Ma­cri y Bol­so­na­ro bus­ca­rán alum­brar un nue­vo Mer­co­sur

El blo­que re­gio­nal es­tá en la mi­ra de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción bra­si­le­ña que re­cla­ma cam­bios y ma­yor fle­xi­bi­li­dad

El Día (La Plata) - - Política & Economía -

Fi­nal­men­te, lue­go de 16 días de ocu­par el si­llón prin­ci­pal en el Palacio del Pla­nal­to, el fla­man­te ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo bra­si­le­ño, Jair Bol­so­na­ro re­ci­bi­rá al pre­si­den­te ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri. El en­cuen­tro no se­rá uno más en la zig­za­guean­te re­la­ción en­tre am­bos paí­ses, lue­go de que el Pre­si­den­te de­ci­die­ra no en­ca­be­zar la de­le­ga­ción ar­gen­ti­na que el 1º de enero asis­tió al ac­to de asun­ción del ex ca­pi­tán que hoy con­du­ce la ma­yor eco­no­mía sud­ame­ri­ca­na. El fal­ta­zo fue atri­bui­do al de­seo de la Ca­sa Ro­sa­da de no que­dar ali­nea­do a las pos­tu­ras dis­rup­ti­vas del aho­ra man­da­ta­rio, pe­ro los pri­me­ros días de la ges­tión ha per­mi­ti­do re­va­luar esa des­con­fian­za.

Y a ello hay que agre­gar al­gu­nos otros con­di­men­tos, co­mo ser la magnifica evo­lu­ción de los mer­ca­dos, a uno y otro la­do de la fron­te­ra, que ge­ne­ró el su­ce­sor de Mi­chel Te­mer, tra­yen­do una eu­fo­ria en San Pablo, que tam­bién se im­por­tó des­de Buenos Aires.

EL FAC­TOR MA­DU­RO

Pe­ro más allá del buen arranque eco­nó­mi­co de la ges­tión Bol­so­na­ro y el efec­to in­du­da­ble­men­te po­si­ti­vo que un Bra­sil en cre­ci­mien­to ge­ne­ra­rá pa­ra Ar­gen­ti­na, un fac­tor adi­cio­nal acer­có a am­bos pre­si­den­tes. Es que jun­tos se con­vir­tie­ron en los prin­ci­pa­les es­cu­de­ros de la ofen­si­va con­ti­nen­tal con­tra la asun­ción del se­gun­do man­da­to de Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la, una pos­tu­ra que cla­ra­men­te com­par­tie­ron con otros 11 man­da­ta­rios del Gru­po de Li­ma, pe­ro tam­bién en la OEA, con el go­bierno de Do­nald Trump y con la Unión Eu­ro­pea.

El via­je de Ma­cri se­gui­rá al fin de sus 24 días de va­ca­cio­nes en Vi­lla La An­gos­tu­ra y a las vi­si­tas que es­te mar­tes ha­rá a Tie­rra del Fue­go, San­ta Cruz (am­bas por pri­me­ra vez du­ran­te su go­bierno) y a Chu­but.

El pe­ri­plo se ini­cia­rá ma­ña­na en MA­CRI VIA­JA A BRA­SIL

Puer­to Madryn pa­ra ate­rri­zar en Brasilia esa mis­ma no­che, an­tes de una in­ten­sa jor­na­da de con­tac­tos bi­la­te­ra­les con Bol­so­na­ro, pa­ra lo cual se­rá acom­pa­ña­do por una am­plia de­le­ga­ción de su ga­bi­ne­te, que in­clui­rá a los mi­nis­tros Jor­ge Fau­rie, Pa­tri­cia Bullrich, Os­car Aguad, Ni­co­lás Du­jov­ne y Dan­te Si­ca, só­lo por nom­brar a los miem­bros más im­por­tan­tes de la nu­tri­da co­mi­ti­va, que par­ti­ci­pa­rá de una se­rie de en­cuen­tros bi­la­te­ra­les am­plia­dos en­tre los pre­si­den­tes y los miem­bros cla­ve de los dos ga­bi­ne­tes.

Se es­pe­ra, se­gún re­ve­ló el can­ci­ller Fau­rie, un pro­nun­cia­mien­to con­jun­to so­bre la si­tua­ción ve­ne­zo­la­na, don­de am­bos go­bier­nos se mos­tra­ron en sin­to­nía, en es­pe­cial lue­go de que des­de Brasilia se ba­ja­ra el tono a una po­si­ble in­cur­sión mi­li­tar al país ca­ri­be­ño.

Si bien Ma­cri y Bol­so­na­ro han man­te­ni­do al me­nos tres con­tac­tos te­le­fó­ni­co, en dos de ellos pa­ra la fe­li­ci­ta­ción de ri­gor del pre­si­den­te ar­gen­tino, tras el triun­fo y la asun­ción pre­si­den­cial del bra­si­le­ño, los ob­ser­va­do­res asig­nan gran tras­cen­den­cia a los en­cuen­tros del miér­co­les,

Más allá de otros te­mas pun­tua­les, co­mo ser el con­trol con­jun­to de la zo­na cos­te­ra del Atlán­ti­co Sur o el com­ba­te al ac­cio­nar de la de­lin­cuen­cia y de las ban­das nar­cos, le to­ca­rá a Du­jov­ne y a Dan­te Si­ca en­ta­blar las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes acer­ca de una po­si­ble re­for­mu­la­ción del Mer­co­sur, la alian­za re­gio­nal na­ci­da en los años 90 lue­go de los acuer­dos al­can­za­dos en los al­bo­res de la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca de los `80 por los pre­si­den­tes Al­fon­sín y Sar­ney y que per­mi­tió du­ran­te más BOL­SO­NA­RO PLAN­TEA CAM­BIOS

de tres dé­ca­das de­jar de la­do an­ti­guas ren­ci­llas y des­con­fian­zas. Aho­ra el diá­lo­go con Pau­lo Gue­des, pa­sa­rá por ad­mi­nis­trar el co­mer­cio bi­la­te­ral y las coor­de­na­das so­bre las cua­les se pre­ten­de dar nue­vo im­pul­so a un Mer­co­sur “más fle­xi­ble”.

Se es­pe­cu­la con el ini­cio de una eta­pa de cam­bios en el blo­que co­mo an­tes no se ha vis­to, se­gún ad­vier­te Mar­ce­lo Eli­zon­do, di­rec­tor de la con­sul­to­ra DNI en su úl­ti­mo in­for­me. De allí que se des­cuen­ta que el fu­tu­ro del Mer­co­sur se con­vier­ta en una cues­tión crí­ti­ca del en­cuen­tro bi­la­te­ral.

El pro­pó­si­to de Bra­sil se­ría lo­grar que el aran­cel ex­terno co­mún (con­si­de­ra­do

nd rí­gi­do por­que es ele­va­do, se apli­ca en to­dos los ca­sos en for­ma co­mún y no pue­de ser afec­ta­do por acuer­dos in­di­vi­dua­les de los miem­bros), que es de los más al­tos del mun­do, sea re­du­ci­do y que pue­da ser re­em­pla­za­do por nor­mas que per­mi­tan a ca­da miem­bro del blo­que lo­grar acuer­dos co­mer­cia­les o eco­nó­mi­cos in­ter­na­cio­na­les bi­la­te­ra­les que no in­vo­lu­cren ne­ce­sa­ria­men­te al blo­que, lo que hoy no es per­mi­ti­do por el pro­pio Mer­co­sur (que exi­ge que los acuer­dos sean de to­do el blo­que).

El te­ma ge­ne­ra enor­mes de­ba­tes a un la­do y otro de la fron­te­ra. Es que el Mer­co­sur es la quin­ta eco­no­mía mun­dial, si se su­ma el pro­duc­to bru­to de los paí­ses miem­bros, tie­ne las tres ma­yo­res ciu­da­des de Su­da­mé­ri­ca y con­tro­la las ma­yo­res re­ser­vas ener­gé­ti­cas, mi­ne­ra­les, hí­dri­cas y pe­tro­le­ras del pla­ne­ta.

El Mer­co­sur ha si­do cla­ve pa­ra Ar­gen­ti­na por­que fue el pri­mer paso pa­ra la sa­li­da al mun­do de no po­cas em­pre­sas y que fi­ja des­gra­va­cio­nes aran­ce­la­rias en más de 6.000 pro­duc­tos, al­go que nin­gún otro acuer­do fir­ma­do por el país con­tem­pla.

El prin­ci­pal be­ne­fi­cio pa­ra Ar­gen­ti­na fue el in­cre­men­to del co­mer­cio de la re­gión. El cre­ci­mien­to del víncu­lo co­mer­cial tu­vo un cre­ci­mien­to ca­si ex­po­nen­cial, da­do que se pa­só de al­go más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res de in­ter­cam­bio bi­la­te­ral a ca­si 40.000 en el 2011, cuan­do se to­có el te­cho. Por en­ton­ces el in­ter­cam­bio con Bra­sil sig­ni­fi­có el 21% de las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de Ar­gen­ti­na y el 30% de sus im­por­ta­cio­nes.

Has­ta aho­ra Bol­so­na­ro y su mi­nis­tro Gue­des anun­cia­ron que es­pe­ran fle­xi­bi­li­zar el Mer­co­sur, sin ne­ce­si­dad de man­te­ner las ne­go­cia­cio­nes en blo­que, en un in­ten­to de acor­dar con las gran­des eco­no­mías mun­dia­les, en con­di­cio­nes más fle­xi­bles de lo que per­mi­te el acuer­do del blo­que.

Las re­for­mas pue­den im­pac­tar en Ar­gen­ti­na de dos for­mas. Por un la­do pue­de ser que mu­chas py­mes ya no cuen­ten con la pro­tec­ción del aran­cel co­mún, que las ha­ría me­nos com­pe­ti­ti­vas del otro la­do de la fron­te­ra y se so­me­te­rían a una com­pe­ten­cia con em­pre­sas de ter­ce­ros paí­ses que hoy de­ben pa­sar por el aran­cel ex­terno. Así el Mer­co­sur de­ja­ría de ser cen­tral pa­ra Bra­sil, aun­que ya el co­mer­cio in­tra­blo­que ca­yó 30% des­de su pi­co de 2011.

Co­mo con­tra­par­ti­da, Bra­sil con una ma­yor in­ser­ción co­mer­cial ex­ter­na po­dría fa­ci­li­tar ma­yo­res ne­go­cios con otros re­le­van­tes mer­ca­dos, e in­cre­men­tar la de­man­da ha­cia pro­vee­do­res ar­gen­ti­nos pa­ra que és­tos in­gre­sen en ca­de­nas de va­lor bi­na­cio­na­les. En es­te con­tex­to el nue­vo Mer­co­sur po­dría ser me­nos rí­gi­do y ce­rra­do, don­de tam­bién Ar­gen­ti­na po­dría en­he­brar alian­za que has­ta aho­ra le son ve­da­das.

Es­to su­po­ne opor­tu­ni­da­des y ame­na­zas. Y, se­gún al­gu­nas en­cues­tas re­cien­tes, la po­bla­ción ar­gen­ti­na es la que en­cuen­tra más ame­na­zas (es­pe­cial­men­te re­la­ti­vas al em­pleo) an­te una hi­po­té­ti­ca aper­tu­ra co­mer­cial. Sin em­bar­go, las es­ta­dís­ti­cas mues­tran en La­ti­noa­mé­ri­ca que los paí­ses mas abier­tos tie­nen me­nos des­em­pleo (y los más ce­rra­dos, es­pe­cial­men­te miem­bros del Mer­co­sur co­mo Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Uru­guay, son los que más des­em­pleo su­fren) pe­ro es­to no es lo que se re­fle­ja en la opinión ma­yo­ri­ta­ria en Ar­gen­ti­na, al me­nos se­gún las eva­lua­cio­nes sur­gi­das de al­gu­nas en­cues­tas.

Es cier­to que el blo­que atra­sa, por­que re­gis­tra for­mu­la­cio­nes de ha­ce 30 años, que no se han ajus­ta­do en nu­me­ro­sos te­mas que ni si­quie­ra es­ta­ban en agen­da al mo­men­to de fir­mar­se el blo­que pen­sa­do prin­ci­pal­men­te co­mo un acuer­do aran­ce­la­rio. Ade­más que­da­ron pen­dien­tes nu­me­ro­sas ma­te­rias, de al­gu­na ma­ne­ra plan­tea­das en el acuer­do ori­gi­nal pe­ro que por una u otra ra­zón ja­más se lle­va­ron a la prác­ti­ca.

En­tre las gran­des ma­te­rias pen­dien­tes pue­de enu­me­rar­se la fal­ta de me­ca­nis­mos pa­ra re­sol­ver con­tro­ver­sias en for­ma ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, tam­po­co hay nor­mas so­bre ser­vi­cios o pro­pie­dad in­te­lec­tual u or­ga­nis­mo re­gu­la­do­res pa­ra coor­di­nar la ad­mi­nis­tra­ción de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en­tre los so­cios y pro­ce­di­mien­tos pa­ra fa­ci­li­tar el co­mer­cio, nor­mas re­la­ti­vas a las po­lí­ti­cas de com­pe­ten­cia, de acuer­dos pa­ra con­ge­niar en re­gu­la­cio­nes im­po­si­ti­vas in­ter­nas, de po­lí­ti­cas de coor­di­na­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca, así co­mo tam­po­co es­tán pre­vis­tas nor­mas so­bre me­dio am­bien­te, mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal, coope­ra­ción industrial, pro­mo­ción con­jun­ta de in­ver­sio­nes, en­tre otras ma­te­rias.

Es cla­ro que el Mer­co­sur de­be re­plan­tear­se sus ob­je­ti­vos, lo que no es tan cla­ro es si Ma­cri y Bol­so­na­ro lle­ga­rán a acuer­dos so­bre la di­rec­ción de esos cam­bios, pa­ra que los cua­tro paí­ses del blo­que, se be­ne­fi­cien con la trans­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.