So­bre el abor­to y otro gran si­len­cio

El Día (La Plata) - - Opinión - Jo­sé Ma­ría Tau (*) jo­sem­tau@fi­ber­tel.com

El pro­yec­to de ley so­bre in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo (IVE) desató una po­lé­mi­ca con ar­gu­men­tos y pos­tu­ras irre­con­ci­lia­bles.

La sen­sa­ción es que el cuar­to po­der le ha da­do luz ver­de. Y, aún más, el quin­to: el de los lob­bies que, en el mun­do in­ter­co­nec­ta­do y el hi­per­mer­ca­do glo­bal, ma­ne­jan la agen­da pú­bli­ca.

Só­lo en ese ho­ri­zon­te se ex­pli­ca­ría la can­ti­ne­la del “ac­ce­so li­bre, igua­li­ta­rio, gra­tui­to”, que de tan­to re­pe­tir­se, has­ta al­gún le­gis­la­dor des­pre­ve­ni­do po­dría lle­gar in­clu­so a creer.

Lo “gra­tui­to” no exis­te. Me­nos en sa­lud. A lo su­mo (co­mo se des­ta­ca­ba ha­ce días en es­te mis­mo dia­rio alu­dien­do a la “gra­tui­dad” uni­ver­si­ta­ria) po­dría ha­blar­se de “no aran­ce­la­do”. Siem­pre al­guien pa­ga. Y cuan­do ese al­guien es el es­ta­do, pa­ga mu­cho más ca­ro.

Bas­ta una ojea­da a In­ter­net pa­ra com­pro­bar los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que –se­gún sus pro­pios in­for­me­su­nos po­cos la­bo­ra­to­rios ob­tie­nen por la ven­ta de los fár­ma­cos uti­li­za­dos en el lla­ma­do abor­to far­ma­co­ló­gi­co (co­mo la Mi­fe­pris­to­na

Mi­so­pronst­dol), y el in­di­ca­do jus­ta­men­te en las pri­me­ras se­ma­nas.

¿ Cons­ti­tu­ye el abor­to un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca ? La res­pues­ta afir­ma­ti­va no pue­de ser ex­clu­yen­te. An­tes lo es de edu­ca­ción. In­te­gral y se­xual. Siem­pre, ob­via­men­te, que crea­mos po­si­ble una edu­ca­ción me­nos de­plo­ra­ble que la ac­tual y en la ad­mi­nis­tra­ción del de­seo – so­bre to­do ado­les­cen­te- en la era del “prohi­bi­do prohi­bir” y se­xo obli­ga­to­rio.

Lue­go se­ría epi­de­mio­ló­gi­co ¿ no es razonable preo­cu­par­se por esa ha­bi­li­ta­ción le­gal sin el im­pres­cin­di­ble én­fa­sis en la con­cien­ti­za­ción, la pre­ven­ción y la con­ser­je­ría sa­ni­ta­ria? O aca­so te­mer que un even­to trau­má­ti­co co­mo el abor­to pu­die­ra trans­for­mar­se en op­ción an­ti­con­cep­ti­va ?

Se enar­bo­lan es­ta­dís­ti­cas in­ve­ro­sí­mi­les. Co­mo el nú­me­ro de abor­tos clan­des­ti­nos. Si son clan­des­ti­nos el cómpu­to es du­do­so por sí mis­mo. Y más, si el im­pre­ci­so nú­me­ro fi­nal se ba­sa en una fuen­te sos­pe­cho­sa pa­ra quien ten­ga cier­ta ex­pe­rien­cia en ad­mi­nis­tra­ción sa­ni­ta­ria.

¿Nin­gu­na es­ta­dís­ti­ca es en­ton­ces creí­ble ? Y… sí. Por ejem­plo las de las ad­mi­nis­tra­cio­nes de los paí­ses que des­pe­na­li­za­ron y com­pran los fár­ma­cos abor­ti­vos, co­mo el Ser­vi­cio de Na­cio­nal de Sa­lud en In­gla­te­rra, con 200 mil abor­tos in­for­ma­dos du­ran­te el año 2015.

Pe­se a sos­te­ner, quie­nes rea­li­zan tra­ba­jo so­cial en te­rreno, que las mu­je­res más po­bres son -por dis­tin­tos mo­ti­vos- las que me­nos abor­tan, se si­gue ba­tien­do el par­che so­bre la muer­te ma­ter­na en los sec­to­res más hu­mil­des.

Aun­que el pro­yec­to no in­vo­lu­cra só­lo a mu­je­res. De apro­bar­se, en el con­tex­to le­gal ar­gen­tino (le­yes 26.618, 26.743 y 26.862) am­plia­ría au­to­má­ti­ca­men­te el mer­ca­do de esos fár­ma­cos y –mu­cho más- de los la­bo­ra­to­rios de fer­ti­li­za­ción ar­ti­fi­cial, a per­so­nas gay, les­bia­nas, tran­se­xua­les y trans­gé­ne­ro. Ce­le­bra­mos la no dis­cri­mi­na­ción. Pe­ro, a fal­ta de obra so­cial o mu­tual, to­do es­ta­rá a car­go al Es­ta­do.

Ni nos de­ten­dre­mos en el va­lor de la vi­da por na­cer, sal­vo pa­ra alu­dir, por aque­llo de “tex­tos, con­tex­tos y pretextos”, a otro pro­yec­to que tam­bién tie­ne es­ta­do par­la­men­ta­rio.

Me re­fie­ro al 5700-D-2016, uno de los que re­gu­la la “ges­ta­ción so­li­da­ria” (for­ma po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta de alu­dir a la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da, –lla­ma­da vul­gar­men­te “al­qui­ler de vien­tres”-, fi­gu­ra que es­ta­ba pre­vis­ta en el An­te­pro­yec­to de Có­di­go Ci­vil y se su­pri­mió “por los gra­ves pro­ble­mas éti­cos que plan­tea­ba”), cu­yo ar­tícu­lo 32° es elo­cuen­te: “Du­ran­te las pri­me­ras 14 se­ma­nas… el/la/los/as “co­mi­ten­te/s” (o sea: quien en­car­ga a una mu­jer la ges­ta­ción) po­drán de­ci­dir la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo que cur­sa la “ges­tan­te”… ¿Có­mo no evo­car aque­lla autora fe­mi­nis­ta que en los ochen­ta ad­ver­tía so­bre la dig­ni­dad de “la mu­jer in­cu­ba­do­ra” (Ge­na Co­rea, “The mot­her ma­chi­ne”)?

Trans­cu­rrie­ron va­rias jor­na­das de ex­po­si­cio­nes acer­ca del pro­yec­to de abor­to. Lue­go de es­pe­rar años ser de­ba­ti­do, no de­ja de sor­pren­der cier­ta fa­ran­du­li­za­ción del pri­mer día. Se plan­tea­ron tam­bién as­pec­tos cien­tí­fi­cos, le­ga­les, sa­ni­ta­rios, prin­ci­pios y va­lo­res mo­ra­les …. Pe­ro has­ta aho­ra na­die sub­ra­yó de­te­ni­da­men­te su sig­ni­fi­ca­do eco­nó­mi­co.

Ese si­len­cio qui­zá no sea ca­sual. Co­mo tam­po­co la pro­li­fe­ra­ción de tan­tos pa­ñue­los, ban­de­ras y has­ta bra­gas ver­de es­me­ral­da. In­clu­so cor­ba­tas y pan­ta­lo­nes mas­cu­li­nos. Es ca­si ló­gi­co du­dar.

Aca­so la ta­rea de los le­gis­la­do­res sea dis­cer­nir de­trás de al­gu­nos dis­cur­sos in­tere­ses con­cre­tos, co­mo los de la po­de­ro­sa Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar (en in­glés In­ter­na­tio­nal Plan­ned Pa­rent­hood Fe­de­ra­tion, IPPF), or­ga­ni­za­ción glo­bal de “cui­da­dos mé­di­cos y abor­tos”, que ha­ce años des­ti­na cuan­tio­sos fon­dos a paí­ses en vías de desa­rro­llo, con­for­ma­da tam­bién por gran­des ac­cio­nis­tas de la­bo­ra­to­rios.

La ma­te­ria que se le­gis­la ex­ce­de cier­ta­men­te el pro­ble­ma del fi­nan­cia­mien­to. Pe­ro de­be­rán ase­gu­rar la so­be­ra­nía al mo­men­to de vo­tar. Y, ob­via­men­te, evi­tar pa­re­cer in­ge­nuos.

Lo “gra­tui­to” no exis­te. Me­nos en sa­lud. A lo su­mo po­dría ha­blar­se de ‘no aran­ce­la­do’. Siem­pre al­guien pa­ga”

(*) Abo­ga­do; vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Bioé­ti­ca Ju­rí­di­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.