Lan­zan una guía con­tra la claus­tro­fo­bia en as­cen­so­res

Tal co­mo pu­bli­có es­te dia­rio, en La Pla­ta se atien­den 60 lla­ma­dos por emer­gen­cias por se­ma­na, se­gún la cá­ma­ra del sec­tor

El Día (La Plata) - - Portada -

Lue­go de que es­te dia­rio di­fun­die­ra que unas 60 per­so­nas por se­ma­na que­dan atra­pa­das en as­cen­so­res, des­de la cá­ma­ra que agru­pa al sec­tor sa­lie­ron a di­fun­dir una guía pa­ra en­fren­tar la fo­bia que pa­de­cen quie­nes que­dan en­ce­rra­dos. To­do lo que hay que sa­ber pa­ra no per­der la cal­ma ni po­ner en ries­go la vi­da.

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de ve­rano, que sue­len de­jar una gran can­ti­dad de usua­rios sin ener­gía eléc­tri­ca, a me­di­da que se extiende el uso de aires acon­di­cio­na­dos. Co­mo con­se­cuen­cia, tan­to los cor­tes de luz co­mo la ba­ja de ten­sión, de­jan fue­ra de ser­vi­cio a los equi­pos de as­cen­so­res y uno de los ries­gos co­mu­nes es que­dar atra­pa­do den­tro del mis­mo. La claus­tro­fo­bia es el cua­dro que se diag­nos­ti­ca a quien te­me por su vi­da al que­dar en­ce­rra­do y los as­cen­so­res es­tán en el po­dio de es­ta ten­den­cia. La Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes y Cá­ma­ras de As­cen­so­res de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (FACARA) tras un in­for­me que dio a co­no­cer días atrás es­te dia­rio por los ca­sos de emer­gen­cia que ocu­rren en la Ciu­dad (60 por se­ma­na), dio a co­no­cer una guía pa­ra lle­var cal­ma a los usua­rios que te­men el en­cie­rro en es­ta cla­se de ha­bi­tácu­los.

“Uno de los pro­ble­mas más fre­cuen­tes es la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción en el in­te­rior del equi­po y la os­cu­ri­dad por el cor­te de ener­gía, ade­más de la fal­ta de se­ñal pa­ra co­mu­ni­car­se con el ex­te­rior” se­ña­la el in­ge­nie­ro Nor­ber­to Ri­nal­di, miem­bro del Co­mi­té Per­ma­nen­te de Se­gu­ri­dad.

A na­die le gus­ta es­tar en­ce­rra­do en una ca­bi­na, es­tre­cha, sin sa­li­da y que flo­ta en el ai­re. A es­to se le su­ma el mie­do a las al­tu­ras, sen­sa­ción de im­po­ten­cia y el ago­bio de la claus­tro­fo­bia. To­do es­to, es una com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra in­quie­tar­se o de­ses­pe­rar­se aden­tro del as­cen­sor, has­ta que lle­gue el au­xi­lio.

“La es­té­ti­ca me­tá­li­ca y fría del as­cen­sor ha­ce creer que el ai­re es li­mi­ta­do y se va a ago­tar rá­pi­da­men­te, pe­ro pa­ra la tran­qui­li­dad del usua­rio es­to no es cier­to, ya que los as­cen­so­res po­seen sus pro­pias re­ji­llas de ven­ti­la­ción e in­fi­ni­dad de hen­di­jas por don­de pe­ne­tra el ai­re des­de el ex­te­rior”, in­di­can en FACARA.

Otro gran te­mor de las per­so­nas es la caí­da del as­cen­sor, agre­gan des­de la Fe­de­ra­ción. Pe­ro, “en reali­dad, cuan­do el as­cen­sor sufre un des­per­fec­to téc­ni­co, se ac­ti­van dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad de blo­queo y fre­na­do au­to­má­ti­co que im­pi­den que el as­cen­sor se mue­va. A es­tos dis­po­si­ti­vos se los de­no­mi­na “pa­ra­caí­das”, ca­be des­ta­car que to­dos es­tos ele­men­tos de­ben es­tar cer­ti­fi­ca­dos ba­jo nor­mas y que la em­pre­sa ins­ta­la­do­ra de­be en­tre­gar los cer­ti­fi­ca­dos co­rres­pon­dien­tes lue­go de su ins­ta­la­ción”, in­di­can.

“Si el as­cen­sor se de­tie­ne por al­gu­na fa­lla, se tie­ne que lla­mar al ser- vi­cio de emer­gen­cias de la em­pre­sa con­ser­va­do­ra y nun­ca, pe­ro nun­ca, de­be in­ten­tar sa­lir por los pro­pios me­dios, ya que el lu­gar más se­gu­ro pa­ra per­ma­ne­cer, en esos ca­sos, es den­tro de la ca­bi­na, es­pe­ran­do la lle­ga­da del per­so­nal de au­xi­lio” ase­gu­ra Eduar­do Pa­du­lo, miem­bro del Co­mi­té Per­ma­nen­te de Se­gu­ri­dad y do­cen­te de la UTN en com­pe­ten­cias la­bo­ra­les pa­ra ope­ra­dor de ser­vi­cio de man­te­ni­mien­to y con­ser­va­ción de as­cen­so­res, sub­ra­yan des­de FACARA.

AL­GU­NAS ME­DI­DAS

Des­de FACARA die­ron a co­no­cer al­gu­nos con­se­jos bá­si­cos en ca­so de en­cie­rro:

Des­de afue­ra del as­cen­sor: en el ca­so de en­cie­rro, no res­ca­tar a las per­so­nas atra­pa­das, sino lla­mar a la em­pre­sa con­ser­va­do­ra pa­ra su au­xi­lio y, mien­tras és­ta lle­ga, cal­mar a la per­so­na que se en­cuen­tra en­ce­rra­da me­dian­te el diá­lo­go.

¿Qué ha­cer des­de aden­tro del as­cen­sor?. Al­gu­nas va­rian­tes: No in­ten­tar sa­lir por los pro­pios me­dios, for­zan­do la puer­ta, ba­jo nin­gún pun­to de vis­ta. Man­te­ner la cal­ma. Res­pi­rar pau­sa­do.

Ade­más, FACARA re­co­mien­da dos im­por­tan­tes me­di­das de se­gu­ri­dad: Co­lo­car equi­pos au­tó­no­mos de alarma (a ba­te­ría). Ins­ta­lar un sis­te­ma de luz que se ali­men­te con 12 V. “Es fun­da­men­tal la apli­ca­ción por par­te de los usua­rios de las re­co­men­da­cio­nes que ha­cen los con­ser­va­do­res y el com­por­ta­mien­to se­gu­ro den­tro los as­cen­so­res. Y, por par­te del con­sor­cio o due­ño del edi­fi­cio don­de se en­cuen­tra el as­cen­sor, se de­be con­tra­tar una em­pre­sa idó­nea que cum­pla con lo re­que­ri­do por las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes y que ten­ga per­so­nal ca­pa­ci­ta­do pa­ra la aten­ción del ser­vi­cio”, agre­gan.

BUS­CAN AYU­DAR A COM­BA­TIR LA CLAUS­TRO­FO­BIA / GENTILEZA FACARA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.