“To­dos pa­ra uno”, la es­tra­te­gia ofi­cial pa­ra la re­elec­ción que po­dría en­tor­pe­cer La­vag­na

En la Ro­sa­da pre­sio­nan a los go­ber­na­do­res de Cam­bie­mos pa­ra que no des­do­blen las elec­cio­nes y que to­dos tri­bu­ten pa­ra Ma­cri. Mien­tras, el ex mi­nis­tro aso­ma en el ho­ri­zon­te

El Día (La Plata) - - Análisis -

Car­los Ba­ro­lo

Mau­ri­cio Ma­cri tran­si­ta por es­tos días el fi­nal de su pe­río­do de des­can­so en el pa­ra­di­sía­co es­ce­na­rio na­tu­ral que ofre­ce Vi­lla La An­gos­tu­ra. En ese en­torno pla­ga­do de sen­sa­cio­nes pla­cen­te­ras, el Pre­si­den­te pu­so ma­nos a la obra pa­ra el ar­ma­do de la ar­qui­tec­tu­ra elec­to­ral con la que pre­ten­de ser in­qui­lino de la Ca­sa Ro­sa­da por cua­tro años más.

La ta­rea es por de­más com­ple­ja. Re­quie­re, en una pri­me­ra eta­pa, de con­ven­cer a la pro­pia di­ri­gen­cia de Cam­bie­mos de que el rum­bo ele­gi­do es el ade­cua­do. Si la eco­no­mía via­ja­ra al me­nos al rit­mo de 2017 cuan­do el ofi­cia­lis­mo se so­me­tió con éxi­to al test elec­to­ral de me­dio tér­mino, las fi­su­ras se­rían me­nos no­to­rias. Pe­ro hoy, tras un año pla­ga­do de sin­sa­bo­res y un fu­tu­ro in­cier­to, ese tra­ba­jo re­quie­re de una do­sis de ener­gía adi­cio­nal. Qui­zás, de al­gu­nas con­ce­sio­nes que en tiem­pos de bo­nan­za el PRO no es­ta­ría dis­pues­to a otor­gar a pro­pios y alia­dos.

La cum­bre que en­ca­be­zó Ma­cri con los go­ber­na­do­res ra­di­ca­les Ge­rar­do Mo­ra­les (Ju­juy) y Al­fre­do Cor­ne­jo (Men­do­za) sur­ge en ese con­tex­to. Am­bos di­ri­gen­tes es­tán con­ven­ci­dos de que las po­si­bi­li­da­des de re­te­ner sus ad­mi­nis­tra­cio­nes cre­cen fuer­te­men­te si ade­lan­tan las elec­cio­nes. Es de­cir, si jue­gan su pe­lle­jo co­rrién­do­se del es­ce­na­rio pre­si­den­cial.

Ma­cri pro­cu­ra con­ven­cer­los de que lo me­jor pa­ra el pro­yec­to na­cio­nal de Cam­bie­mos (y su re­elec­ción) es que to­dos se so­me­tan a la vo­lun­tad po­pu­lar el mis­mo día. Los ra­di­ca­les du­dan. EL PRE­SI­DEN­TE RE­CI­BIÓ A FRUTICULTORES DEL VA­LLE EN NEU­QUÉN/TÉLAM

Si bien creen que les so­bra te­la pa­ra re­te­ner sus pro­vin­cias (Cor­ne­jo no pue­de ir por la re­elec­ción pe­ro em­pu­ja a su mi­nis­tro Mar­tín Kerch­ner), hoy por hoy si­guen mi­ran­do con al­ta do­sis de in­quie­tud que el Pre­si­den­te mi­da bas­tan­te por de­ba­jo de ellos.

No se tra­ta ya de un pro­ble­ma ex­clu­si­vo del ra­di­ca­lis­mo en la alian­za go­ber­nan­te, más allá del ya lar­go re­cla­mo de fal­ta de diá­lo­go, in­ci­den­cia e in­ser­ción en el go­bierno na­cio­nal que vie­ne for­mu­lan­do el cen­te­na­rio par­ti­do. Ma­ría Eu­ge­nia Vidal es­tá en la mis­ma sin­to­nía: es­tá con­ven­ci­da de que la me­jor ma­ne­ra de ayu­dar a la re­elec­ción de Ma­cri es ofre­cer­le un triun­fo ade­lan­ta­do en la Pro­vin­cia.

Vidal es una pie­za cla­ve pa­ra Cam­bie­mos. Tan­to, co­mo el dis­tri­to que ad­mi­nis­tra. No só­lo Bue­nos Ai­res reúne al 38 por cien­to del elec­to­ra­do: es allí, con epi­cen­tro en el Co­nur­bano, don­de Cris­ti­na Kirch­ner lo­gra re­co­ger sus ma­yo­res ad­he­sio­nes.

El round de ablan­de con Vidal lle­ga­rá nd en los pró­xi­mos días. La Go­ber­na­do­ra ha di­cho que adop­ta­rá la de­ci­sión que más ayu­de al Pre­si­den­te, pe­ro sus prin­ci­pa­les ope­ra­do­res in­sis­ten con los be­ne­fi­cios de una elec­ción ade­lan­ta­da. “El pe­ro­nis­mo no tie­ne can­di­da­to y un triun­fo de Ma­ría Eu­ge­nia se­rá un em­pu­jón de­ci­si­vo pa­ra Mau­ri­cio”, di­cen en La Pla­ta.

PRE­SIO­NES

En la Ca­sa Ro­sa­da creen exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Por eso pre­sio­nan pa­ra que to­dos los go­ber­na­do­res que mi­den me­jor que el Pre­si­den­te em­pu­jen la bo­le­ta na­cio­nal de Cam­bie­mos.

La cues­tión tie­ne fi­nal abier­to. De he­cho, Ma­cri no ace­le­ró a fon­do con un pe­di­do con­cre­to a los go­ber­na­do­res en la ci­ta pa­ta­gó­ni­ca. La de­fi­ni­ción, así, que­dó pa­ra fe­bre­ro.

No im­pli­ca esa cau­te­la un re­tro­ce­so en la in­ten­ción pre­si­den­cial. El que en­tró fuer­te­men­te en ac­ción pa­ra po­ten­ciar y re­afir­mar ese de­seo fue Mar­cos Pe­ña. Al je­fe de Ga­bi­ne­te se le ad­ju­di­ca la di­fu­sión de una en­cues­ta que mues­tra a Ma­cri en una le­ve pe­ro sos­te­ni­da re­mon­ta­da en su ima­gen po­si­ti­va lue­go de la reunión del G 20 y la do­sis de es­ta­bi­li­dad que vie­nen mos­tran­do al­gu­nas va­ria­bles eco­nó­mi­cas en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Pe­ña les mues­tra esa za­naho­ria a quie­nes no les agra­da de­ma­sia­do la es­tra­te­gia ofi­cial de tri­bu­tar, sin fi­su­ras, pa­ra la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

El al­ter ego del Pre­si­den­te se en­car­gó de otra mi­sión aca­so más com­ple­ja por las po­si­cio­nes vi­ru­len­tas que sue­le ex­hi­bir la pro­ta­go­nis­ta: ce­rrar fi­las con Eli­sa Ca­rrió.

Li­li­ta tu­vo al­gu­nos me­ses de fu­ria con el Pre­si­den­te y va­rios de sus fun­cio­na­rios. Plan­teó di­si­den­cias de fon­do con la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad y cues- tio­nó de­ci­sio­nes en ma­te­ria eco­nó­mi­ca y de apo­yo a las Py­mes. Tam­bién, por los cons­tan­tes au­men­tos de ta­ri­fas que es­tán as­fi­xian­do a am­plios sec­to­res de la po­bla­ción.

Ca­rrió re­cla­ma me­di­das ofi­cia­les pa­ra vol­ver a se­du­cir a la cla­se me­dia que en for­ma ma­yo­ri­ta­ria apo­yó a Ma­cri pe­ro que aho­ra se mues­tra fuer­te­men­te de­sen­can­ta­da con el pai­sa­je eco­nó­mi­co que le di­bu­jó las po­lí­ti­cas ofi­cia­les.

Ese ti­ro­neo es­ta­ría lle­gan­do tam­bién al co­ra­zón del Go­bierno. Co­men­zó a tras­cen­der una suer­te de pu­ja in­ci­pien­te y sub­te­rrá­nea por la ne­ce­si­dad de adop­tar me­di­das que ayu­den a an­ti­ci­par el an­sia­do des­pe­gue de la eco­no­mía.

Hay quie­nes le ad­ju­di­can a un sec­tor del Eje­cu­ti­vo la in­ten­ción de ace­le­rar la ba­ja de las ta­sas de in­te­rés apro­ve­chan­do la caí­da de la co­ti­za­ción del dó­lar que ni las úl­ti­mas dos in­ter­ven­cio­nes del Ban­co Cen­tral lo­gró de­te­ner.

Ese plan­teo si­gue cho­can­do con la te­si­tu­ra de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria que va con pie de plomo en su re­ce­ta de evi­tar cual­quier sa­li­da de su ho­ja de ru­ta que pu­die­ra con­tri­buir a una co­rri­da cam­bia­ria que tire por la bor­da los es­fuer­zos de es­ta­bi­li­za­ción.

To­das las aris­tas de la in­ge­nie­ría elec­to­ral ofi­cial re­po­san en la “cer­te­za” de que Cris­ti­na Kirch­ner se­rá la prin­ci­pal an­ta­go­nis­ta. Por eso, en Cam­bie­mos se mi­ra con aten­ción có­mo en for­ma te­nue, co­men­zó a aso­mar la ca­be­za Roberto La­vag­na.

El ex mi­nis­tro de Eco­no­mía es, al igual que Vidal, el úni­co di­ri­gen­te con di­fe­ren­cial po­si­ti­vo en tér­mi­nos de ima­gen. Y su nom­bre es­tá en bo­ca del pe­ro­nis­mo fe­de­ral y de nos po­cos in­te­gran­tes del de­no­mi­na­do “círcu­lo ro­jo” que es­ta­rían dis­pues­tos a apo­yar su hi­po­té­ti­ca ca­rre­ra pre­si­den­cial.

Has­ta los pi­na­res de Ca­ri­ló fue a ver­lo el go­ber­na­dor so­cia­lis­ta de San­ta Fe, Mi­guel Lifs­chitz, pa­ra ha­blar del es­ce­na­rio elec­to­ral. Ju­ran que no se ha­bla­ron de can­di­da­tu­ras. Pe­ro tras el cón­cla­ve, La­vag­na se de­jó ver y ha­bló de que ha­ce fal­ta “una pro­pues­ta de unión na­cio­nal” que, a su jui­cio, ni Ma­cri ni Cris­ti­na re­pre­sen­tan.

¿Se­rá La­vag­na el ter­ce­ro en dis­cor­dia, el hom­bre ca­paz de rom­per la po­la­ri­za­ción a la que pa­re­ce con­du­cir irre­me­dia­ble­men­te la pul­sea­da en­tre Cam­bie­mos y el kirch­ne­ris­mo? Ha­brá que ver.

PA­NO­RA­MA LO­CAL

El Pre­si­den­te quie­re que los go­ber­na­do­res del ofi­cia­lis­mo se ple­bis­ci­ten en oc­tu­bre” “

La­vag­na em­pe­zó a ha­blar de una pro­pues­ta de uni­dad na­cio­nal”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.