Sa­la­di­llo: el hom­bre mu­rió de­ca­pi­ta­do y bus­can la es­ce­na pri­ma­ria del cri­men

Los fo­ren­ses con­fir­ma­ron que Luis Do­mín­guez es­ta­ba vi­vo cuan­do le cer­ce­na­ron la ca­be­za con un cu­chi­llo fi­lo­so o un ma­che­te

El Día (La Plata) - - Policiales -

Luis Ro­ber­to Do­mín­guez (66), el hom­bre que apa­re­ció ase­si­na­do en Sa­la­di­llo 24 ho­ras des­pués de que ata­có a ti­ros a su ex pa­re­ja y a la hi­jas­tra, mu­rió de­ca­pi­ta­do por una fa­ca, un cu­chi­llo fi­lo­so o un ma­che­te. Se­gún el in­for­me fo­ren­se, el cor­te se lo hi­cie­ron en­tre las vér­te­bras C4 y C5 cuan­do aún es­ta­ba vi­vo, en­tre las 23.30 del lu­nes y las 3 de la ma­ña­na del mar­tes pa­sa­do. Se sa­be tam­bién que el cuer­po tie­ne al­gu­nas he­ri­das pun­zan­tes en una mano y en la zo­na del pul­món, aun­que los mé­di­cos des­car­ta­ron que ha­yan si­do mor­ta­les, tras­cen­dió de fuentes ju­di­cia­les.

Mien­tras tan­to, los in­ves­ti­ga­do­res de la DDI La Pla­ta pro­cu­ran lo­ca­li­zar la es­ce­na pri­ma­ria del ho­mi­ci­dio, es de­cir, el si­tio don­de ma­ta­ron a Do­mín­guez an­tes de des­car­tar su cuer­po en un bal­dío de Bo­ni­fa­cio Ali­sal y Ar­men­dá­riz, en las afue­ras de Sa­la­di­llo y a unos 900 me­tros de la ca­sa de María Ro­sa Abal (62) y su hi­ja, Ma­ri­sa Va­ne­sa Mo­reno (29).

Las mu­je­res fue­ron ba­lea­das a las 5 de la tar­de del lu­nes en Hi­pó­li­to Yri­go­yen al 3900, don­de, se­gún fi­gu­ra en la cau­sa, Do­mín­guez hi­zo al me­nos 5 dis­pa­ros con un ar­ma ca­li­bre 22. Uno de los pro­yec­ti­les al­can- zó a María Ro­sa a la al­tu­ra de la es­cá­pu­la iz­quier­da, mien­tras que otro gol­peó y frac­tu­ró un de­do de la mano iz­quier­da de Ma­ri­sa y otros tres im­pac­ta­ron en dis­tin­to lu­ga­res de la vi­vien­da.

“Es­ta­mos to­dos con­mo­cio­na­dos”, di­jo a es­te dia­rio Jorge, un ve­cino de la zo­na que re­cor­dó el cri­men de Ma­ri­sol Oy­ha­nart, que a cua­tro años de ocu­rri­do to­da­vía si­gue im­pu­ne.

Ali­cia, otra ve­ci­na, re­sal­tó que el ata­que a ti­ros del lu­nes pu­do ser to­da­vía peor, ya que en la ca­sa de Abal es­ta­ba dur­mien­do el hi­jo me­nor de edad de Ma­ri­sa, quien re­sul­tó ile­so.

Tras la de­nun­cia de las víc­ti­mas la po­li­cía sa­lió en bus­ca de Do­mín­guez, aun­que re­cién vol­vie­ron a te­ner no­ti­cias su­yas 25 ho­ras des­pués, por un ha­llaz­go ines­pe­ra­do. Fue a las 6 de la tar­de del mar­tes, cuan­do un ma­tri­mo­nio que se dis­po­nía a lim­piar un te­rreno lin­de­ro a su ca­sa se acer­có, in­tri­ga­do, al si­tio en el que su pe­rro mor­dis­quea­ba con­cien­zu­da­men­te al­go.

“Al prin­ci­pio la mu­jer pen­só que era un mu­ñe­co, pe­ro des­pués vio que era un hu­mano y le fal­ta­ba la ca­be­za”, re­la­tó Jorge, alle­ga­do a esa pa­re­ja.

Des­de la fis­ca­lía en­ca­be­za­da por Pa­tri­cia Ale­jan­dra Hor­tel re­co­no­cen que en aquel te­rreno no fue don­de ma­ta­ron a Do­mín­guez, sino que es el si­tio que eli­gie­ron pa­ra des­car­tar­lo: no hay su­fi­cien­te can­ti­dad de san­gre, pe­ro sí se

nd ob­ser­va­ron sig­nos de arras­tre.

Otro pe­rro tras­la­dó una par­te del crá­neo y en los fon­dos del ta­ller lin­de­ro se ha­lla­ron más tro­zos que per­mi­tie­ron re­cons­truir­lo. Al pe­rro le hi­cie­ron una pla­ca ra­dio­grá­fi­ca y se ana­li­za­ron mues­tras de ma­te­ria fe­cal y vómitos, an­te la po­si­bi­li­dad de que hu­bie­ra in­ge­ri­do al­gún pro­yec­til, de­ta­lla el dia­rio La Sín­te­sis, de Sa­la­di­llo. Es que el ar­ma ha­lla­da en el te­rreno de la ca­lle Ali­sal tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra seis ba­las y el tam­bor es­ta­ba va­cío.

Ese sec­tor fue ras­tri­lla­do de nue­vo en las úl­ti­mas ho­ras, en bus­ca de nue­vas evi­den­cias. No hay de­te­ni­dos, aun­que con el pa­so de las ho­ras se re­fuer­za la hi­pó­te­sis de una ven­gan­za.

MÁS RASTRILLAJES CER­CA DEL BAL­DÍO DON­DE APA­RE­CIÓ EL CUER­PO/LA SÍN­TE­SIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.