A un mes de las de­nun­cias, el se­na­dor cam­po­ris­ta si­gue en su ban­ca

Jor­ge Ro­me­ro fue apun­ta­do por una mi­li­tan­te. Hi­zo un mea cul­pa y di­jo que se apar­ta­ría de sus fun­cio­nes. Pe­ro nun­ca se fue

El Día (La Plata) - - Política - Jo­sé Mal­do­na­do jmal­do­na­[email protected]­dia.com

El jue­ves 13 de di­ciem­bre, con bue­na par­te de la so­cie­dad con­vul­sio­na­da por la de­nun­cia de la ac­triz Thel­ma Far­dín con­tra Juan Dart­hés por vio­la­ción, los se­na­do­res de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res ba­ja­ron al re­cin­to pa­ra la úl­ti­ma se­sión del año y pu­sie­ron en sus ban­cas car­te­les con la le­yen­da “Mi­rá có­mo nos po­ne­mos”, fra­se que se trans­for­mó en un slo­gan del mo­vi­mien­to pa­ra vi­si­bi­li­zar si­tua­cio­nes de abu­sos con­tra las mu­je­res. A pe­di­do de los fo­tó­gra­fos, los le­gis­la­do­res del ofi­cia­lis­mo y la opo­si­ción po­sa­ron pa­ra la cá­ma­ra con los car­te­les. La fo­to tu­vo un gran au­sen­te: Jor­ge Ro­me­ro, el se­na­dor del blo­que de Uni­dad Ciu­da­da­na, que es­pe­ró en los pa­si­llos e in­gre­só al re­cin­to ya ini­cia­da la se­sión pa­ra evi­tar una si­tua­ción in­có­mo­da.

Ho­ras an­tes, una jo­ven ex in­te­gran­te de La Cám­po­ra, la agru­pa­ción don­de Ro­me­ro cons­tru­yó to­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, lo acu­só por un in­ten­to de abu­so se­xual. “Me en­ce­rró en un ba­ño y me di­jo que le ha­ga se­xo oral”, re­la­tó Step­ha­nie Ca­lo.

La de­nun­cia ge­ne­ró un fuer­te sa­cu­dón en el kirch­ne­ris­mo y en el Se­na­do bo­nae­ren­se. En se­gui­da, el de­nun­cia­do hi­zo un des­car­go so­bre la si­tua­ción con tono de mea cul­pa y afir­mó que da­ría “un pa­so al cos­ta­do”, lo que fue to­ma­do co­mo un anun­cio con res­pec­to a su con­ti­nui­dad co­mo se­na­dor. “Re­nun­ció el se­na­dor de La Cám­po­ra acu­sa­do por abu­so”, fue el ti­tu­lar que re­pli­ca­ron va­rios por­ta­les y agen­cias de no­ti­cias.

Hoy, a un mes del epi­so­dio, el “Lo­co” Ro­me­ro si­gue en su ban­ca del Se­na­do bo­nae­ren­se, don­de su si­tua­ción que­dó en una suer­te de stand by fa­ci­li­ta­do por el re­ce­so le­gis­la­ti­vo de enero. Y si­gue cum­plien­do, ade­más, su rol po­lí­ti­co y lo­gís­ti­co co­mo uno de los res­pon­sa­bles del ar­ma­do bo­nae­ren­se de La Cám­po­ra, cu­yo lí­der, Má­xi­mo Kirch­ner, en­sa­yó tras el epi­so­dio una suer­te de au­to­crí­ti­ca y pi­dió es­cu­char “la de­man­da de las mu­je­res”.

AVA­LAN­CHA DE DE­NUN­CIAS

La apa­ri­ción de Thel­ma Far­dín y el co­lec­ti­vo de ac­tri­ces ar­gen­ti­nas a prin­ci­pios de di­ciem­bre pro­vo­có una suer­te de ava­lan­cha de de­nun­cias que sur­gió pri­me­ro en el ám­bi­to ar­tís­ti­co y que se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te a otras es­fe­ras, co­mo la po­lí­ti­ca. El ca­so de Ro­me­ro fue ape­nas uno más en­tre va­rios. El más di­fun­di­do, aca­so, fue el del se­na­dor ra­di­cal pam­peano Juan Car­los Ma­rino, quien fue acu­sa­do por una em­plea­da le­gis­la­ti­va que di­jo que abu­só se­xual­men­te de ella e impu­tado por es­te ca­so jun­to a dos co­la­bo­ra­do­res en una cau­sa abier­ta en la Jus­ti­cia fe­de­ral.

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió con Ma­rino, en el ca­so de Ro­me­ro la Jus­ti­cia to­da­vía no reali­zó nin­gún mo­vi­mien­to. Step­ha­nie Ca­lo lan­zó su de­nun­cia pú­bli­ca con­tra el le­gis­la­dor bo­nae­ren­se el 12 de enero. Se­gún re­la­tó, el epi­so­dio ocu­rrió en 2017, du­ran­te una sa­li­da con otros mi­li­tan­tes de La Cám­po­ra. “Fui­mos a co­mer a un bar en Pa­ler­mo. De ahí de­ci­di­mos ir a bai­lar. En el me­dio del ca­mino nos cru­za­mos con el Lo­co Ro­me­ro. Fui­mos a bai­lar y uno de ellos di­ce de ir a la ca­sa pa­ra es­tar más tran­qui­los”. En un de­par­ta­men­to de Ca­ba­lli­to, Ca­lo ad­mi­tió que tu­vo se­xo con­sen­ti­do con uno de los hom­bres. Al ter­mi­nar, de­ci­dió que­dar­se por­que una de sus ami­gas con­ti­nua­ba en una ha­bi­ta­ción con otro mi­li­tan­te, ex­pli­có. En ese mo­men­to fue in­ter­cep­ta­da por Ro­me­ro, que pri­me­ro la arrin­co­nó en la co­ci­na y lue­go la en­ce­rró en un ba­ño, ase­gu­ró.

“Me di­jo ‘aho­ra vas a te­ner se­xo oral con­mi­go, con él y con él’. Me tra­ta­ron co­mo una tra­ba­ja­do­ra se­xual que es­ta­ba por turno”, re­la­tó. “Cuan­do lo­gro sa­lir, el Lo­co Ro­me­ro me aga­rra, me me­te en el ba­ño, tra­ba la puer­ta, se ba­ja los pan­ta­lo­nes y, de una for­ma más gua­ran­ga, di­jo que que­ría que le ha­ga se­xo oral. Le di­je no y que me abrie­ra la puer­ta”, de­ta­lló. El se­na­dor, siem­pre se­gún el re­la­to, la man­tu­vo re­te­ni­da has­ta que la jo­ven em­pe­zó a gri­tar.

Tras la de­nun­cia de Ca­lo, hu­bo otros re­la­tos que apun­ta­ron con­tra di­ri­gen­tes y mi­li­tan­tes de La Cám­po­ra. Ni­co­lás Roó, res­pon­sa­ble de la ju­ven­tud en La Pam­pa, fue de­nun­cia­do por una su­pues­ta vio­la­ción a una me­nor de 17 años, por lo que fue echa­do de la agru­pa­ción y del car­go.

En se­gui­da, Ro­me­ro hi­zo un des­car­go a tra­vés de sus re­des so­cia­les en el que pa­re­ció re­co­no­cer el epi­so­dio. “Soy un va­rón cria­do en una so­cie­dad pa­triar­cal (...) en el pa­sa­do tu­ve prác­ti­cas ma­chis­tas que en ese mo­men­to pa­re­cían na­tu­ra­les”, di­jo. Y anun­ció: “Es por eso que he de­ci­di­do dar un pa­so al cos­ta­do de mis res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas”.

Por esas ho­ras, en la Le­gis­la­tu­ra co­rrie­ron fuer­tes ver­sio­nes so­bre una re­nun­cia de Ro­me­ro, que lue­go se con­vir­tie­ron en un su­pues­to pe­di­do de li­cen­cia pa­ra que se ana­li­ce el ca­so. Na­da de eso ocu­rrió.

“El ‘Cuer­vo’ lo con­tu­vo y en cier­ta for­ma lo ban­có. Nun­ca qui­so que el ca­so ter­mi­ne en una re­nun­cia”, di­cen hoy quie­nes co­no­cen bien el fun­cio­na­mien­to de la agru­pa­ción de Má­xi­mo Kirch­ner. Ro­me­ro es un cua­dro que fue as­cen­dien­do po­si­cio­nes den­tro de La Cám­po­ra a la som­bra de su re­fe­ren­te, An­drés “Cuer­vo” La- rro­que, quien lo de­sig­nó, jun­to al dipu­tado Fa­cun­do Tig­na­ne­lli, co­mo res­pon­sa­bles de la or­ga­ni­za­ción a ni­vel pro­vin­cial.

El “Lo­co” Ro­me­ro, en efec­to, tu­vo un cre­ci­mien­to rá­pi­do en la agru­pa­ción. Co­men­zó su mi­li­tan­cia en su dis­tri­to, Flo­ren­cio Va­re­la, don­de lle­gó a ser con­ce­jal. Lue­go, fue en­car­ga­do de asun­tos fi­nan­cie­ros de la tro­pa le­gis­la­ti­va de La Cám­po­ra en la Pro­vin­cia. Las ver­sio­nes di­cen que era el en­via­do de La­rro­que pa­ra con­tro­lar los nú­me­ros de dipu­tados y se­na­do­res de la ju­ven­tud kirch­ne­ris­ta.

EN STAND BY

Pa­sa­do un mes de la de­nun­cia, en el Se­na­do bo­nae­ren­se for­mal­men­te no hu­bo ab­so­lu­ta­men­te nin­gún mo­vi­mien­to con res­pec­to a la si­tua­ción de Ro­me­ro. Se­gún tras­cen­dió, ape­nas la de­nun­cia se hi­zo pú­bli­ca hu­bo con­ver­sa­cio­nes in­for­ma­les en­tre el blo­que del kirch­ne­ris­mo y del ofi­cia­lis­mo, en don­de se eva­luó la po­si­bi­li­dad de otor­gar­le una li­cen­cia en un trá­mi­te rá­pi­do y sin de­ma­sia­do rui­do me­diá­ti­co.

Pe­ro lue­go lle­gó el re­ce­so de ve­rano y Ro­me­ro si­guió en su ban­ca.

nd

El blo­que de Uni­dad Ciu­da­da­na tie­ne de­ci­di­do no rea­li­zar nin­gu­na ex­pre­sión for­mal so­bre el te­ma has­ta que no ha­ya al­gún mo­vi­mien­to en tri­bu­na­les. Has­ta el mo­men­to, la Jus­ti­cia no con­vo­có a Ca­lo pa­ra ra­ti­fi­car y am­pliar la de­nun­cia y, por lo tan­to, no se to­mó nin­gu­na me­di­da de prue­ba.

“Na­die en el kirch­ne­ris­mo le es­tá pi­dien­do que re­nun­cie”, di­cen en el Se­na­do.

Más allá de lo es­tric­ta­men­te le­gis­la­ti­vo, en tér­mi­nos po­lí­ti­cos el ca­so Ro­me­ro ge­ne­ró un fuer­te de­ba­te y con­tra­dic­cio­nes en la agru­pa­ción de Má­xi­mo Kirch­ner, que sa­lió a pe­dir re­vi­sar mé­to­dos. “No pue­de ser que pa­ra las com­pa­ñe­ras sea un cal­va­rio mi­li­tar”, lan­zó el dipu­tado na­cio­nal, al fren­te de una or­ga­ni­za­ción que ape­nas tie­ne una re­fe­ren­te fe­me­ni­na en su cú­pu­la (May­ra Men­do­za) y que en las úl­ti­mas se­ma­nas que­dó en la mi­ra por de­nun­cias que apun­ta­ron a ma­nio­bras de en­cu­bri­mien­to de los de­nun­cia­dos.

“Hay mu­cho de­ba­te. Al­gu­nos si­guen vien­do en lo del Lo­co Ro­me­ro una ope­ra­ción me­diá­ti­ca o in­clu­so de la in­ter­na de Flo­ren­cio Va­re­la. Pe­ro pa­ra mu­chas com­pa­ñe­ras es in­jus­to te­ner que se­guir com­par­tien­do el es­pa­cio de mi­li­tan­cia con un ti­po acu­sa­do de abu­so”, di­jo una fuen­te cam­po­ris­ta.

SE­NA­DOR JOR­GE RO­ME­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.