­do la re­co­men­da­ción de no fo­go­near las sospechas de fa­vo­ri­tis­mo ha­cia el equi­po del Pre­si­den­te. Una de ellas op­tó por no re­pe­tir un gol en “off si­de” el do­min­go pa­sa­do.

Pa­ra el Go­bierno, lo im­por­tan­te pa­sa­ría por de­ter­mi­nar si los cán­ti­cos obe­de­cen a una ma­nio­bra de agi­ta­ción po­lí­ti­ca –por cier­to no se­ría la pri­me­ra vez que se uti­li­za a las hin­cha­das pa­ra es­tos fi­nes- o si ma­ni­fies­tan al­gún “ma­les­tar so­cial” con las po­lí­ti­cas ofi­cia­les. “El ti­po que va a la can­cha pu­tea por cual­quier co­sa y se des­car­ga”, re­fle­xio­nó un ase­sor di­rec­to de Ma­cri. Y re­ve­ló, al fin, el te­mor ofi­cial a que eso “se con­ta­gie”.

EL PRE­SI­DEN­TE Y GUI­LLER­MO BA­RROS SCHE­LOT­TO EN LA CA­SA RO­SA­DA/TWIT­TER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.