Un de­ba­te que se ins­ta­ló en la so­cie­dad y su­peró las ex­pec­ta­ti­vas po­lí­ti­cas de to­dos

El Día (La Plata) - - Política & Economía - Ma­riano Spez­za­pria ms­pez­za­pria@gmail.com

Más allá del re­sul­ta­do fi­nal de la vo­ta­ción, que se co­no­ce­rá es­ta ma­ña­na tras una atra­pan­te se­sión de más de 20 ho­ras en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, el de­ba­te so­bre la le­ga­li­za­ción del abor­to atra­ve­só a la so­cie­dad y por en­de a las fuer­zas po­lí­ti­cas, que en al­gu­nos ca­sos –co­mo el de Cam­bie­mos­de­ja­ron en li­ber­tad de con­cien­cia a los le­gis­la­do­res pa­ra to­mar su pro­pia de­ci­sión.

El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri le abrió la puer­ta a es­ta dis­cu­sión a co­mien­zos de año, cuan­do en me­dio de la fuer­te con­vo­ca­to­ria del “Ni una me­nos” se mos­tró abier­to a la pro­ble­má­ti­ca de las mu­je­res, que des­de ha­ce dé­ca­das plan­tean sus re­cla­mos pe­ro en los úl­ti­mos años lo­gra­ron más vi­si­bi­li­dad. La le­ga­li­za­ción del abor­to fue siem­pre una de­man­da pos­ter­ga­da de ese co­lec­ti­vo so­cial. En aquel mo­men­to, el Pre­si­den­te no qui­so que­dar re­le­ga­do fren­te a esa nue­va olea­da de gé­ne­ro, que in­clu­so lle­vó a al­gu­nas de sus se­gui­do­ras a ca­li­fi­car­lo co­mo “el fe­mi­nis­ta me­nos pen­sa­do”. Pe­ro en ri­gor, el man­da­ta­rio siem­pre es­tu­vo en con­tra del abor­to y bue­na par­te de la tro­pa le­gis­la­ti­va ofi­cia­lis­ta tam­bién lo es­tá. Ayer mis­mo, en el ini­cio del de­ba­te, eso que­dó cla­ro.

De he­cho, la ma­yo­ría de los dipu­tados del PRO se en­ca­mi­na­ba a vo­tar en con­tra de la ini­cia­ti­va, el mis­mo ca­mino que se­gui­rían sus alia­dos de la Coa­li­ción Cí­vi­ca, con Eli­sa Ca­rrió a la ca­be­za. En­tre los

nd ra­di­ca­les, en tan­to, ha­bía más de­ba­te. A tal pun­to, que el je­fe del in­ter­blo­que de Cam­bie­mos, Ma­rio Ne­gri, anticipó su pos­tu­ra fa­vo­ra­ble y re­ci­bió una ca­ta­ra­ta de re­pu­dios en su ce­lu­lar.

En la opo­si­ción, a su vez, los blo­ques que se con­si­de­ran den­tro del pe­ro­nis­mo mo­de­ra­do –el PJ Fe­de­ral y el Fren­te Re­no­va­dor mas­sis­ta­se­guían una lí­nea si­mi­lar a la del ofi­cia­lis­mo. Es­to es, de­ja­ban en li­ber­tad de con­cien­cia a sus le­gis­la­do­res, lo que se evi­den­ció en pos­tu­ras dis­pa­res, que tu­vie­ron an­cla­je so­bre to­do en las re­gio­nes de pro­ce­den­cia de esos dipu­tados, cons­ta­tó EL DIA. Una pri­me­ra lec­tu­ra al res­pec­to es que los dipu­tados con elec­to­ra­do en las gran­des ciu­da­des del país, las que tie­nen cen­tros uni­ver­si­ta­rios co­mo La Pla­ta, se in­cli­na­ban na­tu­ral­men­te ha­cia la le­ga­li­za­ción del abor­to, en tan­to que aque­llos que fue­ron ele­gi­dos en el in­te­rior de sus dis­tri­tos se ma­ni­fes­ta­ban en con­tra. Ese ma­peo tu­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes, pe­ro en ge­ne­ral se com­pro­bó.

Los blo­ques que mos­tra­ron me­nos di­ver­gen­cias, tal vez por la pos­tu­ra ideo­ló­gi­ca pe­ro tam­bién por el es­ti­lo de con­duc­ción me­nos pro­cli­ve a las di­si­den­cias, fue­ron el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria kirch­ne­ris­ta y los dipu­tados de distintas ex­pre­sio­nes de la iz­quier­da, que se ali­nea­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te a fa­vor del abor­to. En el FpV hu­bo va­rios ca­sos que lla­ma­ron la aten­ción.

Uno de ellos fue el de Da­niel Scio­li, el ex go­ber­na­dor bo­nae­ren­se, que siem­pre se ma­ni­fes­tó muy cer­cano a la Igle­sia ca­tó­li­ca pe­ro que, a la ho­ra de la ver­dad, se abro­que­ló con el man­da­to de su blo­que. El kirch­ne­ris­mo se ubi­có del la­do de la le­ga­li­za­ción a ca­ba­llo de sus dipu­tados cam­po­ris­tas, en­tre ellos Má­xi­mo Kirch­ner, aún cuan­do Cris­ti­na Kirch­ner se ne­gó a des­pe­na­li­zar el abor­to.

Otro ac­tor re­le­van­te en es­te de­ba­te es la Igle­sia ca­tó­li­ca, que tras la frus­tran­te ex­pe­rien­cia de la apro­ba­ción del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio –ocu­rri­da cuan­do el Pa­pa Fran­cis­co aún era Jor­ge Ber­go­glio, el ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res-, en es­ta opor­tu­ni­dad en­ca­ró la dis­cu­sión pú­bli­ca con me­nos pre­sen­cia de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca y tra­tan­do de no que­dar pe­ga­da a pos­tu­ras re­tar­da­ta­rias.

En ese tren el pa­dre Pe­pe di Paola, el prin­ci­pal ex­po­nen­te de los cu­ras vi­lle­ros pro­mo­vi­dos por el je­sui­ta Ber­go­glio, ase­gu­ró sin ta­pu­jos que el abor­to es pro­mo­vi­do por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal –con el que jus­ta­men­te el Go­bierno aca­ba de lle­gar un acuer­do- pa­ra que los pro­gra­mas eco­nó­mi­cos que ba­ja al mun­do sub­de­sa­rro­lla­do cie­rren con me­nos po­bla­ción.

Cla­ro que ese ar­gu­men­to pa­re­ció for­za­do y no pe­gó en la lí­nea de flo­ta­ción de aque­llos que –des­de po­si­cio­nes pro­gre­sis­tas- des­ta­can la ta­rea so­cial que cum­ple la Igle­sia. Des­de el Va­ti­cano, mien­tras tan­to, el Pa­pa Fran­cis­co no emi­tió nin­gún mensaje con­tun­den­te, aun­que a sus se­gui­do­res no les ca­yó na­da bien que se pro­mo­vie­ra el de­ba­te del abor­to jus­ta­men­te en su país.

La re­cien­te vi­si­ta de la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eugenia Vidal a la San­ta Se­de, un par de se­ma­nas an­tes de la vo­ta­ción, fue prác­ti­ca­men­te la úni­ca se­ñal que die­ron con­jun­ta­men­te el Pa­pa y un sec­tor del ofi­cia­lis­mo en con­tra del abor­to. Pe­ro más allá de las pos­tu­ras po­lí­ti­cas y ecle­siás­ti­cas, la dis­cu­sión sal­tó el di­que de con­ten­ción que sue­le po­ner la di­ri­gen­cia y se ins­ta­ló de lleno en la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.