La vie­ja y reite­ra­da pe­nu­ria de en­con­trar un ca­je­ro au­to­má­ti­co

El Día (La Plata) - - Opinión -

Si bien es cier­to que, a me­di­da que se apro­xi­ma el fin de año, los ca­je­ros au­to­má­ti­cos de la Re­gión se ven co­lap­sa­dos –tal co­mo es­tá ocu­rrien­do en es­tas jor­na­das- tam­bién es ver­dad que un pa­no­ra­ma se­me­jan­te tam­bién se pre­sen­ta cuan­do trans­cu­rren los fi­nes de semana lar­gos o se abre el pe­río­do de las va­ca­cio­nes in­ver­na­les. Lo cier­to es que los ca­je­ros de los Ban­cos, ofi­cia­les y pri­va­dos, vuelven a mos­trar­se aho­ra des­bor­da­dos por una de­man­da que, por lo que se es­tá vien­do, no cuen­ta con una ofer­ta ca­paz de aten­der­la co­mo es de­bi­do.

Tal co­mo se in­for­mó ayer en EL DIA, en to­do el cir­cui­to de su­cur­sa­les ban­ca­rias, tan­to del cen­tro co­mo en los ba­rrios y lo­ca­li­da­des ve­ci­nas, el ir y ve­nir cons­tan­te de ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos que de­pen­den del Ins­ti­tu­to de Pre­vi­sión So­cial bo­nae­ren­se do­mi­nó la es­ce­na. El de­pó­si­to de los ha­be­res co­rres­pon­dien­tes al me­dio agui­nal­do y el bono de fin de año pro­vo­có una ava­lan­cha de adul­tos ma­yo­res y fa­mi­lia­res con la ne­ce­si­dad de ha­cer­se de efec­ti­vo an­tes de que se ago­ta­ra.

Es­to ori­gi­nó la pre­sen­cia de lar­gas co­las an­te ca­je­ros au­to­má­ti­cos que en más de una oca­sión se “col­ga­ron” o de­ja­ron de fun­cio­nar, ge­ne­ran­do los ha­bi­tua­les pe­re­gri­na­jes – de aque­llos que se en­cuen­tran en con­di­cio­nes de ha­cer­lo- a otras bo­cas de ex­pen­dio, en pro­cu­ra de bi­lle­tes. En ca­si to­dos los ca­sos las hi­le­ras de gen­te em­pe­za­ron a ex­ten­der­se des­de ho­ras muy tem­pra­nas, pro­du­cién­do­se ver­da­de­ras aglo­me­ra­rio­nes en los ho­ra­rios cen­tra­les. Des­de lue­go que la si­tua­ción po­drá ver­se re­pli­ca­da en la pró­xi­ma semana, cuan­do em­pie­cen a con­cre­tar­se otros pa­gos a los es­ta­ta­les, co­mo el del me­dio agui­nal­do que se ini­cia­rá el lu­nes pró­xi­mo.

Se ha di­cho ya, en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes, que el sis­te­ma dis­po­ni­ble en la Re­gión de ca­je­ros au­to­má­ti­cos no al­can­za para aten­der a los usua­rios. Asi­mis­mo, en la ac­tua­li­dad se ad­vier­te una ca­da vez ma­yor can­ti­dad de ca­je­ros que no fun­cio­nan o que lo ha­cen en for­ma de­fi­cien­te.

Ar­mar­se de una gran pa­cien­cia, apos­tar a que se pro­duz­can re­car­gas aza­ro­sas o de­ci­dir, en­ton­ces, rea­li­zar una gi­ra por otros ca­je­ros -aque­llos que dis­po­nen de un me­dio de trans­por­te pro­pio- para ver si la suer­te les ha­ce un gui­ño, for­man par­te de las cier­ta­men­te desoladoras al­ter­na­ti­vas que de­ben en­fren­tar mi­les de per­so­nas.

El pro­ble­ma es re­cu­rren­te y se plan­tea des­de ha­ce tan­tos años que, cier­ta­men­te, cues­ta en­ten­der có­mo las au­to­ri­da­des ban­ca­rias no lo ad­vier­ten y en­cuen­tran una fór­mu­la efi­caz para evi­tar que se reite­re. La pa­ra­do­ja se reite­ra: cuán­to más ne­ce­si­ta la gen­te de su di­ne­ro, más se lo re­ta­cean los ca­je­ros au­to­má­ti­cos.

Co­mo se ha di­cho in­sis­ten­te­men­te aquí, el sis­te­ma de ca­je­ros que fue pre­vis­to co­mo una al­ter­na­ti­va para dar­le ma­yor agi­li­dad al sis­te­ma ban­ca­rio, no de­be­ría ex­hi­bir fa­len­cias que, la­men­ta­ble­men­te, per­ju­di­can la con­fia­bi­li­dad de esa va­rian­te y se tra­du­cen en per­jui­cios in­jus­ti­fi­ca­dos para quie­nes se en­cuen­tran ad­he­ri­dos. Ello, sin de­jar de se­ña­lar que, bien or­ga­ni­za­do, se tra­ta de un evi­den­te ade­lan­to.

Se sa­be que una gran por­ción de los clien­tes y usua­rios de es­te ser­vi­cio es­tán for­za­dos a ma­ne­jar­se con el sis­te­ma de ca­je­ros, por­que el pa­go de suel­dos, ju­bi­la­cio­nes y pensiones a tra­vés de ellos es obli­ga­to­rio. No se tra­ta, en­ton­ces, de una op­ción que ha­ya he­cho el usua­rio sino de una im­po­si­ción. Con más ra­zón en­ton­ces el ser­vi­cio de­be­ría te­ner un es­tán­dar de efi­ca­cia ga­ran­ti­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.