Si­guen sin freno las pin­ta­das a edi­fi­cios pú­bli­cos y pri­va­dos

El Día (La Plata) - - Opinión -

Una con­cep­ción per­mi­si­va y des­de lue­go que erra­da ha lo­gra­do ins­ta­lar la idea de que rea­li­zar pin­ta­das o gra­fi­tis so­bre los fren­tes de edi­fi­cios de la Ciu­dad o cau­sar da­ños el mo­bi­lia­rio ur­bano son ac­ti­tu­des que pue­den ser to­le­ra­das o mi­ni­mi­za­das y que pue­den ser con­si­de­ra­das co­mo irre­le­van­tes.

Sin em­bar­go, la reali­dad en­se­ña que ta­les ac­tos oca­sio­nan per­jui­cios gra­ves pa­ra los pa­tri­mo­nios afec­ta­dos, cuan­do no se tra­du­cen, ade­más, en la crea­ción de pe­li­gros pa­ra to­da la po­bla­ción. Por otra par­te, co­rres­pon­de no de­jar de la­do que los en­cua­dres le­ga­les en­tre ellos la nor­ma­ti­va pe­nal­ti­pi­fi­can es­tas ac­ti­tu­des y pre­vén con­de­nas pa­ra los res­pon­sa­bles.

La Mu­ni­ci­pa­li­dad platense acaba de in­for­mar que, el año pa­sa­do, las re­pa­ra­cio­nes y pues­ta en va­lor de equi­pa­mien­tos, es­cul­tu­ras y mo­nu­men­tos pú­bli­cos afec­ta­dos por el van­da­lis­mo obli­ga­ron a vol­car una ero­ga­ción de 9 mi­llo­nes de pesos, un da­to que vol­vió a co­rro­bo­rar que los des­tro­zos en los es­pa­cios de la Ciu­dad no tie­nen freno.

Tal co­mo se se­ña­ló en un in­for­me, es to­da la Ciu­dad la que se ha trans­for­ma­do en blan­co de ata­ques van­dá­li­cos, que tam­bién al­can­zan a las es­cue­las de la Re­gión, en si­tua­cio­nes que mar­can la pre­sen­cia de mu­chas per­so­nas ca­ren­tes por com­ple­to de to­do sen­ti­do de per­te­nen­cia, en lo que se re­fie­re a la suer­te de los bie­nes co­mu­nes. Es cla­ro que ese pro­ble­ma se ha­ce ex­ten­si­vo a to­dos los bie­nes pri­va­dos, co­mo lo son los fren­tes de las vi­vien­das, tam­bién da­ña­das en for­ma per­ma­nen­te por pin­ta­das y le­yen­das.

Des­de la Se­cre­ta­ría de Es­pa­cios Pú­bli­cos y Ges­tión Am­bien­tal se in­di­có, asi­mis­mo, que esos no son los úni­cos ac­tos que per­ju­di­can o afec­tan al pa­tri­mo­nio, alu­dién­do­se, por ejem­plo, a ro­tu­ras de lu­mi­na­rias, de los ta­ble­ros y dis­po­si­ti­vos eléc­tri­cos, a ro­bos de plan­tas y da­ños cau­sa­dos en los jue­gos de pla­zas, en­tre otras agre­sio­nes.

Lo cier­to es que, mien­tras tan­to, exis­ten muy po­cos an­te­ce­den­tes en los que una per­so­na res­pon­sa­ble de es­te ti­po de ata­ques ha­ya si­do so­me­ti­da a jui­cio co­mo au­to­ra del de­li­to de da­ño ca­li­fi­ca­do.

Tam­bién se ha pues­to de re­lie­ve, co­mo re­fe­ren­cia cu­ya de­bi­da pon­de­ra­ción po­dría ser tras­cen­den­te, el he­cho de que en los dis­tin­tos ni­ve­les edu­ca­ti­vos, es­pe­cial­men­te el pri­ma­rio y se­cun­da­rio, no se in­cul­ca a los es­tu­dian­tes una acen­dra­da con­cien­cia acer­ca de lo que sig­ni­fi­ca res­pe­tar el es­pa­cio y los pa­tri­mo­nios que son del do­mi­nio de to­dos.

Da­ñar el pa­tri­mo­nio pú­bli­co es un ac­to re­pu­dia­ble, al que le ca­be una efec­ti­va san­ción. Lo lla­ma­ti­vo es que ca­si nun­ca son in­di­vi­dua­li­za­das las per­so­nas que los pro­du­cen, a pe­sar de que mu­chas ve­ces es­tos da­ños son co­me­ti­dos a la vis­ta de to­do el mun­do y con una cu­rio­sa ga­ran­tía de im­pu­ni­dad. Afor­tu­na­da­men­te, en las úl­ti­mas ho­ras, pu­do iden­ti­fi­car­se y de­te­ner a un jo­ven que ha­bría da­ña­do un mo­nu­men­to en pla­za Mo­reno.

La ciu­dad de La Pla­ta me­re­ce, por sus an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos y ur­ba­nís­ti­cos, un ce­lo es­pe­cial de las au­to­ri­da­des re­fle­ja­do no só­lo en una ma­yor pre­ven­ción, sino, en su ca­so, en el cas­ti­go a los agre­so­res. Mu­chos edi­fi­cios pú­bli­cos se en­cuen­tran li­te­ral­men­te arrui­na­dos por pin­ta­das de to­do ti­po. El van­da­lis­mo sin freno que per­sis­te en nues­tra ciu­dad cons­ti­tu­ye un fe­nó­meno con­de­na­ble, que me­re­ce­ría res­pues­tas más efec­ti­vas por par­te de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.