El Par­que Pe­rey­ra su­ma pro­me­sas in­cum­pli­das y cla­ras se­ña­les de aban­dono

Po­co se ha con­cre­ta­do de los nu­me­ro­sos anun­cios rea­li­za­dos en los úl­ti­mos tiem­pos y de­ja de ser una al­ter­na­ti­va pa­ra pa­sear

El Día (La Plata) - - La Región -

En­tre ba­su­ra­les, pas­ti­za­les y una sen­sa­ción de aban­dono y de­ca­den­cia que las­ti­ma a quie­nes su­pie­ron fre­cuen­tar­lo en me­jo­res épo­cas, el Par­que Pe­rey­ra atra­vie­sa una de las peores tem­po­ra­das de su his­to­ria.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, con el arri­bo del ca­lor, la eclo­sión de la pla­ga de mos­qui­tos y la mul­ti­pli­ca­ción de ca­sos de han­ta­vi­rus en al país pu­sie­ron en el cen­tro de la es­ce­na la fal­ta de man­te­ni­mien­to en mu­chos sec­to­res de la re­ser­va fo­res­tal; con acu­mu­la­cio­nes de re­si­duos me­ro­dea­das por roe­do­res y car­da­les de lla­ma­ti­va al­tu­ra, sus zo­nas re­crea­ti­vas y de uso pú­bli­co son una in­vi­ta­ción a no acer­car­se.

Es­to es evi­den­te, en par­ti­cu­lar, en el eje del ca­mino Cen­te­na­rio en­tre Vi­lla Eli­sa y Gutiérrez. Quie­nes pa­san a dia­rio por allí ase­gu­ran que es­tán da­das to­das las con­di­cio­nes co­mo pa­ra te­mer que se pro­duz­can in­cen­dios, y que las bol­sas con desechos, mu­chas ro­tas, cons­ti­tu­yen fo­cos in­fec­cio­sos.

Días atrás, en el mar­co del cues­tio­na­do “do­ble co­man­do” que tie­ne el es­pa­cio ver­de con ma­yor va­lor am­bien­tal del Gran Buenos Aires, las au­to­ri­da­des del Or­ga­nis­mo Pro­vin­cial pa­ra el De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (OPDS) y el Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de la Pro­vin­cia sus­cri­bie­ron un con­ve­nio pa­ra “eje­cu­tar po­lí­ti­cas coor­di­na­das” pa­ra pro­te­ger­lo y con­ser­var­lo.

El acuer­do ru­bri­ca­do por Ro­dri­go Ay­bar, ti­tu­lar de la car­te­ra am­bien­tal bo­nae­ren­se, y Leo­nar­do Sar­quís, de Agroin­dus­tria, re­no­vó uno an­te­rior. A juz­gar por las con­di­cio­nes en que se en­cuen­tra el par­que, el de­no­mi­na­do “tra­ba­jo de coope­ra­ción” en­tre am­bas re­par­ti­cio­nes, más allá de avan­ces es­po­rá­di­cos co­mo la erra­di­ca­ción de la “sa­la­di­ta” ale­da­ña con la ro­ton­da de Al­par­ga­tas, no es­ta­ría al­can­zan­do pa­ra re­ver­tir un pro­ce­so de atomización, usurpación, de­te­rio­ro y des­or­den ad­mi­nis­tra­ti­vo de lar­ga da­ta.

El OPDS se en­car­ga de la po­lí­ti­ca am­bien­tal y la pre­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, so­bre to­do en los ba­ña­dos ri­be­re­ños y las tie­rras si­tua­das en­tre el Cen­te­na­rio y el Río de La Pla­ta, re­co­no­ci­das co­mo “re­ser­va de bios­fe­ra” por la UNES­CO; Agroin­dus­tria ma­ne­ja lo re­la­cio­na­do con la pro­mo­ción y el con­trol de las ac­ti­vi­da­des fru­tí­co­la, hor­tí­co­la y fo­res­tal, 300 uni­da­des pro­duc­ti­vas en las que vi­ven más de 1.200 per­so­nas si­tua­das en su ma­yo­ría es­tán des­de el ca­mino Cen­te­na­rio ha­cia el oes­te.

A pe­sar de su enor­me po­ten­cial, con ar­bo­le­das cen­te­na­rias, cons­truc­cio­nes de je­rar­quía pa­tri­mo­nial, ri­que­za fau­nís­ti­ca, con­di­cio­nes pa­ra la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble y pai­sa­jes úni­cos pa­ra el es­par­ci­mien­to po­pu­lar, el Pe­rey­ra tie­ne una con­tra­ca­ra de vuel­cos clan­des­ti­nos de ba­su­ra, “aguan­ta­de­ros”, asen­ta­mien­tos que cre­cen sin con­trol, ce­sio­nes de tie­rras po­co cla­ras, tra­ba­jo in­fan­til, mon­tes que su­cum­ben an­te la ta­la clan­des­ti­na, e ins­ta­la­cio­nes y ser­vi­cios se­mi­de­rrui­dos.

En los úl­ti­mos tiem­pos, va­rias fue­ron las no­ti­cias vin­cu­la­das con el par­que crea­do en 1949: hu­bo in­ten­tos de usurpación, ope­ra­ti­vos ju­di­cia­les con­tra el ma­ne­jo de agro­quí­mi­cos en quin­tas por par­te de ni­ños de cin­co a ocho años, se ex­pan­dió

nd un asen­ta­mien­to jun­to a la es­ta­ción fe­rro­via­ria del ra­mal Ro­ca­vía Quil­mes, fue to­ma­do va­rias ve­ces el “triángulo de Da­vid­son”, y se clau­su­ró el des­me­su­ra­do “mer­ca­do per­sa” que cre­cía muy cer­ca de la ro­ton­da de Al­par­ga­tas.

Tam­bién se co­no­ció un pro­yec­to le­gis­la­ti­vo que apun­ta­ba a crear un ór­gano es­pe­cí­fi­co de con­duc­ción, co­le­gia­do y cen­tra­li­za­dor, del es­pa­cio ver­de expropiado e inau­gu­ra­do en 1950 por Juan Pe­rón y Do­min­go Mer­can­te, con el nom­bre de “Par­que de los Derechos de la An­cia­ni­dad”, con el ob­je­to de “brin­dar­le es­ta­bi­li­dad ju­rí­di­ca a su pro­tec­ción”.

Las más de 10 mil hec­tá­reas del par­que es­tán dis­tri­bui­das en­tre los par­ti­dos de Be­ra­za­te­gui, Flo­ren­cio Va­re­la, En­se­na­da y La Pla­ta. En­tre ellas, po­co más de mil es­tán ce­di­das a agri­cul­to­res, otras tan­tas son de uso pú­bli­co, y el res­to se re­par­te en­tre unas 5.900 de ba­ña­dos ri­be­re­ños y de­ce­nas de ce­sio­nes tem­po­ra­rias o de­fi­ni­ti­vas a or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes de to­do ti­po.

PAS­TI­ZA­LES, BA­SU­RA­LES Y OCU­PA­CIO­NES IRRE­GU­LA­RES / ROBERTO ACOS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.