Al­fon­sín y el alum­bra­mien­to de la de­mo­cra­cia

El Día (La Plata) - - Opinión - El­va Rou­let (*) (*) Ex vi­ce­go­ber­na­do­ra de Bue­nos Ai­res

Ha­ce 35 años, el 10 de di­ciem­bre de 1983, se pro­du­cía el alum­bra­mien­to de la de­mo­cra­cia con la asun­ción de Raúl Al­fon­sín co­mo pre­si­den­te de los ar­gen­ti­nos sos­te­ni­do con el apo­yo del 52% de una ciu­da­da­nía que vo­tó por la libertad y la vi­da.

Se ex­pre­sa­ba de ese mo­do el re­cha­zo al te­rro­ris­mo se­ten­tis­ta de mon­to­ne­ros y otras ex­pre­sio­nes de “jó­ve­nes ilu­mi­na­dos” su­fri­do du­ran­te el úl­ti­mo go­bierno de Pe­rón y su su­ce­so­ra Isa­bel Mar­tí­nez y de la re­pre­sa­lia cri­mi­nal del go­bierno mi­li­tar que lo su­ce­dió.

El Pre­si­den­te Al­fon­sín, con­se­cuen­te con su pro­me­sa de cam­pa­ña de juz­gar los crí­me­nes co­me­ti­dos im­pul­só in­me­dia­ta­men­te la crea­ción de la Co­mi­sión Nacional so­bre la Des­apa­ri­ción de Per­so­nas -Co­na­dep- cons­ti­tui­da por des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des y pues­ta ba­jo la pre­si­den­cia del es­cri­tor Er­nes­to Sá­ba­to, or­ga­nis­mo que reali­zó una en­jun­dio­sa ta­rea re­co­gien­do las de­nun­cias de mi­les de des­apa­ri­cio­nes for­za­das.

El jui­cio a las Jun­tas Mi­li­ta­res res­pon­sa­bles de las mis­mas cons­ti­tu­ye

ejenmpd­lo un de apli­ca­ción de la ley co­mún y la sen­ten­cia de esos crí­me­nes abe­rran­tes, que al­can­za­ron a los res­pon­sa­bles mi­li­ta­res y a las ca­be­zas del te­rro­ris­mo po­lí­ti­co de los años pre­vios, ter­mi­nó con cien­to se­ten­ta años de am­nis­tías sis­te­má­ti­ca­men­te pro­du­ci­das en nues­tro país.

El “Nun­ca Más” pro­nun­cia­do por el fis­cal Ju­lio Cé­sar Stras­se­ra pu­so pun­to fi­nal a la su­ce­sión de gol­pes de es­ta­do ocu­rri­dos a par­tir del 6 de sep­tiem­bre de 1930 con el de­rro­ca­mien­to del Pre­si­den­te Hi­pó­li­to Yri­go­yen, el pri­me­ro ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te por apli­ca­ción de la ley Saenz Pe­ña.

Pe­ro la de­mo­cra­cia no es so­la­men­te la con­vo­ca­to­ria a la elec­ción so­be­ra­na de sus go­ber­nan­tes por el pue­blo. “Con la de­mo­cra­cia tam­bién se co­me, se cu­ra y se edu­ca”, afir­ma­ba Al­fon­sín, y su ac­ción de go­bierno se orien­tó con me­di­das y pro­yec­tos en ese sen­ti­do con, en­tre otras po­lí­ti­cas, el Plan Ali­men­ta­rio Nacional, el Fon­do de Asis­ten­cia en Me­di­ca­men­tos y el Se­gu­ro Nacional de Sa­lud, pro­yec­to és­te úl­ti­mo de gran im­pac­to que no al­can­zó su apro­ba­ción en el Con­gre­so por la opo­si­ción de los sin­di­ca­tos.

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos de la ne­ce­si­dad de em­pren­der una mar­cha éti­ca ha­cia la igual­dad”, afir­mó, y es­te prin­ci­pio mar­có su tra­yec­to­ria. Fue un ac­ti­vo de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos en una ta­rea cons­tan­te ini­cia­da des­de su per­te­nen­cia tem­pra­na a la Asam­blea Per­ma­nen­te de De­re­chos Hu­ma­nos (APDH). Des­de su pre­si­den­cia ra­ti­fi­có los Con­ve­nios In­ter­na­cio­na­les vi­gen­tes, los que lue­go tu­vie­ron ran­go cons­ti­tu­cio­nal por su ini­cia­ti­va en la Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal de 1994.

“La ta­rea prin­ci­pal que nos en­co­men­dó el país en 1983 fue cons­truir una de­mo­cra­cia”, es­cri­bió Al­fon­sín en su li­bro “Me­mo­ria po­lí­ti­ca”, en 2004. El pu­so la pie­dra fun­da­cio­nal del más ex­ten­so pe­río­do de­mo­crá­ti­co de la his­to­ria del país.

En el ho­me­na­je que se le rin­dió el 1 de oc­tu­bre de 2008, di­jo di­ri­gién­do­se es­pe­cial­men­te a los jó­ve­nes: “Siem­pre creí y así lo di­je en tan­tas opor­tu­ni­da­des que es la mi­sión de los di­ri­gen­tes y de los lí­de­res plan­tear ideas y pro­yec­tos evi­tan­do la au­to­re­fe­ren­cia­li­dad y el per­so­na­lis­mo; orien­tar y abrir ca­mi­nos, ge­ne­rar con­sen­sos, con­vo­car al em­pren­di­mien­to co­lec­ti­vo, su­mar in­te­li­gen­cias y vo­lun­ta­des, asu­mir con res­pon­sa­bi­li­dad la car­ga de las de­ci­sio­nes. Si­gan a ideas, no si­gan a hom­bres”.

Hoy es­te pen­sa­mien­to con­ti­núa in­ter­pe­lán­do­nos para con­so­li­dar, con las ac­cio­nes y el com­pro­mi­so de to­dos y ca­da uno, es­ta de­mo­cra­cia que él alum­bró pe­ro que ne­ce­si­ta afian­zar­se y lle­gar a to­dos los ám­bi­tos de la vi­da nacional. Para ello nos di­ría tam­bién, se­gu­ra­men­te, hon­re­mos nues­tro com­pro­mi­so en Cam­bie­mos, la he­rra­mien­ta que su­pi­mos crear para avan­zar jun­tos en la cons­truc­ción de un país nor­mal, con diá­lo­go y bús­que­da de con­sen­sos co­mo él pro­po­nía, in­te­gra­do al mundo y re­co­no­ci­do por to­das las de­mo­cra­cias, co­mo ha su­ce­di­do en es­tos úl­ti­mos días, por esa vi­si­ble vo­lun­tad de cam­bio que es­ta­mos tran­si­tan­do ha­cia una Ar­gen­ti­na po­si­ble.

Hoy, se­guir ese ca­mino tra­za­do es la ma­ne­ra en que ha­bre­mos con­tri­bui­do a afian­zar ese alum­bra­mien­to y hon­rar a Raúl Al­fon­sín, el pa­dre de la de­mo­cra­cia.

(Té­lam)

Raúl Al­fon­sín pu­so la pie­dra fun­da­cio­nal del más ex­ten­so pe­río­do de­mo­crá­ti­co en la his­to­ria del país”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.