El cu­ña­do del rey de Es­pa­ña tie­ne cin­co días pa­ra en­trar en pri­sión

El Día (La Plata) - - El Mundo -

La Jus­ti­cia es­pa­ño­la dio ayer un pla­zo má­xi­mo de cin­co días a Iña­ki Ur­dan­ga­rin (50), cu­ña­do del rey es­pa­ñol Fe­li­pe VI, pa­ra que en­tre en pri­sión tras ser con­de­na­do en fir­me por co­rrup­ción, con­fir­ma­ron fuen­tes de la Au­dien­cia de Pal­ma.

El ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na fue con­de­na­do el mar­tes por el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol a cin­co años y diez me­ses de pri­sión por el es­cán­da­lo que a par­tir de 2010 pu­so en ja­que a la mo­nar­quía es­pa­ño­la, por en­ton­ces con el rey Juan Car­los I al fren­te. Ur­dan­ga­rin se pre­sen­tó ayer a la se­de de la Au­dien­cia Provincial de Pal­ma, el tri­bu­nal que lo juz­gó en Es­pa­ña, pa­ra re­ti­rar la or­den de in­gre­so en pri­sión.

Lle­gó en­tre gran ex­pec­ta­ción me­diá­ti­ca y un fuer­te dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad. Al­gu­nas per­so­nas con­gre­ga­das a las puer­tas del juz­ga­do lo in­cre­pa­ron al gri­to de “cho­ri­zo” y “Bor­bón a pri­sión”. Mi­nu­tos des­pués, el cu­ña­do del mo­nar­ca es­pa­ñol sa­lió de la se­de ju­di­cial y se in­tro­du­jo en un vehícu­lo.

El ma­ri­do de Cris­ti­na de Bor­bón tie­ne pla­zo has­ta el lu­nes pró­xi­mo pa­ra in­gre­sar de for­ma vo­lun­ta­ria en la pri­sión que él con­si­de­re opor­tu­na. El ór­gano de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de In­te­rior, po­dría de­ci­dir a pos­te­rio­ri su tras­la­do a otro cen­tro y tam­bién so­bre el ré­gi­men pe­ni­ten­cia­rio que se le apli­ca.

Ur­dan­ga­rin vo­ló ayer mis­mo a la is­la es­pa­ño­la de Ma­llor­ca, don­de es­tá la Au­dien­cia de Pal­ma, des­de Gi­ne­bra (Sui­za), ciu­dad don­de re­si­de des­de 2013 con su es­po­sa y sus cua­tro hi­jos.

La fa­mi­lia se mu­dó allí pa­ra tra­tar de evi­tar la pre­sión me­diá­ti­ca tras el es­ta­lli­do del lla­ma­do “ca­so Nóos”, uno de los es­cán­da­los de co­rrup­ción más me­diá­ti­cos de las úl­ti­mas dé­ca­das en Es­pa­ña. En 2016, tan­to Ur­dan­ga­rin co­mo Cris­ti­na fue­ron juz­ga­dos por un tri­bu­nal jun­to a otros acu­sa­dos en la is­la de Ma­llor­ca, en un pro­ce­so que fue se­gui­do con in­te­rés por me­dios de to­do el mun­do.

En fe­bre­ro del año pa­sa­do, la Jus­ti­cia ab­sol­vió a la in­fan­ta y con­de­nó a seis años y tres me­ses de pri­sión a su ma­ri­do por pre­va­ri­ca­ción, frau­de y mal­ver­sa­ción, en­tre otros de­li­tos.

Es­te mar­tes, el Tri­bu­nal Su­pre­mo re­ba­jó en cin­co me­ses esa pe­na, aun­que eso no evi­ta­rá pre­vi­si­ble­men­te que Ur­dan­ga­rin se con­vier­ta en los pró­xi­mos días en el pri­mer fa­mi­liar del rey que en­tra en pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.