De­tu­vie­ron al pró­fu­go de la sa­li­de­ra en el Ba­pro

Los in­ves­ti­ga­do­res lo lo­ca­li­za­ron por la ubi­ca­ción de al­gu­nos posteos de su no­via. Tam­bién, por­que lo vin­cu­la­ron con el ro­bo de una mo­to en esa mis­ma zo­na. Vi­gi­la­ron la ca­sa du­ran­te tres días, has­ta que sa­lió

El Día (La Plata) - - Portada -

Los in­ves­ti­ga­do­res lo­gra­ron dar con él por la ubi­ca­ción de las pu­bli­ca­cio­nes de su no­via y otros alle­ga­dos en Fa­ce­book. Ade­más, es­ta­ría vin­cu­la­do con el ro­bo de una mo­to en la zo­na de 149, 58 y 59 don­de ayer lo apre­sa­ron.

“Aca tran­qui co­ci­nan­do al­go pa­ra mi hi­jo. Un re calor mal pe­ro bue es lo que ay (SIC)”. Posteos tan in­tras­cen­den­tes co­mo és­te en una red so­cial ter­mi­na­ron por se­llar la suer­te del prin­ci­pal acu­sa­do de ba­lear a un hom­bre en la puer­ta de la ca­sa ma­triz del Ban­co Pro­vin­cia, ya que su no­via ol­vi­dó des­ac­ti­var el GPS de su te­lé­fono ce­lu­lar y las pu­bli­ca­cio­nes que hi­zo des­de ese apa­ra­to mar­ca­ron su ubi­ca­ción en un do­mi­ci­lio de Los Hor­nos, don­de ha­bían al­qui­la­do una ha­bi­ta­ción pa­ra los dos.

Pe­ro no fue la úni­ca ac­ti­vi­dad en re­des que ayu­dó al tra­ba­jo de los pes­qui­sas, ya que en los úl­ti­mos días tu­vie­ron ac­ce­so a un chat de mes­sen­ger en el que vin­cu­la­ban al acu­sa­do con el ro­bo de una mo­to en la zo­na de 60 y 143, ocu­rri­do po­co des­pués de la sa­li­de­ra fa­lli­da.

A Ale­xis Pe­dro Joel Ca­ru­gat­ti, de 21 años, lo cap­tu­ra­ron ayer a la tar­de en 149 en­tre 58 y 59, don­de de­tec­ti­ves de la DDI La Pla­ta ha­bían mon­ta­do una vi­gi­lan­cia en­cu­bier­ta des­de ha­cía tres días, con el apo­yo de po­li­cías de la co­mi­sa­ría Ter­ce­ra de Los Hor­nos. Lo de­tu­vie­ron ape­nas se aso­mó a la ve­re­da. Y en las pró­xi­mas ho­ras el fis­cal Juan Cruz Con­do­mí Al­cor­ta lo in­da­ga­rá por el de­li­to de “ho­mi­ci­dio en gra­do de ten­ta­ti­va crí­mi­nis cau­sa agra­va­do por el em­pleo de ar­ma de fue­go (dos he­chos), ro­bo en gra­do de ten­ta­ti­va por el em­pleo de ar­ma de fue­go ap­ta pa­ra el dis­pa­ro y ro­bo ca­li­fi­ca­do por el em­pleo de ar­ma de fue­go ap­ta pa­ra el dis­pa­ro, to­do en con­cur­so real”.

To­do ocu­rrió a las 10.20 de la ma­ña­na del miér­co­les 9 de ma­yo, cuan­do Os­val­do Cal­ca­te­rra (de 65 años y se­ña­la­do co­mo “ar­bo­li­to” por dis­tin­tas fuen­tes) sa­lió del Ba­pro de 7 en­tre 46 y 47 car­gan­do una mo­chi­la en la que te­nía al­re­de­dor de un mi­llón de pe­sos en dis­tin­tas mo­ne­das.

Una de las cá­ma­ras de la en­ti­dad re­gis­tró el mo­men­to en que un jo­ven ves­ti­do con ro­pas de­por­ti­vas y una go­rri­ta abor­dó a la víc­ti­ma y le apun­tó con un ar­ma pa­ra sa­car­le el bol­so, lo que con­si­guió des­pués de un for­ce­jeo y dos dis­pa­ros que las­ti­ma­ron a Cal­ca­te­rra en sus dos pier­nas. No fue un asal­to al vo­leo. En la fil­ma­ción se lo ve al la­drón es­pe­ran­do a su víc­ti­ma al la­do de un ár­bol y no se des­car­ta que un su­je­to que pa­só en una mo­to ha­ya ofi­cia­do de “mar­ca­dor”.

Lo con­cre­to es que el de­lin­cuen­te es­ca­pó co­rrien­do ha­cia 47, per­se­gui­do por un po­li­cía que pa­sa­ba por el lu­gar y lo­gró arre­ba­tar­le la mo­chi­la con el botín. En 48 en­tre 5 y 6 el asal­tan­te se subió a un au­to­mó­vil Volks­wa­gen Gol Trend en el que es­ta­ban un ofi­cial de la fuer­za ves­ti­do de ci­vil y su es­po­sa em­ba­ra­za­da.

El agen­te le re­tu­vo el ar­ma -una Ber­sa Thun­der 9 mi­lí­me­tros- pe­ro, en la con­fu­sión que se ge­ne­ró con la in­ter­ven­ción de otros uni­for­ma­dos, nin­guno pu­do im­pe­dir que el la­drón es­ca­pa­ra con el au­to Gol, in­dem­ne a los dis­pa­ros que ellos mis­mos hi­cie­ron con aque­lla pis­to­la.

El co­che apa­re­ció abandonado en 4 y 41, sin el la­drón.

Cal­ca­te­rra, en tan­to, fue lle­va­do al hos­pi­tal San Mar­tín, con un tiro en ca­da pier­na, a la al­tu­ra de un to­bi­llo y una ro­di­lla. Días atrás lo de­ri­va­ron al hos­pi­tal Es­pa­ñol, don­de le ex­tra­je­ron el pro­yec­til que le que­dó alo­ja­do y se pre­pa­ra pa­ra otra ci­ru­gía.

LA BÚS­QUE­DA

Con los nu­me­ro­sos tes­ti­gos que vie­ron la se­cuen­cia, los po­li­cías que par­ti­ci­pa­ron de la mis­ma y el ma­te­rial de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, se dis­pu­so avan­zar con la in­ves­ti­ga­ción so­bre la ba­se de re­co­no­ci­mien­tos en los li­bros de mo­dus ope­ran­di (fo­tos de impu­tados en de­li­tos) y un dic­ta­do de ros­tro, lo que per­mi­tió iden­ti­fi­car a Ca­ru­gat­ti co­mo el su­pues­to au­tor ma­te­rial del he­cho.

“No se pu­do lle­var a ca­bo el ro­bo por­que hu­bo po­li­cías que lo im­pi­die­ron” Juan Cruz Con­do­mí Al­cor­ta Fis­cal de la cau­sa

“Da­da la gra­ve­dad del he­cho, el fis­cal Con­do­mí Al­cor­ta ma­ne­jó la si­tua­ción per­so­nal­men­te y eva­luan­do mo­dus ope­ran­di y los Fa­ce­book. En tiem­po ré­cord, se lo­gró es­ta­ble­cer la iden­ti­dad del sos­pe­cho­so”, di­jo un in­ves­ti­ga­dor, re­sal­tan­do que “en ba­se a los ele­men­tos co­lec­ta­dos, el juez de Ga­ran­tías Fer­nan­do Ma­teos dis­pu­so la de­ten­ción del au­tor del he­cho”.

Al día si­guien­te se hi­cie­ron cua­tro alla­na­mien­tos en Vi­lla Al­ba y Puen­te de Fie­rro (de don­de es oriun­do el jo­ven), pe­ro no lo en­con­tra­ron.

En un re­gis­tro que se con­cre­tó en 121 en­tre 83 y 84 de­tu­vie­ron a otro mu­cha­cho y se­cues­tra­ron 70.000 pe­sos, una ba­lan­za, ce­lu­la­res, un ar­ma ca­li­bre 32 y 50 gra­mos de co­caí­na. Y aun­que en un pri­mer mo­men­to tras­cen­dió que po­día tra­tar­se del cóm­pli­ce, al­tas fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción lo pu­sie­ron en du­da. Lo cier­to es que que­dó de­te­ni­do por la dro­ga y el ar­ma, y no por su su­pues­ta par­ti­ci­pa­ción en el in­ten­to de sa­li­de­ra.

Con la sos­pe­cha fir­me de que Ca­ru­gat­ti ha­bía par­ti­ci­pa­do del ro­bo de una mo­to en la zo­na de 60 y 143 y ya iden­ti­fi­ca­da su no­via, los de­tec­ti­ves se abo­ca­ron a bu­cear en las re­des so­cia­les de los dos.

Así es­ta­ble­cie­ron que la chi­ca ha­bía he­cho un par de posteos des­de el mis­mo sec­tor de Los Hor­nos don­de el pró­fu­go -pre­sun­ta­men­teha­bía he­cho de las su­yas, por lo que con­cen­tra­ron los ras­tri­lla­jes en esa zo­na has­ta de­tec­tar que la pa­re­ja ha­bía al­qui­la­do “una ha­bi­ta­ción en una pre­ca­ria vi­vien­da de 149 en­tre 58 y 59”. Vi­gi­la­ron el lu­gar. Y ayer a la tar­de de­mo­ra­ron al jo­ven, a pe­sar de que ofre­ció re­sis­ten­cia. Es­ta vez ya no pu­do ir­se.

EL TRAS­LA­DO DE OS­VAL­DO CAL­CA­TE­RRA AL HOS­PI­TAL SAN MAR­TÍN, DES­PUÉS DE RE­CI­BIR DOS TI­ROS EN LAS PIER­NAS / AR­CHI­VO

LA PRE­SEN­TA­CIÓN DEL PRIN­CI­PAL SOS­PE­CHO­SO EN SU PER­FIL DE UNA RED / EL DIA

EL MO­MEN­TO DE LA CAP­TU­RA / EL DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.