2019 co­men­zó me­jor de lo es­pe­ra­do

El Día (La Plata) - - Portada - Nor­ber­to So­sa Di­rec­tor de IEB

En lo que res­pec­ta a la eco­no­mía glo­bal, 2019 co­men­zó con una luz ama­ri­lla de­bi­do a que exis­te un con­sen­so acer­ca que el ni­vel de cre­ci­mien­to se es­tá des­ace­le­ran­do, en­tre otros mo­ti­vos por un cam­bio de ci­clo en la li­qui­dez, de­bi­do a que los ban­cos cen­tra­les de Es­ta­dos Uni­dos y de Eu­ro­pa es­tán en pro­ce­so de con­trac­ción de la ofer­ta mo­ne­ta­ria.

Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas se­ma­nas se han ge­ne­ra­do dos se­ña­les po­si­ti­vas. Por un la­do, el ti­tu­lar de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos ha mo­di­fi­ca­do su dis­cur­so ge­ne­ran­do la ex­pec­ta­ti­va que el au­men­to en la ta­sa de in­te­rés en 2019 se­ría me­nor al es­pe­ra­do. Pa­ra­le­la­men­te, des­de la cum­bre de Trump y Xi-Jin­ping en el mar­co del G20 en Bue­nos Ai­res, se ha ge­ne­ra­do un cli­ma más com­po­ne­dor en las fric­cio­nes co­mer­cia­les en­tre am­bas po­ten­cias.

nd

En es­te con­tex­to, el mer­ca­do de ac­cio­nes de EE.UU. re­cu­pe­ró al me­nos la mi­tad de la abrup­ta caí­da re­gis­tra­da du­ran­te di­ciem­bre. Ha­cia ade­lan­te, se ins­ta­la un es­ce­na­rio don­de por las res­tric­cio­nes co­men­ta­das ini­cial­men­te es di­fí­cil es­pe­rar nue­vos má­xi­mos, pe­ro al mis­mo tiem­po se re­du­je­ron los ar­gu­men­tos pa­ra pro­yec­tar una caí­da con la vi­ru­len­cia de di­ciem­bre. Por lo tan­to, po­dría ser un es­ce­na­rio muy con­ve­nien­te pa­ra los mer­ca­dos emer­gen­tes en ge­ne­ral.

LA RE­GIÓN

Más allá de los de­ba­tes ideo­ló­gi­cos y de al­gu­nas po­si­cio­nes no muy com­po­ne­do­ras de Bol­so­na­ro, su triun­fo en Bra­sil ha ge­ne­ra­do ex­pec­ta­ti­vas fa­vo­ra­bles so­bre el mer­ca­do fi­nan­cie­ro y el rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra­le­la­men­te, el cam­po en Bra­sil es­ta­ría su­frien­do una se­quía que le cos­ta­ría en­tre 5 y 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das en su pro­duc­ción de so­ja. Por lo tan­to, el efec­to po­si­ti­vo de Bra­sil so­bre Ar­gen­ti­na, al me­nos en el cor­to pla­zo, es do­ble. Se es­ti­ma que ca­da pun­to de cre­ci­mien­to de su PBI arras­tra un cre­ci­mien­to del PBI de Ar­gen­ti­na de un cuar­to de pun­to. Pa­ra­le­la­men­te, la me­nor pro­duc­ción de so­ja en Bra­sil, im­pul­sa al al­za su pre­cio en un año don­de la co­se­cha de Ar­gen­ti­na po­dría ser 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das su­pe­rior a la an­te­rior tem­po­ra­da, en la me­di­da que no con­ti­núen las llu­vias.

LA PO­LÍ­TI­CA DE AR­GEN­TI­NA

El año elec­to­ral in­cor­po­ra in­cer­ti­dum­bre so­bre la eco­no­mía. De acuer­do a los ana­lis­tas po­lí­ti­cos, has­ta el mo­men­to la con­tien­da elec­to­ral se pro­yec­ta en­tre la re­elec­ción de Mau­ri­cio Ma­cri y el re­gre­so de CFK. El es­ce­na­rio es vis­to por los ana­lis­tas fi­nan­cie­ros co­mo di­co­tó­mi­co. Si bien la ac­tual con­duc­ción ha te­ni­do tro­pie­zos en el ma­ne­jo de la eco­no­mía y que más allá del pa­ra­guas que otor­ga el FMI exis­ten desafíos im­por­tan­tes, los ries­gos lu­cen re­la­ti­va­men­te aco­ta­dos en el ca­so de una re­elec­ción del ac­tual pre­si­den­te. No es el mis­mo pa­no­ra­ma el que se pro­yec­ta en el ca­so de un re­torno de CFK. La ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior no fue muy ami­ga de los mer­ca­dos y de­jó al­gu­nas ci­ca­tri­ces. Por re­cor­dar al­gu­nos te­mas, el ce­po que no per­mi­tía a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros re­ci­bir sus uti­li­da­des, la na­cio­na­li­za­ción de YPF y la mo­di­fi­ca­ción de la ley de mer­ca­do de ca­pi­ta­les, la cual da­ba a la Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res po­der ca­si ili­mi­ta­do pa­ra in­ter­ve­nir los di­rec­to­rios de las em­pre­sas con co­ti­za­ción pú­bli­ca. En fin, co­mo di­ce el re­frán, quien se que­ma con le­che ve una va­ca y llo­ra. Por lo tan- to, más allá de la sim­pa­tía po­lí­ti­ca que ten­ga ca­da lec­tor, el de­no­mi­na­do es­ce­na­rio di­co­tó­mi­co ge­ne­ra un cier­to ni­vel de in­cer­ti­dum­bre, más aún des­de la mi­ra­da de los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les

LA ECO­NO­MÍA

Pe­se al ni­vel de in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra la po­lí­ti­ca lo­cal, el me­jor cli­ma in­ter­na­cio­nal ha ayu­da­do pa­ra que el ries­go país cai­ga en los pri­me­ros días de enero, to­do lo que ha­bía au­men­ta­do du­ran­te di­ciem­bre. Pa­ra­le­la­men­te, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria apli­ca­da des­de oc­tu­bre ha lo­gra­do es­ta­bi­li­zar al ti­po de cam­bio, si bien las ta­sas de in­te­rés si­guen sien­do in­so­por­ta­ble­men­te al­tas pa­ra el fi­nan­cia­mien­to del ca­pi­tal de tra­ba­jo y el con­su­mo.

Un as­pec­to muy po­si­ti­vo que co­men­zó a ob­ser­var­se en di­ciem­bre y que se man­tie­ne en enero es el au­men­to en la de­no­mi­na­da de­man­da real de di­ne­ro del sec­tor pri­va­do. Es­to sig­ni­fi­ca que las per­so­nas y las em­pre­sas ya no es­tán tan preo­cu­pa­das por do­la­ri­zar­se, lo cual ha lle­va­do al ti­po de cam­bio al pi­so de la zo­na de no intervención del BCRA, ac­ti­van­do com­pras por par­te del mis­mo.

No obs­tan­te, hay mal hu­mor en las ca­lles y hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra com­pren­der­lo. Si bien el PBI du­ran­te 2018 se es­ti­ma ha­bría caí­do en pro­me­dio 2,6%, cuan­do la com­pa­ra­ción se ha­ce en­tre fi­nes de 2018 y fi­nes 2017, el rit­mo de caí­da se tri­pli­co.

ME­JOR CLI­MA

Un as­pec­to po­si­ti­vo: las per­so­nas y las em­pre­sas no es­tán tan preo­cu­pa­das por do­la­ri­zar­se

El me­jor cli­ma in­ter­na­cio­nal, la es­ta­bi­li­za­ción del ti­po de cam­bio y la re­com­po­si­ción de la de­man­da real de di­ne­ro, po­ten­cia­rían en­tre otros fac­to­res un es­ce­na­rio en el cual du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del año la eco­no­mía co­mien­ce a es­ta­bi­li­zar­se y du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre se de­ba­ta la apa­ri­ción de bro­tes ver­des. De es­ta for­ma po­dría ins­ta­lar­se un es­ce­na­rio de ti­po “ite­ra­ti­vo vir­tuo­so”. Si la eco­no­mía me­jo­ra más rá­pi­do, el es­ce­na­rio de la con­ti­nui­dad ofi­cia­lis­ta au­men­ta su pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia y la in­cer­ti­dum­bre se aco­ta, lo cual lle­va­ría a una re­duc­ción del ries­go país y es­to a su vez me­jo­ra­ría el rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, y así el pro­ce­so vuel­ve a re­tro­ali­men­tar­se. Ob­via­men­te, ha­brá lec­to­res que ten­gan una apre­cia­ción com­ple­ta­men­te opues­ta a la ex­pre­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.