95

Se tra­ta de 18 ofi­cia­les so­bre quie­nes pe­san de­nun­cias por di­ver­sos ve­já­me­nes su­fri­dos por cons­crip­tos. Fue­ron ci­ta­dos a pres­tar de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria

El Día (La Plata) - - Portada - Ni­co­las Mal­do­na­do nmal­do­na­[email protected]­dia.com

La can­ti­dad de mi­li­ta­res de­nun­cia­dos ori­gi­nal­men­te en la cau­sa por tor­tu­ras y abu­sos. Só­lo 18 fue­ron ci­ta­dos a in­da­ga­to­ria.

Hu­bo de to­do pe­ro lo co­mún eran los es­ta­queos, que lle­ga­ron a dar­se ba­jo fue­go enemi­go

Aun res­ta re­sol­ver una cues­tión ju­di­cial pa­ra­le­la: si se tra­ta de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad

On­ce años des­pués de que se de­nun­cia­ran los pri­me­ros ca­sos y cuan­do ya han pa­sa­do 36 des­de el fi­nal de la gue­rra, la Jus­ti­cia ci­tó a in­da­ga­to­ria 18 de los 95 ofi­cia­les acu­sa­dos de so­me­ter a tor­tu­ras y abu­sos a sol­da­dos cons­crip­tos du­ran­te el con­flic­to. Así lo con­fir­ma­ron ayer en el Cen­tro de Ex Com­ba­tien­tes de La Pla­ta (CECIM) al se­ña­lar que el juez fe­de­ral de Us­huaia Federico Cal­ve­te hi­zo lu­gar a una so­li­ci­tud pre­sen­ta­da en ma­yo por el fis­cal fe­de­ral de Río Gran­de, Mar­ce­lo Ra­po­port.

Los mi­li­ta­res ci­ta­dos a pres­tar de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria son Mi­guel Ángel Gar­de, Be­li­sa­rio Gustavo Af­fran­chino Ru­mi, Eduar­do Luis Gas­sino, Jor­ge Os­car Fe­rran­te, Emi­lio Jo­sé Samyn Du­co, Jor­ge Gui­ller­mo Díaz, Luis Al­fre­do Manzur, Raúl An­to­nio Li­na­res, Pa­blo Emi­lio Her­nán­dez, Clau­dio Ta­ma­reu, Jor­ge Ar­nal­do Ro­mano, Ra­món Eduar­do Ca­ro, Ser­gio Al­ber­to Gue­va­ra, Os­car Luis Con­tre­ras, Fran­cis­co Ga­briel Ri­ve­ro, Os­car Al­ba­rra­cín, Ra­món De­si­de­rio Lei­va y Gustavo Adol­fo Cal­de­ri­ni.

La cau­sa -que sur­gió en 2007 a par­tir de las de­nun­cias de 23 cons­crip­tos co­rren­ti­nos pre­sen­ta­das por el en­ton­ces se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos de esa pro­vin­cia, Pa­blo Va­sell- to­mó im­pul­so a raíz de ac­cio­nes pro­mo­vi­das por el Cen­tro de Ex Com­ba­tien­tes de La Pla­ta (CECIM). Y hoy se fun­da en el tes­ti­mo­nio de 120 ex com­ba­tien­tes que de­cla­ra­ron co­mo víc­ti­mas o tes­ti­gos de tor­tu­ras co­me­ti­das por al me­nos 95 mi­li­ta­res, que eran sus su­pe­rio­res.

“El lla­ma­do a pres­tar de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria cons­ti­tu­ye un ver­da­de­ro pun­to de in­fle­xión, por pri­me­ra vez en más de una dé­ca­da los de­nun­cia­dos es­ta­rán fren­te a fren­te con el juez y se les ex­pon­drán los de­li­tos de los que los acu­sa”, re­co­no­ció Je­ró­ni­mo Gue­rre­ro Irao­la, abo­ga­do del CECIM.

De acuer­do con la acu­sa­ción del fis­cal Ra­po­port, du­ran­te la gue­rra se ha­brían pro­du­ci­do al me­nos 22 ve­já­me­nes con­tra sol­da­dos, en la ma­yo­ría de los ca­sos ‘es­ta­quea­mien­tos’ y ‘en­te­rra­mien­tos’ en cas­ti­go por fal­tas co­me­ti­das en la de­ses­pe­ra­ción de por la

es­ca­sez de abri­go y co­mi­da.

“Los cas­ti­gos eran de di­ver­sa ín­do­le, pe­ro en ge­ne­ral es­tu­vie­ron re­la­cio­na­dos con ac­tos de desobe­dien­cia mo­ti­va­dos por el ham­bre al que es­ta­ban so­me­ti­dos los sol­da­dos”, se­ña­la­ron des­de la se­cre­ta­ría de De­re­chos

Hu­ma­nos de la Pro­vin­cia, or­ga­nis­mo en su mo­men­to hi­zo una pre­sen­ta­ción para que esos de­li­tos fue­ran con­si­de­ra­dos de “le­sa hu­ma­ni­dad” y no pres­cri­ban.

Si bien un juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia y la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ape­la­cio­nes de Co­mo­do­ro Ri­va­da­via con­si­de­ra­ron que se tra­ta de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, que­da por re­sol­ver aho­ra un re­cur­so de que­ja pre­sen­ta­do an­te la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción Pe­nal.

“Hu­bo de to­do. Lo co­mún eran los es­ta­queos, que lle­ga­ron a dar­se in­clu­so ba­jo fue­go enemi­go; pe­ro ade­más uti­li­za­ban los te­lé­fo­nos de cam­pa­ña co­mo pi­ca­na, te me­tían los pies en po­zos de agua con­ge­la­do y ha­bía un su­pe­rior que apli­ca­ba una pin­za pi­co de lo­ro en los la­bios para cas­ti­gar a los com­pa­ñe­ros”, de­ta­lla Er­nes­to Alon­so, el se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos del CECIM, quien sos­tie­ne que los cas­ti­gos eran “siem­pre por lo mis­mo: ma­tar una oveja o es­ca­par­se a bus­car co­mi­da para ata­jar el ham­bre”.

“La ne­ga­ción de es­tos he­chos sos­te­ni­da du­ran­te años por los mi­li­ta­res em­pe­zó a des­mo­ro­nar­se a par­tir de las pri­me­ras de­nun­cias for­ma­les. Con el trans­cur­so de los años fue­ron apa­re­cien­do ca­da vez más tes­ti­gos y más ca­sos. En la me­di­da en que los com­pa­ñe­ros se da­ban cuen­ta que la cau­sa ve­nía en se­rio se ani­ma­ban a con­tar lo que les pa­só”, ex­pli­ca Alon­so quien es­pe­ra que es­te pa­sa da­do aho­ra por la Jus­ti­cia per­mi­ta que se co­noz­ca fi­nal­men­te la ver­dad.

LA MA­YO­RIA DE LOS CA­SOS DE TOR­TU­RA ES­TU­VIE­RON VIN­CU­LA­DOS A FAL­TAS CO­ME­TI­DAS POR LA TRO­PA POR HAM­BRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.