El po­lé­mi­co lí­der nor­co­reano se lle­vó va­rios lo­gros de la cum­bre con Trump

Sin ha­cer de­ma­sia­das con­ce­sio­nes, Kim con­si­guió me­jo­rar su ima­gen en el ex­te­rior y el le­van­ta­mien­to de san­cio­nes eco­nó­mi­cas

El Día (La Plata) - - El Mundo - Eric Tal­mad­ge

En reali­dad, to­do lo que el man­da­ta­rio nor­co­reano Kim Jong-un (34) ne­ce­si­ta­ba en su cum­bre sin pre­ce­den­tes en Sin­ga­pur con el pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump, era man­te­ner por aho­ra su ar­se­nal nu­clear in­tac­to una bue­na fo­to de un apre­tón de ma­nos pa­ra mos­trar que ya es par­te de la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal.

La sor­pre­sa, pro­ba­ble­men­te in­clu­so pa­ra él, fue que con­si­guió eso y mu­cho más. Aun­que no hi­zo nin­gu­na pro­me­sa fir­me de re­nun­ciar en un mo­men­to cer­cano al ar­se­nal nu­clear que tan­to le ha cos­ta­do con­se­guir, Kim pudo mos­trar­se co­mo un igual con el lí­der de la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do, se le plan­teó la idea de que el fu­tu­ro de las ma­nio­bras mi­li­ta­res con­jun­tas de EE UU y Co­rea del Sur po­dría es­tar en du­da y re­ci­bió abun­dan­tes elo­gios de un pre­si­den­te que me­ses atrás lo apo­da­ba “el hom­bre­ci­to cohe­te”, ca­li­fi­cán­do­lo aho­ra de “hom­bre ta­len­to­so y que ama mu­cho a su país”. Si Kim (al que se ha­bía des­car­ta­do de for­ma ge­ne­ra­li­za­da co­mo de­ma­sia­do jo­ven e inex­per­to pa­ra du­rar mu­cho cuan­do asu­mió el po­der a la muer­te de su enig­má­ti­co pa­dre, Kim Jong-il, a fi­nes de 2011) se vio for­za­do a ne­go­ciar por pre­sión es­ta­dou­ni­den­se, no se no­tó.

Pa­ra ha­cer el tra­to más atrac­ti­vo pa­ra Was­hing­ton, Kim -pre­vio a la cum­bre- tam­bién con­vir­tió en un es­pec­tácu­lo pa­ra la pren­sa ex­tran­je­ra el cie­rre de una ins­ta­la­ción de en­sa­yos nu­clea­res, en­tre­gó tres pri­sio­ne­ros es­ta­dou­ni­den­ses y anun­ció una mo­ra­to­ria uni­la­te­ral en los en­sa­yos nu­clea­res y lanzamientos de mi­si­les de lar­go al­can­ce.

Pe­ro la con­fian­za de Nor­co­rea em­pe­zó a no­tar­se ca­si en cuan­to Kim lle­gó el do­min­go a Sin­ga­pur en un avión al­qui­la­do de Air Chi­na, una mues­tra del pleno apo­yo de su po­de­ro­so ve­cino y prin­ci­pal sal­va­vi­das eco­nó­mi­co.

Ade­más de rein­ven­tar su ima­gen ex­te­rior co­mo un lí­der “nor­mal” de un país “nor­mal” -in­clu­so se to­mó sel­fies en Sin­ga­pur- Kim bus­ca­ba so­ca­var el apo­yo a las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que fre­nan des­de ha­ce años su desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Y tu­vo éxi­to in­me­dia­to.

Ma­la­sia, que ha­bía cor­ta­do sus la­zos con Co­rea del Nor­te tras el ase­si­na­to del me­dio her­mano de Kim en el ae­ro­puer­to de Kua­la Lum­pur ha­ce un año, ya se plan­tea su res­ta­ble­ci­mien­to. Y Chi­na tam­bién es­tu­dia sua­vi­zar sus res­tric­cio­nes co­mer­cia­les.

LA IMA­GEN DE KIM Y TRUMP EN LA TA­PA DE UNA RE­VIS­TA CHI­NA, EN BEI­JING / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.