“Las Ve­gas” Bal­nea­rios, ca­sua­li­da­des, enredos y amo­res cru­za­dos

El Día (La Plata) - - Cine -

Pe­dro Ga­ray pga­ray@el­dia.com

La co­me­dia ar­gen­ti­na tie­ne una lar­ga tra­di­ción, pe­ro en los úl­ti­mos años se vol­có ha­cia ver­tien­tes de­ma­sia­do in­cli­na­das al cos­tum­bris­mo y a cier­to ges­to te­le­vi­si­vo exas­pe­ra­do y sub­ra­ya­do (que ha da­do gran­des re­sul­ta­dos en la ta­qui­lla, por cier­to): de ese lu­gar pro­cu­ra res­ca­tar ese no­ble y fe­liz gé­ne­ro (que no ne­ce­si­ta que lo res­ca­ten: es in­mor­tal) Juan Vi­lle­gas en su re­gre­so a la fic­ción con “Las Ve­gas”, que mues­tra su ha­bi­tual sol­ven­cia y sen­ci­llez abo­ca­da a su pe­lí­cu­la más suel­ta.

Con un ojo en la co­me­dia clá­si­ca holly­woo­den­se, su eco­no­mía na­rra­ti­va, la hu­ma­ni­dad de sus per­so­na­jes, su me­lan­co­lía y su es­pe­ran­za, y el otro en la des­fa­cha­tez de la Nue­va Co­me­dia Ame­ri­ca­na, Vi­lle­gas te­je una his­to­ria de dos pa­dres se­pa­ra­dos de 35 años que no se de­ci­den a ser adul­tos: a la de­ri­va, la ca­sua­li­dad (o el des­tino) los ata­ca cuan­do se en­cuen­tran un ve­rano, por ca­sua­li­dad, en Vi­lla Ges­sel.

Ella es una bri­llan­te Pi­lar Gam­boa, con un ti­ming có­mi­co ajus­ta­dí­si­mo y una enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra dar co­ra­zón a su per­so­na­je y evi­tar que su cria­tu­ra vo­lá­til se vue­llo ta ca­ri­ca­tu­ra. Él es San­tia­go Go­ber­no­ri, el tí­pi­co va­go­ne­ta con sue­ños de gran­de­za. Ella fue con el hi­jo de am­bos (Va­len­tín Oli­va, más co­no­ci­do co­mo WOS, cam­peón de freestyle na­cio­nal y gran re­ve­la­ción); él con su nue­va no­via, una jo­ven es­tu­dian­te la­ti­na que re­ve­la que ya aflo­ra en el esa cri­sis de la me­dia­na edad.

De ese ca­sual en­cuen­tro, pun­ta­pié pa­ra to­da bue­na co­me­dia, ema­na el des­con­trol pos­te­rior, na­rra­do con enredos clá­si­cos, bur­bu­jean­tes diá­lo­gos y tam­bién con hu­mor fí­si­co, que Vi­lle­gas abor­da sin mie­do; pe­ro, so­bre to­do, la cin­ta es na­rra­da con gra­cia, sen­ci­llez y una ter­nu­ra que cre­ce a me­di­da que los per­so­na­jes se re­ve­lan (a sí mis­mos y al es­pec­ta­dor) a la de­ri­va, mien­tras co­que­tean la idea de re­vi­vir un vie­jo amor y de re­to­mar el con­trol del des­tino que les hi­zo una ju­ga­da que pue­de ser ca­tas­tró­fi­ca o bri­llan­te.

( **** MUY BUE­NA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.