La iden­ti­dad de la Re­gión y el man­da­to his­tó­ri­co de Ro­cha y de Be­noit

El Día (La Plata) - - Opinión - Mariano Pe­nas (*) ma­ria­no­pe­nas@yahoo.com.ar

El ejer­ci­cio de pen­sar la Re­gión nos ocu­pa me­nos tiem­po y re­cur­sos de lo que de­be­rían, pe­ro an­tes de em­pe­zar es im­por­tan­te que acor­de­mos so­bre el ob­je­to de es­tu­dio.

Cuan­do ha­bla­mos de la Re­gión Ca­pi­tal nos re­fe­ri­mos a una his­to­ria fa­mi­liar, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral, un ori­gen en co­mún, y di­gá­mos­lo, a una iden­ti­dad. Sin per­jui­cio de que ca­da zo­na, ba­rrio, e in­clu­so los dis­tin­tos par­ti­dos que la com­po­nen, ten­ga a su vez una im­pron­ta pro­pia. Pe­ro ¿es po­si­ble pen­sar la Re­gión Ca­pi­tal de for­ma de­sar­ti­cu­la­da? ¿Se­ría vá­li­do nues­tro ra­zo­na­mien­to si cor­tá­se­mos los víncu­los eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les que nos atra­vie­san a par­tir de los lí­mi­tes po­lí­ti­cos que de­fi­nen un par­ti­do de otro? O aún más im­por­tan­te: ¿es po­si­ble el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de La Pla­ta sin su co­rre­la­to en Be­ris­so y En­se­na­da, o vi­ce­ver­sa?

Quien sus­cri­be en­tien­de las di­vi­sio­nes po­lí­ti­cas son so­lo ac­ci­den­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos, en tér­mi­nos de desa­rro­llo de la Re­gión.

dneh­dis­to­ria Un po­co po­dría apo­yar es­ta vi­sión. El puer­to La Pla­ta, se re­mon­ta al año 1731, pe­ro lue­go de la fun­da­ción de La Pla­ta se re­cons­tru­yó uno “nue­vo”, cu­yo di­se­ño­si­guió las ideas ra­cio­na­lis­tas e hi­gie­nis­tas que de­li­nea­ron el tra­za­do de la nue­va ca­pi­tal: El puer­to sur­gía co­mo una pro­lon­ga­ción del Eje Fun­da­cio­nal de la ciu­dad que alo­ja­ba to­dos los edi­fi­cios re­pre­sen­tan­tes del po­der del Es­ta­do de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

His­to­ri­ca­men­te el puer­to, por su con­di­ción fun­da­cio­nal, es el pa­ra­dig­ma de un tra­ba­jo ar­ti­cu­la­do y de fuer­te im­pac­to pa­ra to­da la re­gión.

Otros cli­va­jes im­por­tan­tes de es­ta vi­sión re­gio­na­lis­ta son, sin du­das, las uni­ver­si­da­des, y des­ta­co, por su­pues­to, a la UNLP por su den­si­dad es­pe­ci­fi­ca en el en­tra­ma­do so­cio­eco­nó­mi­co y cul­tu­ral, de nue­vo, en nues­tra iden­ti­dad.

Un lis­ta­do de los pro­yec­tos y vi­sio­nes que han do­ta­do las ca­sas de es­tu­dio

Pe­ro¿ Có­mo po­dría­mos de­fi­nir la re­la­ción Ciu­dad Uni­ver­si­dad de las úl­ti­mas dé­ca­das ?¿ De­sar­ti­cu­la­da? ¿De­sen­con­tra­da? En el me­jor de los ca­sos, ¿in­su­fi­cien­te?

No ten­go du­das que mo­to­ri­zar es­te víncu­lo (fun­da­cio­nal e iden­ti­ta­rio), es una ta­rea que nos de­be com­pren­der a to­dos los ac­to­res de la ciu­dad del co­no­ci­mien­to.

En la re­gión ca­pi­tal con­vi­ve el cor­dón flo­ri­fru­tihor­tí co­la más gran­de del país con unos de los po­los in­for­má­ti­cos más im­por­tan­tes de la Ar­gen­ti­na .¿ Cuán­tas opor­tu­ni­da­des la­bo­ral es y pro­duc­ti­vas po­drían ge­ne­rar si vin­cu­la­mos es­tos dos mun­dos que es­tán se­pa­ra­dos por al­gu­nas cua­dras y uni­das en nues­tra ma­triz eco­nó­mi­ca? ¿Cuán­ta ge­ne­ra­ción de ri­que­za o cuan­to va­lor agre­ga­do es­tá es­pe­ran­do que ac­ti­ve­mos es­te ti­po de víncu­los? Y es­pe­ro me en­tien­dan, que es­to es so­lo un ejem­plo de nues­tro po­ten­cial.

Por es­te y otros ca­sos, la re­la­ción Es­ta­do-Uni­ver­si­dad se cae sin la ter­ce­ra pa­ta de la me­sa que la com­po­nen los pri­va­dos nu­clea­dos en los Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les, las Cá­ma­ras, Fe­de­ra­cio­nes y Or­ga­ni­za­cio­nes In­ter­me­dias. Las fuer­zas vi­vas co­mo ac­to­res ac­ti­vos de las po­lí­ti­cas de ar­ti­cu­la­ción.

Y a par­tir de es­te tri­den­te vin­cu­lar acei­ta­do, ro­bus­te­ci­do y con ob­je­ti­vos co­mu­nes, a par­tir del Es­ta­do-Uni­ver­si­dad-Pri­va­dos ¿Cuán le­jos es­ta­mos de un ob­ser­va­to­rio de desa­rro­llo re­gio­nal con el fin de es­tu­diar la reali­dad so­cio-eco­nó­mi­ca y así ob­te­ner un real diag­nós­ti­co y así sa­ber qué po­lí­ti­cas (pro­yec­tos) lle­var ade­lan­te? ¿Cuán le­jos po­dría­mos es­tar de pen­sar en ex­por­tar nues­tros pro­duc­tos con va­lor agre­ga­do y así ge­ne­rar tra­ba­jo ge­nuino y de ca­li­dad? ¿Cuán le­jos es­ta­mos de con­cien­ti­zar­nos en la im­por­tan­cia del re­ci­cla­do de los desechos pa­ra ge­ne­rar fuentes de ener­gía al­ter­na­ti­vas? So­bre es­ta ba­se vin­cu­lar ¿es im­po­si­ble pen­sar en una ter­mi­nal mul­ti­mo­dal (tre­nes-on­mi­bus) que sea ad­mi­nis­tra­da por los tres mu­ni­ci­pios?

En de­fi­ni­ti­va, una re­fun­da­ción so­lo es po­si­ble des­de la re­cons­truc­ción de nues­tros víncu­los iden­ti­ta­rios. Los in­vi­to en­ton­ces a ser cons­cien­tes del man­da­to his­tó­ri­co de Ro­cha y Be­noit.

(*) Es­cri­bano

Una re­fun­da­ción de la Re­gión Ca­pi­tal só­lo es po­si­ble des­de la re­cons­truc­ción de nues­tros víncu­los iden­ti­ta­rios”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.