“Co­let­te” Pro­li­jo re­tra­to de una se­ño­ra au­daz, ta­len­to­sa y desafian­tend

Un film que sir­ve co­mo una afir­ma­ción fe­mi­nis­ta que, des­de to­dos la­dos, sa­le a de­nun­ciar su pos­ter­ga­ción y a re­cla­mar su lu­gar

El Día (La Plata) - - Cine Y Música - Ale­jan­dro Cas­ta­ñe­da af­cas­[email protected]

CO­LET­TE, de Wash West­mo­re­land.Ha­ce unas se­ma­nas se es­tre­nó “La es­po­sa”, un film que re­tra­ta­ba la su­fri­da vi­da de una bue­na se­ño­ra que du­ran­te cua­ren­ta años, por amor a su ma­ri­do, de­ci­dió es­cri­bir lo que él pu­bli­ca­ba. Aho­ra lle­gó un su­ce­so de la vi­da real que pro­fun­di­za esa his­to­ria: Co­let­te fue una mu­jer desafian­te en una épo­ca don­de ellas só­lo te­nían re­ser­va­do un lu­gar se­cun­da­rio, anó­ni­mo y ol­vi­da­do. Fue una au­to­ra es­con­di­da de unos re­la­tos que cau­sa­ron gran re­vue­lo en el Pa­rís de los años 20. El film sir­ve co­mo par­te de una afir­ma­ción fe­mi­nis­ta que des­de to­dos los rin­co­nes sa­le a de­nun­ciar su pos­ter­ga­ción y a re­cla­mar su lu­gar. Se ca­só por amor con un es­cri­tor sin ta­len­to pe­ro con bue­nas ideas, un ti­po que usó el ta­len­to de Co­let­te para ob­te­ner pla­ta, con­quis­tas y pres­ti­gio. Pe­ro Co­let­te fue más allá. Cuan­do las puer­tas de la eman­ci­pa­ción se en­tre­abren ya no hay re­torno. Y la ver­da­de­ra Co­let­te ex­pon­drá su vi­da li­cen­cio­sa co­mo ejer­ci­cio desafian­te. Pe­lea por sa­lir del ano­ni­ma­to y afir­ma su nue­va iden­ti­dad de­jan­do al ma­ri­do y yén­do­se a vi­vir con una mu­jer en tiem­pos don­de el les­bia­nis­mo era vis­to co­mo una mal­di­ción. Fue una es­cri­to­ra que abrió el ca­mino a nue­vas lec­to­ras y a una li­te­ra­tu­ra atre­vi­da y li­be­ra­do­ra. Una mu­jer que im­pu­so su mi­ra­da y su pre­sen­cia.

La be­lle­za in­dis­cu­ti­ble de Kei­ra Knightley, tan de­li­ca­da y tan ro­tun­da, le da es­pe­su­ra ro­mán­ti­ca a un re­la­to bien ves­ti­do, al que le fal­ta más fuer­za y más vue­lo para dar­le su ver­da­de­ra di­men­sión a una ar­tis­ta que te­nía al­go de he­roí­na im­pre­de­ci­ble. Co­let­te es uno de esos films –otro más- irre­pro­cha­ble des­de lo vi­sual, pe­ro a es­ta al­tu­ra eso no bas­ta. Uno le pi­de al ci­ne y mu­cho más al que re­co­rre una vi­da tan al­bo­ro­ta­do­ra y ta­len­to­sa, más au­da­cia, más ener­gía y más den­si­dad dra­má­ti­ca. Es­tá bien dia­lo­ga­do y re­tra­ta en un par de pin­ce­la­zos el ai­re del Pa­rís de prin­ci­pio de si­glo. Pe­ro es una bio­pic im­per­so­nal y cui­da­da que, le­jos del es­pí­ri­tu de la ver­da­de­ra Co­let­te, pre­fi­rió ele­gir el ca­mino de la ex­po­si­ción pro­li­ja y la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. (*** BUE­NA)

KEI­RA KNIGHTLEY, TAN DE­LI­CA­DA Y TAN RO­TUN­DA, PRO­TA­GO­NI­ZA ES­TE RE­TRA­TO BIO­GRÁ­FI­CO / OUTNOW

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.