To­do lis­to para la Sú­per Fi­nal

Tan­to Ri­ver co­mo Bo­ca se en­tre­na­ron ayer en Ma­drid a la es­pe­ra del cho­que tras­cen­den­tal en el mí­ti­co San­tia­go Ber­na­béu. Los en­tre­na­do­res de am­bos clu­bes no con­fir­ma­ron aún a sus equi­pos. La ex­pec­ta­ti­va cre­ce mi­nu­to a mi­nu­to an­te un par­ti­do sen­sa­cio­nal

El Día (La Plata) - - Deportes - Juan Jo­sé Ya­ñez jj­ya­ñ[email protected]­mail.com

La fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res 2018 se pue­de ob­ser­var des­de va­rios án­gu­los tam­bién en Ma­drid. Los (muy) po­cos co­no­ce­do­res y aman­tes del fút­bol su­da­me­ri­cano es­tán en­tre sor­pren­di­dos y ma­ra­vi­lla­dos. Al­go que nun­ca ha­bían so­ña­do es­tá por ocu­rrir en ho­ras (se su­po­ne) a po­cas man­za­nas de sus ca­sas. La co­lo­nia ar­gen­ti­na, más de lo mis­mo. Pe­ro para la gran ma­yo­ría de los ma­dri­le­ños, el par­ti­do tie­ne un in­te­rés más cer­cano a la sec­ción po­li­cia­les de un dia­rio (o a lo an­tro­po­ló­gi­co, si nos po­ne­mos aca­dé­mi­cos) que a lo de­por­ti­vo.

Es ra­ro en­con­trar gen­te que pre­gun­te acer­ca de la ac­tua­li­dad de los equi­pos o so­bre las probables for­ma­cio­nes, pe­ro es muy co­mún ser in­ter­pe­la­do so­bre si vie­nen o no los ba­rra­bra­vas. La ver­dad es que cuan­do se ha­bla de la fi­nal, ca­si no se men­cio­na otra co­sa. In­creí­ble­men­te, nom­bres co­mo Di Zeo o Go­doy se han con­ver­ti­do en recurrentes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­pa­ño­les y la de­por­ta­ción de Maz­za­ro abrió to­dos los no­ti­cie­ros na­cio­na­les.

Ade­más, más allá del te­mor por los po­si­bles ac­tos de vio­len­cia, los ve­ci­nos de la ciudad vi­ven la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res co­mo un in­cor­dio. Mu­chas ca­lles cén­tri­cas es­ta­rán blin­da­das el fin de semana por ca­si 4000 po­li­cías ade­más de es­tar cor­ta­das al trá­fi­co. Más va­le pre­ve­nir, di­ce el re­fra­ne­ro. Las imá­ge­nes del ata­que al au­to­bús de Bo­ca se te­le­vi­sa­ron ca­si en di­rec­to y to­da Es­pa­ña vio la se­cuen­cia que ha col­ma­do el va­so de las des­gra­cias del fút­bol ar­gen­tino. So­bre la es­tu­pi­dez hu­ma­na tam­bién se ha es­cri­to aquí mu­cho du­ran­te los úl­ti­mos días. En cuan­to al ne­go­cio de la fi­nal, hay para to­dos los gus­tos. La Aso­cia­ción de Ho­te­les de la ca­pi­tal anun­ció que ten­drá ca­si com­ple­ta la ca­pa­ci­dad de sus es­ta­ble­ci­mien­tos. Tam­bién los res­tau­ran­tes ya es­tán sin­tien­do la pre­sen­cia de los hin­chas ar­gen­ti­nos. Por otro la­do, aun­que se da por des­con­ta­do el lleno del Ber­na­béu, la re­ven­ta no es­tá dan­do el be­ne­fi­cio que se es­pe­ra­ba. Cien­tos de so­cios del Ma­drid es­tán de­vol­vien­do las en­tra­das que com­pra­ron con la es­pe­ran­za de ga­nar­se una pa­ga ex­tra para ha­cer fren­te a los re­ga­los na­vi­de­ños. To­da­vía el viernes se con­se­guían en­tra­das por los ca­na­les de ven­ta ofi­cia­les. A pe­sar de to­do, con su más y sus me­nos, se es­ti­ma que la fi­nal de­ja­rá en la ciudad unos 25 millones de eu­ros.

Un tris­te re­es­treno

En el año 2011, Ca­nal +, la ca­de­na de te­le­vi­sión de pa­go más im­por­tan­te de Es­pa­ña, emi­tió un do­cu­men­tal en el que el pe­rio­dis­ta vas­co Jon Sis­tia­ga se su­mer­gía en el in­fra­mun­do de las ba­rras bra­vas ar­gen­ti­nas y se lo re­ve­la­ba a los te­le­vi­den­tes es­pa­ño­les. Pa­li­zas por en­car­go, trá­fi­co de dro­gas, re­ven­ta de en­tra­das y ex­tor­sión a so­cios, en­tre otras dis­tin­gui­das ac­ti­vi­da­des, sor­pren­dían a los azo­ra­dos es­pec­ta­do­res. El pro­gra­ma hi­zo bas­tan­te rui­do en los círculos re­la­cio­na­dos con el fút­bol. Es­ta semana, a sie­te años de su es­treno, el ca­nal, con mu­cho ol­fa­to para de­tec­tar el in­te­rés del pú­bli­co, lo vol­vió a po­ner en el ai­re.

Sin em­bar­go, hay que de­cir que de mo­men­to, a ho­ras de la fi­nal, los hin­chas se han com­por­ta­do de la me­jor ma­ne­ra. El viernes ya se em­pe­za­ron a ver gru­pos nu­me­ro­sos de afi­cio­na­dos de Ri­ver y Bo­ca en los pun­tos más im­por­tan­tes de la ciudad, cer­ca­nías del Es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu in­clui­das, vo­cean­do las clá­si­cas can­cio­nes de can­cha. Efec­ti­vos de la Policía Nacional los vi­gi­la­ban de muy cer­ca. Hazte fa­ma.

ANÁ­LI­SIS

PA­BLO PÉ­REZ Y DARÍO BENEDETTO EN PLE­NA SE­SIÓN DE EN­TRE­NA­MIEN­TOS DEL XE­NEI­ZE AYER EN MA­DRID/PREN­SA BO­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.