Se cum­plen 90 años del na­ci­mien­to del “Che” Guevara

Mar­có to­da una épo­ca y su fi­gu­ra des­pier­ta ho­me­na­jes en Ro­sa­rio, su ciu­dad na­tal, y en Cu­ba, país don­de lo­gró la di­men­sión de héroe

El Día (La Plata) - - Contratapa -

Las celebraciones por los 90 años del na­ci­mien­to de Ernesto “Che” Guevara -que se cum­plen hoy- tie­nen co­mo epi­cen­tro en nues­tro país a la ciu­dad san­ta­fe­si­na de Ro­sa­rio, don­de se ex­ten­de­rán con múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les has­ta el fin de se­ma­na.

Pro­yec­ción de pe­lí­cu­las, char­las, pre­sen­ta­cio­nes de li­bros y un her­ma­na­mien­to ofi­cial en­tre las ciu­da­des de Ro­sa­rio y San­ta Cla­ra (Cu­ba) in­te­gran la va­ria­da agen­da or­ga­ni­za­da por la in­ten­den­cia ro­sa­ri­na y la Mul­ti­sec­to­rial de So­li­da­ri­dad con Cu­ba.

“He­mos he­cho un tra­ba­jo que nos lle­vó más de dos me­ses en el ar­ma­do de una agen­da de 15 días de ac­ti­vi­da­des con­ti­nuas que po­ne en es­ce­na al Che en nues­tra ciu­dad”, di­jo el se­cre­ta­rio ti­ca de un hom­bre nue­vo”, per­ma­ne­ce­rá abier­ta has­ta el pró­xi­mo do­min­go en el Gal­pón de las ju­ven­tu­des, ubi­ca­do en Bel­grano 950, de 9 a 17 y de lu­nes a vier­nes con en­tra­da gra­tui­ta.

Hoy, día en que co­mo se di­jo se cum­plen 90 años del na­ci­mien­to del “Che”, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ro­sa­rio co­lo­ca­rá por la ma­ña­na una ofren­da en la pla­za Ernesto Guevara y por la tar­de se rea­li­za­rá el ac­to cen­tral con la in­ten­den­ta Mó­ni­ca Fein, y el em­ba­ja­dor de Cu­ba en Ar­gen­ti­na, Ores­tes Pé­rez Pé­rez.

El cro­no­gra­ma cul­mi­na­rá el do­min­go con un es­pec­tácu­lo mu­si­cal en el Parque Yri­go­yen y el cie­rre del XVI En­cuen­tro Na­cio­nal de So­li­da­ri­dad con Cu­ba. En tan­to, días atrás la Mu­ni­ci­pa­li­dad plo­teó uni­da­des de trans­por­te pú­bli­co, con la tra­di­cio­nal ima­gen del Che con su boi­na y la es­tre­lla en la fren­te. No obs­tan­te, al di­fun­dir­se la ima­gen de los mi­cros, la no­ve­dad ge­ne­ró dis­cu­sio­nes en­tre quie­nes apo­yan la fi­gu­ra del ro­sa­rino y quie­nes di­je­ron no sen­tir­se re­pre­sen­ta­dos por el ex com­pa­ñe­ro de Fi­del Cas­tro (ver apar­te).

ÍCONO DE UNA ÉPO­CA

Ernesto Guevara de la Ser­na na­ció en Ro­sa­rio el 14 de ju­nio de 1928 y vi­vió sus pri­me­ros días en un edi­fi­cio ubi­ca­do en la es­qui­na cén­tri­ca de En­tre Ríos y Ur­qui­za, que hoy es­tá se­ña­la­do co­mo si­tio his­tó­ri­co. Lue­go, la fa­mi­lia se tras­la­dó a la ciu­dad de Bue­nos Ai­res -de don­de eran oriun­dos sus pa­dresy fi­nal­men­te su in­fan­cia trans­cu­rrió en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Al­ta Gra­cia.

De ni­ño, y tras re­ci­bir los be­ne­fi­cios de ha­ber na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia de buen pa­sar eco­nó­mi­co, co­no­ció en Cór­do­ba a va­rias víc­ti­mas de la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la, y con ellos tu­vo su pri­mer acer­ca­mien­to al do­lor de to­da una so­cie­dad y a la in­jus­ti­cia y la muer­te.

Pe­ro sin du­da, to­dos sus bió­gra­fos coin­ci­den en que el gran cam­bio en su vi­sión del mun­do ocu­rrió a los 23 años, con su via­je ini­ciá­ti­co en mo­to­ci­cle­ta por Amé­ri­ca la­ti­na que em­pren­dió jun­to a su gran ami­go de la ni­ñez Al­ber­to Gra­na­do el 29 de di­ciem­bre de 1951, cuan­do es­ta­ba a pun­to de re­ci­bir­se de mé­di­co y en reali­dad pen­sa­ban lle­gar a Nor­tea­mé­ri­ca.

“Íba­mos a co­no­cer mun­do, pe­ro el via­je nos cam­bió a los dos. Ernesto se hi­zo un ejem­plo, em­pe­zó a ser Che; yo apren­dí que en vez de co­no­cer el mun­do ha­bía que trans­for­mar­lo”, re­cor­dó el cor­do­bés Gra­na­do, fa­lle­ci­do ha­ce seis años, a los 88, en su ca­sa de La Ha­ba­na.

¿Qué pa­sa­ría por la ca­be­za de ese jo­ven que iba mon­ta­do en tán­dem con su ami­go en una des­ven­ci­ja­da mo­to Nor­ton 500 apo­da­da “La Po­de­ro­sa”? Una pro­ba­ble res­pues­ta es­tá en las im­pre­sio­nes de via­je que el pro­pio Guevara es­cri­bió en su li­bro “No­tas de via­je por Amé­ri­ca La­ti­na”, que fue la ba­se pa­ra la pe­lí­cu­la “Dia­rios de mo­to­ci­cle­ta”, que cuen­ta aque­lla tra­ve­sía.

El re­co­rri­do ter­mi­nó en Venezuela, el ve­rano de 1952. Gra­na­do re­gre­só a la Ar­gen­ti­na y Ernesto, ya im­bui­do de un es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio ori­gi­na­do an­te tan­ta in­jus­ti­cia que vio en ese par de me­ses, pa­só por Gua­te­ma­la, que pre­si­día el re­vo­lu­cio­na­rio Ja­co­bo Ar­benz, y des­pués lle­gó a Mé­xi­co, don­de co­no­ció a Fi­del Cas­tro, con quien se em­bar­có en el ya­te Gran­ma rum­bo a la re­vo­lu­ción cu­ba­na. El re­sul­ta­do es bien co­no­ci­do: los re­bel­des se ali­nea­ron en aquel mun­do bi­po­lar y de gue­rra fría con­tra la dic­ta­du­ra de Batista, y lue­go de tres años de gue­rra de gue­rri­llas, con el fo­quis­mo gue­va­ris­ta co­mo ba­se, lo­gra­ron lo que pa­re­cía im­po­si­ble: fun­dar un es­ta­do so­cia­lis­ta en lo que ha­bía si­do prác­ti­ca­men­te el “pa­tio tra­se­ro” es­ta­dou­ni­den­se. Una nue­va eta­pa en la his­to­ria del mun­do co­men­za­ba.

ERNESTO “CHE” GUEVARA, EL HOM­BRE QUE EN­CAR­NÓ UNA RE­VO­LU­CIÓN / AR­CHI­VO de Go­bierno mu­ni­ci­pal, Gus­ta­vo Leo­ne, al pre­sen­tar el pro­gra­ma de la ce­le­bra­ción. De és­ta for­ma, la mues­tra “Che, poé-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.