Fren­te a la vio­len­cia ma­chis­ta, au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta

No se tra­ta so­la­men­te de ad­qui­rir pre­pa­ra­ción fí­si­ca sino de to­mar “con­cien­cia cor­po­ral” de que pue­den de­fen­der­se, di­cen

El Día (La Plata) - - La Región - His­to­rias­pla­ten­ses@gmail.com

Uli­ses Ro­dri­guez

Eran ca­si las 5 de la ma­ña­na del 1° de año en la ave­ni­da 25 del ba­rrio La Lo­ma. En pleno bai­le en la ca­lle, tras la que­ma del mu­ñe­co, un hom­bre de unos 40 años que se tam­ba­lea­ba con una bo­te­lla de si­dra en la mano qui­so abra­zar a Ro­xa­na sin su con­sen­ti­mien­to. Se le pu­so al cos­ta­do, pa­só su bra­zo por la es­pal­da has­ta que la aga­rró del hom­bro. Ella, rá­pi­da de re­fle­jos, usó sus ma­nos pa­ra en­gan­char el bra­zo que cru­za­ba por su es­pal­da y le­ve­men­te ti­ró ha­cia aba­jo. El tor­so del hom­bre se do­bló y ca­yó al as­fal­to jun­to con la bo­te­lla que se hi­zo añi­cos co­mo su or­gu­llo.

“Fue la pri­me­ra vez que pu­se en prác­ti­ca lo que ha­bía apren­di­do du­ran­te 3 me­ses de cla­ses en los ta­lle­res de Au­to­de­fen­sa Fe­mi­nis­ta. Tu­ve mie­do, cla­ro, pe­ro es­ta vez no co­rrí ni me pa­ra­li­zé y pu­de des­ac­ti­var una si­tua­ción de vio­len­cia pa­ra sen­tir­me a sal­vo”, cuen­ta re­cor­dan­do una de las tan­tas ve­ces que se sin­tió en pe­li­gro.

En La Pla­ta se dic­tan ta­lle­res de Au­to­de­fen­sa Fe­mi­nis­ta en Cen­tros Cul­tu­ra­les, en las pla­zas, en el hos­pi­tal San Ro­que de Gon­net y en dis­tin­tos ba­rrios don­de la vio­len­cia ma­chis­ta se vi­ve a dia­rio y an­te la fal­ta de po­lí­ti­cas del Es­ta­do, las mu­je­res -que van des­de los 12 a los 80 años- en­tre­nan y se or­ga­ni­zan pa­ra apren­der a de­fen­der­se. La ma­yo­ría se en­te­ra de los ta­lle­res por las re­des so­cia­les o a tra­vés del bo­ca a bo­ca.

An­to­ne­lla Co­la­bra­ro (23), mi­li­tan­te de la co­lec­ti­va fe­mi­nis­ta “Ma­la Jun­ta”, es una de las “pro­fes” de au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta más co­no­ci­da en la ciu­dad. Em­pe­zó a en­tre­nar ha­ce más de 3 años ha­cien­do kick bo­xing, MMA (Ar­tes Mar­cia­les Mix­tas) y des­pués jiu jit­su.

“Mi in­quie­tud fue bá­si­ca­men­te por­que que­ría apren­der a de­fen­der­me de cier­tos ti­pos de vio­len­cia que su­fría cuan­do era chi­ca, y un día me nd ani­mé a ir a una aca­de­mia y em­pe­cé a en­tre­nar. Fue la pri­me­ra vez que me en­gan­ché de ver­dad con un de­por­te y más allá de lo de­por­ti­vo, em­pe­cé a ga­nar con­fian­za co­mo pa­ra reac­cio­nar si al­guien vol­vía a ejer­cer vio­len­cia fí­si­ca con­tra mí”, cuen­ta a His­to­rias Pla­ten­ses.

A me­di­da que apren­día ar­tes mar­cia­les An­to­ne­lla sin­tió la ne­ce­si­dad de for­mar­se pa­ra ins­truir a sus com­pa­ñe­ras de mi­li­tan­cia, a las chi­cas de los ba­rrios y a gen­te que no tie­ne ac­ce­so a es­te ti­po de he­rra­mien­tas. En ese ca­mino fue que apren­dió de qué tra­ta la au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta: al­go más que dar una pi­ña an­te una si­tua­ción de vio­len­cia.

¿DE QUÉ SE TRA­TA?

La au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta na­ció a par­tir de una de­man­da de mu­je­res y del co­lec­ti­vo LGTBIQ que bus­ca or­ga­ni­zar­se fren­te a los dis­tin­tos ti­pos de vio­len­cias. “Vi­vi­mos den­tro de un sis­te­ma pa­triar­cal y he­te­ro­nor­ma­ti­vo don­de el hom­bre pa­re­ce te­ner el po­der de vio­len­tar­nos cuan­do quie­re y co­mo quie­re. Hay que po­ner un freno a eso, no so­lo pi­dien­do por po­lí­ti­cas pú­bli­cas sino or­ga­ni­zán­do­nos y com­par­tien­do cono- ci­mien­tos, he­rra­mien­tas que nos ge­ne­ren con­fian­za pa­ra po­der ac­tuar y za­far de es­tas si­tua­cio­nes”, ex­pli­ca An­to mien­tras pre­pa­ra su bol­so pa­ra dar cla­ses a sus alum­nas del ba­rrio de Ara­na.

Las chi­cas tam­bién lo lla­man em­po­de­ra­mien­to: ge­ne­rar con­cien­cia cor­po­ral de que se pue­den de­fen­der. “Es po­si­ble por más que to­da la vi­da nos li­mi­ta­ron o nos hi­cie­ron creer que no po­día­mos. Es muy co­mún es­cu­char ‘eso es de­por­te de hom­bres’. ¿Quién di­ce que tie­ne que ser así? ¿Con qué de­re­cho nos di­cen qué po­de­mos y qué no po­de­mos ha­cer? Creo que el sur­gi­mien­to va un po­co por ese la­do, co­mo so­le­mos de­cir: fren­te a la vio­len­cia ma­chis­ta, au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta”, di­ce “la pro­fe” An­to.

Ca­mi­la Ló­pez Pa­che­co tam­bién prac­ti­ca ar­tes mar­cia­les y da ta­lle­res de au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta en la ca­si­ta “El Rin­cón” (440 en­tre 140 y 141) del ba­rrio ho­mó­nino de la lo­ca­li­dad de Vi­lla Eli­sa. En la ca­si­ta don­de se dic­tan cla­ses de di­bu­jo, apo­yo es­co­lar, tea­tro y a la que una en­fer­me­ra asis­te ca­da 15 días a lle­var me­di­ca­men­tos- las si­tua­cio­nes de vio­len­cia con­tra las mu­je­res se vi­ven a dia­rio y des­de eda­des tem­pra­nas.

“Des­de los 9 años las chi­cas em­pie­zan a vi­vir en car­ne pro­pia la vio­len­cia ma­chis­ta. La ma­yo­ría de mis alum­nas tie­nen en­tre 12 y 15 años. Ade­más de apren­der téc­ni­cas pa­ra de­fen­der­se re­ci­ben edu­ca­ción se­xual y los cam­bios se no­tan en­tre aque­llas chi­cas que asis­ten a las cla­ses”, cuen­ta Ca­mi­la con or­gu­llo.

EX­PE­RIEN­CIAS QUE SON CAM­BIOS

Ju­lia­na Esquivel (23) mi­li­ta en la Cam­pa­ña Na­cio­nal por el De­re­cho al abor­to le­gal se­gu­ro y gra­tui­to, es es­tu­dian­te de So­cio­lo­gía y asis­tió a ta­lle­res en es­pa­cios pú­bli­cos con sus com­pa­ñe­ras de la or­ga­ni­za­ción “Fue­go Rebelde” por­que “en­ten­dió que ne­ce­si­ta­ba de esa he­rra­mien­ta pa­ra ca­mi­nar más segura por la ca­lle. “Re­co­mien­do el en­tre­na­mien­to de téc­ni­cas por­que es una ins­tan­cia de en­cuen­tro don­de lo que con­si­de­rá­ba­mos in­di­vi­dual (co­mo el mie­do, la in­co­mo­di­dad, pe­ro tam­bién las es­tra­te­gias y las res­pues­tas) son co­lec­ti­vas; y so­cia­li­zán­do­las po­de­mos sen­tir­nos acom­pa­ña­das y em­po­de­ra­das”, di­ce.

Ana Mi­ni­ni Ve­ne­ga (25) es de San Ber­nar­do, vino a La Pla­ta a es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción So­cial y mi­li­ta en la co­lec­ti­va Ma­la Jun­ta. Fue alum­na de An­to­ne­lla Co­la­bra­ro y cree que es ne­ce­sa­ria la au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta “por­que mu­chas ve­ces en con­tex­tos de vio­len­cia se dan si­tua­cio­nes que ha­cen que pierdas cier­ta au­to­no­mía fí­si­ca del cuer­po”. Ade­más ella di­ce que en­con­tró en los ta­lle­res “un es­pa­cio de con­ten­ción”.

Ca­mi­la Sa­lim­be­ni (27) es mi­sio­ne­ra, es­tu­dian­te de So­cio­lo­gía y mi­li­tan­te de la agru­pa­ción Sur­cos. “Pien­san que las mu­je­res no te­ne­mos fuer­za y no nos en­se­ñan a pe­lear. Con es­tos ta­lle­res nos da­mos cuen­ta de que so­mos ca­pa­ces”, di­ce la jo­ven que par­ti­ci­pa en el ba­rrio de Abas­to en es­pa­cios de con­ten­ción con mu­je­res víc­ti­mas de la vio­len­cia ma­chis­ta.

Los ta­lle­res de au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta vie­nen a con­fir­mar que la for­ma de ha­bi­tar el mun­do de las mu­je­res se mo­di­fi­ca a dia­rio. Es­pe­cial­men­te en su re­la­ción con los hom­bres. Tal vez los cam­bios no se vean in­me­dia­ta­men­te a ni­vel ge­ne­ral pe­ro, no hay du­das, que el mo­men­to es aho­ra.

AN­TO CO­LA­BRA­RO CON EL MO­VI­MIEN­TO DE MU­JE­RES TRA­BA­JA­DO­RAS DE LA TIE­RRA, EN EL BA­RRIO DE ARA­NA, DIC­TAN­DO CLA­SES DE AU­TO­DE­FEN­SA FE­MI­NIS­TA

TA­LLE­RES DE AU­TO­DE­FEN­SA FE­MI­NIS­TA EN PLA­ZAS DE LA CIU­DAD OR­GA­NI­ZA­DO POR LA AGRU­PA­CIÓN LUPAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.