Gim­na­sia ter­mi­nó de pie

El equi­po de Pe­dro Tro­glio ju­gó la fi­nal co­mo de­bía ha­cer­lo, tan­to en lo co­lec­ti­vo co­mo en lo in­di­vi­dual. No se guar­dó na­da

El Día (La Plata) - - Deportes - Wal­ter Epís­co­po we­pis­co­[email protected]­dia.com

Pe­dro Tro­glio bus­ca una ex­pli­ca­ción mi­ran­do al cie­lo de la no­che men­do­ci­na. Lu­cas Licht ti­ra­do en el cam­po de jue­go, tam­bién. Mi­les de hin­chas re­ti­rán­do­se del es­ta­dio “Mal­vi­nas Ar­gen­ti­nas”, ha­cen lo mis­mo.

Los mo­ti­vos sue­len ir para el la­do del des­tino; o para aque­llos que tie­nen fe o no, para el la­do de la creen­cia re­li­gio­sa. Qué más pue­de ha­ber? “Al equi­po no se le pue­de de­cir na­da es­ta vez”, co­men­tan los hin­chas.

Ju­ga­ron la fi­nal co­mo de­bían, des­de lo co­lec­ti­vo pre­sio­nan­do a un ri­val que co­mo un bo­xea­dor con­tra las cuer­das, so­lo bus­ca­ba ai­re y re­ven­ta­ba la pe­lo­ta para cual­quier par­te o pa­ra­ba el jue­go con cual­quier ex­cu­sa. El Lobo do­mi­nó te­rri­to­rial­men­te y tu­vo la pe­lo­ta la ma­yor par­te del tiem­po.

Des­de lo in­di­vi­dual, fue pa­re­jo y con al­gu­nos pun­tos al­tos co­mo Gua­ni­ni que de­be ha­ber ju­ga­do su me­jor par­ti­do en Pri­me­ra, más allá que es­ta vez le to­có errar en los pe­na­les. Fa­ra­ve­lli fue to­do co­ra­zón y des­de sus pies sa­lie­ron las me­jo­res ac­cio­nes, mar­can­do ade­más el gol del em­pa­te en un con­tra­gol­pe le­tal.

El pa­ra­gua­yo Ayala quien es­ta­ba en deu­da en cuan­to a su ren­di­mien­to, de­mos­tró su je­rar­quía y per­so­na­li­dad para es­ta cla­se de en­cuen­tros. Ri­nau­do fue el ce­re­bro apor­tan­do cla­ri­dad. Com­ba más no pu­do ha­ber co­rri­do de­mos­tran­do un im­por­tan­te des­plie­gue.

El res­to, al­gu­nos más otros me­nos, pe­ro cum­plie­ron, y no se achi­ca­ron an­te un ri­val que traía la car­ga de per­der tres fi­na­les de Co­pa Ar­gen­ti­na, y nom­bres im­por­tan­tes co­mo Ca­ruz­zo, Or­ti­go­za, Ca­ma­cho, y arri­ba a una du­pla pe­li­gro­sa co­mo la de Zam­pe­dri y Ru­ben.

Afue­ra la gen­te hi­zo lo su­yo, con una mo­vi­li­za­ción con­mo­ve­do­ra re­co­rrien­do 1.100 ki­ló­me­tros; aden­tro el equi­po ac­tuó en con­se­cuen­cia, por eso tam­bién esa ova­ción y aplau­sos en el fi­nal para los ju­ga­do­res. Es que no ha­bía lu­gar para re­cri­mi­nar na­da. El hin­cha se dio cuen­ta que el equi­po de­jó to­do lo que te­nía.

Los ju­ga­do­res tam­bién de­mos­tra­ron su con­duc­ta de­por­ti­va, que no es po­ca co­sa en es­tos tiem­pos de sal­va­jis­mo fut­bo­le­ro. Gim­na­sia fue un buen per­de­dor que­dán­do­se en el cam­po de jue­go a pe­sar de su do­lor y bron­ca por la chance de tí­tu­lo que se le aca­ba­ba de es­ca­par. A es­pe­rar su me­da­lla y sa­lu­dar a su ri­val, co­mo de­be ser. Eso tam­bién de­be ser mo­ti­vo de or­gu­llo para su gen­te, el com­por­ta­mien­to de sus ju­ga­do­res, en es­tos tiem­pos en don­de los va­lo­res es­tán pi­so­tea­dos y ju­gar sucio o ha­cer tram­pa es de “vi­vos”. Para aplau­dir en­ton­ces en es­te as­pec­to tam­bién a los ju­ga­do­res y cuer­po téc­ni­co de Gim­na­sia.

Si hu­bo tris­te­za? Cla­ro que si. Y mu­cha, en un ves­tua­rio don­de las lá­gri­mas abun­da­ron por la chance per­di­da. Des­de los ju­ga­do­res,

nd di­ri­gen­tes, cuer­po téc­ni­co, mé­di­cos has­ta la gen­te de uti­le­ria, que es­tu­vo en ca­da de­ta­lle para que a los ju­ga­do­res no les fal­te na­da.

Fue una no­che do­lo­ro­sa y tris­te para Gim­na­sia por el re­sul­ta­do. Por­que no me­re­ció ir a pe­na­les, hi­zo mé­ri­tos para ga­nar­lo en los no­ven­ta mi­nu­tos, pe­ro no pu­do ser. Y Cen­tral que ju­gó peor que en las tres fi­na­les que le to­có per­der, es­tu­vo fino en los pe­na­les y ter­mi­nó fes­te­jan­do.

Un pá­rra­fo apar­te me­re­ce la con­duc­ta de la gen­te, que en una semana reali­zó dos mo­vi­li­za­cio­nes im­por­tan­tes y no ge­ne­ró nin­gún dis­tur­bio, tan­to con Ri­ver en Mar del Pla­ta co­mo con Ro­sa­rio Cen­tral en Men­do­za. Hu­bo bue­na con­vi­ven­cia en la ru­ta, pa­ra­do­res y ca­lles, an­tes y des­pués del par­ti­do, al­go que no de­ja de ser sa­lu­da­ble.

De las de­rro­tas tam­bién se apren­de (aun­que el Lobo ter­mi­nó in­vic­to con tres vic­to­rias y tres em­pa­tes), tal vez lo he­cho en es­ta Co­pa Ar­gen­ti­na sir­va para en­con­trar el ca­mino a se­guir, ya sea para la lu­cha en la Su­per­li­ga Ar­gen­ti­na don­de de­be­rá le­van­tar, y mu­cho, co­mo a su vez pen­sar en una pró­xi­ma edi­ción de la Co­pa.

Gim­na­sia mu­rió de pie y na­die le po­drá de­cir na­da, de­mos­tró que tie­ne con que pe­lear y ese de­be ser el con­sue­lo para Tro­glio, que de­be­rá ma­ña­na mis­mo an­te Huracán, apun­tar a sa­car los tres pun­tos.

LAS LÁ­GRI­MAS DE LU­CAS LICHT, EL EM­BLE­MA DE GIM­NA­SIA, QUE SU­FRIÓ CON LA FI­NAL PER­DI­DA / DEMIAN ALDAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.