La en­ce­rra­ron en el ba­ño de su ca­sa, le ata­ron las ma­nos con pre­cin­tos y le ro­ba­ron to­do

Fue en 46 en­tre 131 y 132. Dos de­lin­cuen­tes es­ca­pa­ron del in­mue­ble con $ 30.000, jo­yas y un te­le­vi­sor de 65’’, que ti­ra­ron a la vuel­ta

El Día (La Plata) - - Policiales -

Una ve­ci­na del ba­rrio Gam­bier se lle­vó el peor sus­to de su vi­da, cuan­do es­ta­ba so­la en su ca­sa y no tar­dó en des­cu­brir que in­tru­sos se ha­bían colado allí por la fuer­za.

Eran las 11 de la no­che del miér­co­les cuan­do es­cu­chó de re­pen­te unos pa­sos fir­mes so­bre el te­cho de su do­mi­ci­lio de 46 en­tre 131 y 132, jus­to an­tes de que la so­bre­sal­ta­ran fuer­tes gol­pes en la puer­ta tra­se­ra de la co­ci­na.

La si­tua­ción la pu­so en es­ta­do de pá­ni­co, tan­to, que mien­tras dos

nd de­lin­cuen­tes lo­gra­ron en­trar en su vi­vien­da, uno de ellos con un ar­ma de fue­go, ella co­rrió de­ses­pe­ra­da ha­cia la ca­lle pa­ra pe­dir ayu­da a los gri­tos.

Fue en vano. Los la­dro­nes “me ta­pa­ron la bo­ca pa­ra que no si­guie­ra gri­tan­do y uno me apo­yó un ar­ma de fue­go en el cue­llo”, con­tó a es­te dia­rio la víc­ti­ma, Ana La Mal­fa (59). Y agre­gó que, in­me­dia­ta­men­te des­pués, los asaltantes la “en­ce­rra­ron en el ba­ño, a os­cu­ras. Y me ata­ron las ma­nos con pre­cin­tos”.

Uno de los in­tru­sos se que­dó allí jun­to a La Mal­fa (que es agen­te del SPB), pe­ro “cuan­do mis pe­rras em­pe­za­ron a la­drar me ad­vir­tió que me que­da­ra quie­ta y se fue con el cóm­pli­ce, que es­ta­ba en mi dor­mi- to­rio re­vol­vien­do el pla­card”, de­ta­lló.

Se­gún re­ve­ló la víc­ti­ma, los asaltantes es­ca­pa­ron lle­ván­do­se 30.000 pe­sos, jo­yas, su te­lé­fono ce­lu­lar y un te­le­vi­sor cur­vo de 65 pul­ga­das que ha­bía com­pra­do el 7 de abril: “Al te­le­vi­sor lo re­cu­pe­ré por­que lo aban­do­na­ron acá a la vuel­ta, aun­que es­tá bas­tan­te da­ña­do por­que lo ti­rar­lo con­tra el pi­so. Y co­mo no hay re­pues­tos, ya no me sir­ve de na­da”, la­men­tó Ana.

“PEN­SÉ QUE ME MATABAN”

La mu­jer es­ti­mó que los de­lin­cuen­tes per­ma­ne­cie­ron en su ca­sa “co­mo me­dia ho­ra” y ad­mi­tió que en al­gu­nos mo­men­tos sin­tió mu­cho mie­do.

“Mien­tras es­ta­ba en el ba­ño de­jé de es­cu­char rui­dos y pen­sé que es­tos de­lin­cuen­tes ya se ha­bían ido”, re­cor­dó Ana, quien de­ci­dió aso­mar­se con cau­te­la pa­ra ve­ri­fi­car­lo. Los su­je­tos to­da­vía es­ta­ban allí, en la par­te de­lan­te­ra de la pro­pie­dad, y uno de ellos vio a la víc­ti­ma es­pián­do­los.

“En ese mo­men­to pen­sé que me mataban y les pe­dí que no me hi­cie­ran na­da, por­que el que es­ta­ba ini­cial­men­te con­mi­go en el ba­ño em­pe­zó a gri­tar­me”, re­cor­dó La Mal­fa, quien tam­bién tu­vo te­rror de que los su­je­tos hu­ye­ran con sus lla­ves, de­ján­do­la en­ce­rra­da.

“En 52 años que vi­vo en es­ta ca­sa -ex­pli­có- es la pri­me­ra vez que en­tran a ro­bar, aun­que en el ba­rrio ya hu­bo al­gu­nos in­ten­tos en al­gu­nas ca­sas”.

“To­da­vía no sé có­mo pu­die­ron lle­var­se el te­le­vi­sor, con lo pe­sa­do que es”, ci­tó asom­bra­da. La víc­ti­ma ra­di­có la de­nun­cia y, por aho­ra, na­da se sa­be de los res­pon­sa­bles.

ANA LA MAL­FA HA­CIEN­DO EL ADE­MÁN DEL AR­MA EN SU CUE­LLO / SE­BAS­TIÁN CASALI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.