Ve­ci­nos se po­nen al fren­te de la lu­cha con­tra la in­se­gu­ri­dad

Se or­ga­ni­zan y bus­can pro­te­ger­se de al­gún mo­do an­te el avan­ce de la in­se­gu­ri­dad. No les al­can­zan las pro­me­sas ofi­cia­les y por las su­yas tra­tan de ar­mar una red que tam­bién les sir­ve an­te po­si­bles con­tin­gen­cias mé­di­cas

El Día (La Plata) - - Portada -

Fren­te a los he­chos de in­se­gu­ri­dad que sa­cu­den a dia­rio a la Re­gión, en dis­tin­tos ba­rrios de­ci­die­ron no que­dar­se cru­za­dos de bra­zos y co­la­bo­rar des­de su lu­gar pa­ra tra­tar de es­tar más pro­te­gi­dos. Así, co­men­za­ron a or­ga­ni­zar­se y a ins­ta­lar sis­te­mas de alar­mas en es­qui­nas y fa­cha­das, ade­más de con­for­mar una red que tam­bién sir­ve fren­te a con­tin­gen­cias mé­di­cas. Un re­le­va­mien­to rea­li­za­do por una fun­da­ción, cons­ta­tó que en el ra­dio de las ca­lles 66 a 72 y de 25 a 31, ya fue­ron ubi­ca­dos 42 equi­pos de alar­mas. Pe­ro es­ta ten­den­cia se extiende a otros pun­tos, co­mo en la zo­na Nor­te y Vi­lla El­vi­ra. Los de­ta­lles so­bre los sis­te­mas que se es­tán uti­li­zan­do y sus uti­li­da­des.

En tiem­pos de in­se­gu­ri­dad, hu­bo fuer­te cre­ci­mien­to de ins­ta­la­ción de alar­mas co­mu­ni­ta­rias co­mo ins­tru­men­to de pre­ven­ción a car­go de los ve­ci­nos en dis­tin­tos ba­rrios de la Ciu­dad. Así lo de­ta­lla un am­plio in­for­me de una ong platense que ha­bla de un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

Se­gún el re­le­va­mien­to so­bre la can­ti­dad de es­te ti­po de he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas ins­ta­la­das en las di­fe­ren­tes es­qui­nas o fa­cha­das de la Re­gión, rea­li­za­do por la Fun­da­ción Mi­le­nio, da cuen­ta que en el ra­dio de las ca­lles 66 a 72; y de 25 a 31, hay ins­ta­la­das 42 alar­mas. Sin em­bar­go, es­te dia­rio pue­do ve­ri­fi­car que son más las ar­mas en los dis­tin­tos ba­rrios so­bre to­do en la zo­na nor­te y en Vi­lla El­vi­ra.

“Ha cam­bia­do la pers­pec­ti­va o en­fo­que por par­te de los ve­ci­nos. De ese mo­do, se am­plía el con­cep­to de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, en­ten­di­da co­mo aque­lla ga­ran­tía que el Es­ta­do de­be pro­por­cio­nar con el pro­pó­si­to de ase­gu­rar el or­den pú­bli­co, pro­te­ger la in­te­gri­dad fí­si­ca de sus ha­bi­tan­tes, así co­mo sus bie­nes, pre­ve­nir la co­mi­sión de de­li­tos y au­xi­liar a la po­bla­ción en ca­so de si­nies­tros y de­sas­tres”, se­gún el aná­li­sis pri­va­do. Agre­ga que “el ciu­da­dano al ver­se in­de­fen­so intenta por sus pro­pios me­dios pro­cu­rar­se di­cho ser­vi­cio, dan­do lu­gar a lo que hoy se co­no­ce co­mo ´autodefensa´, en don­de es el ciu­da­dano quien se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta y se com­pro­me­te ac­ti­va­men­te co­mo co­mu­ni­dad en las cues­tio­nes que ha­cen a las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad”.

En ese sen­ti­do, las lla­ma­das alar­mas co­mu­ni­ta­rias -no cá­ma­ras- fue­ron cre­cien­do en nú­me­ros en dis­tin­tos pun­tos de la Ciu­dad. Se tra­ta de si­re­nas y ba­li­zas ins­ta­la­das en el me­dio de un gru­po de ca­sas - por lo ge­ne­ral 3 por cua­dras-, ge­ne­ral­men­te en una co­lum­na de alum­bra­do, que se ali­men­tan a elec­tri­ci­dad. Al­gu­nas po­seen un pa­nel so­lar y otras una ba­te­ría con una au­to­no­mía de seis ho­ras apro­xi­ma­da­men­te en ca­so de cor­te de luz. Ca­da ve­cino que ad­hie­re al sis­te­ma po­see un con­trol pul­sa­dor que en ca­so de ac­ti­var­se aler­ta a los de­más ve­ci­nos, quie­nes de­be­rán asis­tir y de ser ne­ce­sa­rio lla­mar a la po­li­cía, emer­gen­cias mé­di­cas o bom­be­ros, se­gún el ca­so.

Cla­ro que pa­ra po­der fun­cio­nar, es­te ti­po de dis­po­si­ti­vo tec­no­ló­gi­co re­quie­re de la or­ga­ni­za­ción ve­ci­nal, tal co­mo lo ex­pli­ca una ve­ci­na de Ba­rrio Jar­dín (ver apar­te). Creen que cuan­do más ve­ci­nos par­ti­ci­pen, ma­yor se­rá el efec­to. La or­ga­ni­za­ción por par­te de los ve­ci­nos se da a tra­vés del What­sApp, don­de se crea un gru­po pa­ra que par­ti­ci­pen los que ad­hie­ren al sis­te­ma y que sir­va pa­ra un con­tac­to per­ma­nen­te an­te cual­quier even­tua­li­dad.

Ex­pli­can que es­tas alar­mas -se las iden­ti­fi­can con una luz azul, bus­can cum­plir una do­ble fun­ción, pre­ven­ti­va y di­sua­si­va del de­li­to. El ob­je­ti­vo, aña­den, es “ge­ne­rar una barrera a eli­mi­nar por par­te del de­lin­cuen­te, ya que el mis­mo ve re­du­ci­do su mar­gen de ac­ción y la ac­ti­va­ción de las si­re­nas ge­ne­ra so­bre él un efec­to sor­pre­sa que ha­ría que abor­te la co­mi­sión del ilí­ci­to”. Cer­ca de la es­qui­na o a mi­tad de una cua­dra son los me­jo­res lu­ga­res pa­ra ubi­car­las.

En cuan­to a su va­lor, los ve­ci­nos pa­gan so­lo su ins­ta­la­ción (que en la ac­tua­li­dad ron­da­ría en­tre los 1.500 y 1.800 pesos con un con­trol re­mo­to). Es de­cir que no tie­nen que po­ner pla­ta to­dos los me­ses ex­cep­to al­gu­na ro­tu­ra. En esa lí­nea, afir­man que es­te ti­po de alar­mas cuen­tan con di­fi­cul­ta­des pa­ra ser re­pa­ra­das, pro­duc­to de no en­con­trar­se los re­pues­tos co­rres­pon­dien­tes.

OTRO SIS­TE­MA

El in­for­me des­ta­ca que exis­te otro mo­de­lo de fun­cio­na­mien­to de es­tas alar­mas, en don­de los con­tro­les pul­sa­do­res son re­em­pla­za­dos por una apli­ca­ción en el te­lé­fono ce­lu­lar, pa­ra lo cual re­sul­ta im­pres­cin­di­ble la co­nec­ti­vi­dad. La no­ve­dad de es­ta apli­ca­ción es que per­mi­te ade­más de ac­ti­var y des­ac­ti­var la alarma, co­mu­ni­car­se di­rec­ta­men­te con el 911 y tam­bién per­mi­te com­par­tir la ubi­ca­ción.

Un ejem­plo es tam­bién el Pro­gra­ma de Aler­ta Ve­ci­nal, que es un sis­te­ma vo­lun­ta­rio, gra­tui­to y con­fi­den­cial, que fun­cio­na a tra­vés de una apli­ca­ción tec­no­ló­gi­ca (gru­po de What­sApp). Una suer­te de bo­tón an­ti pá­ni­co que fun­cio­na des­de el ce­lu­lar y per­mi­te crear re­des de pro­tec­ción (geo­re­fe­ren­cia­das), así, ca­da ve­cino se ba­ja la apli­ca­ción y an­te un he­cho de in­se­gu­ri­dad aprie­ta el bo­tón 6 “en­viar aler­ta”. In­me­dia­ta­men­te sue­na una si­re­na, que ge­ne­ral­men­te se ins­ta­la en las es­qui­nas, que aler­ta­rá al res­to de las ca­sas. Tam­bién exis­te el bo­tón “lla­mar al 911” y el de “com­par­tir tu ubi­ca­ción”, que ge­ne­ra un gru­po de What­sApp pa­ra ad­ver­tir a la co­mu­ni­dad.

El úl­ti­mo in­for­me del pro­gra­ma “Aler­ta de Buenos Aires” -que se ins­ta­ló por pri­me­ra vez en Ti­gre- del mes no­viem­bre, re­ve­la que ya hay 24.000 ve­ci­nos co­nec­ta­dos en to­da la Pro­vin­cia y cer­ca de 3.000 alar­mas ins­ta­la­das. Mar­ce­lo Ruiz, ve­cino de Rin­gue­let con­tó que “jun­tos de­ci­di­mos con los ve­ci­nos co­lo­car es­te sis­te­ma por los ro­bos que es­tán ocu­rrien­do en la zo­na”. Y es­ti­mó que

“Sur­ge la so­li­da­ri­dad fren­te al de­li­to y al de­lin­cuen­te”, di­jo el fis­cal Mar­ce­lo Ro­me­ro

“es muy útil, por­que no só­lo sir­ve pa­ra sen­tir­se un po­co más se­gu­ros, sino que tam­bién sir­ve pa­ra co­no­cer­nos en­tre los ve­ci­nos, es­tar co­nec­ta­dos y aler­tas an­te cual­quier even­tua­li­dad.”

En el mar­co del pro­gra­ma Aler­ta Buenos Aires, de­ta­llan que nues­tra ciu­dad cuen­ta con 25 alar­mas co­lo­ca­das y dis­tri­bui­das por to­do el par­ti­do y se en­cuen­tran en es­pe­ra cer­ca de 50 alar­mas más pa­ra su ins­ta­la­ción en el co­rrien­te año.

Des­de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de La Pla­ta, el Se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Le­gal y Técnica, Da­río Gan­du­glia di­ce que “la mo­da­li­dad del de­li­to que más se re­pi­te en nues­tra ciu­dad es el asal­to y ro­bo a mano ar­ma­da, se­gui­do por el es­cru­che”. El fun­cio­na­rio relata que el mu­ni­ci­pios es­tá tra­ba­jan­do pa­ra te­ner 1.200 cá­ma­ras de se­gu­ri­dad; ya lla­ma­ron a li­ci­ta­ción por 600 y pa­ra el mes de abril es­pe­ran te­ner­las en fun­cio­na­mien­to”.

Pa­ra el ti­tu­lar de la UFI Nº 6 (Uni­dad Fis­cal de In­ves­ti­ga­ción) del De­par­ta­men­to Judicial de La Pla­ta, el fis­cal Mar­ce­lo Ro­me­ro, “es evi­den­te que el sis­te­ma pe­nal del Es­ta­do no es­tá dan­do una res­pues­ta ade­cua­da a una cri­mi­na­li­dad nue­va y muy tí­pi­ca de es­ta épo­ca, que se ca­rac­te­ri­za por ser una cri­mi­na­li­dad im­pro­vi­sa­da, es la que sufre el ve­cino a dia­rio, el motochorro, el des­cui­dis­ta, el ro­bo go­lon­dri­na, que es muy vio­len­ta, ge­ne­ral­men­te per­pe­tra­da por jó­ve­nes”.

En ese sen­ti­do, agre­gó que “to­do es­te cóc­tel ex­plo­si­vo, ge­ne­ra un te­mor y un pá­ni­co fun­da­dos en la co­mu­ni­dad, y es­to su­ma­do a una res­pues­ta in­efi­cien­te del sis­te­ma pe­nal del Es­ta­do ha­ce que el ve­cino bus­que cual­quier he­rra­mien­ta, que pue­de ser den­tro del ám­bi­to pri­va­do co­mo pue­de ser una alarma, un pe­rro guardián, una re­ja, una cá­ma­ra de se­gu­ri­dad, pa­ra pro­te­ger­se del de­lin­cuen­te, y en la ac­tua­li­dad exis­te el fe­nó­meno de los sis­te­mas co­mu­ni­ta­rios, que se ven en mu­chí­si­mas ca­lles de la ciu­dad, si­re­nas, lu­ces, cá­ma­ras en los pos­tes, de mo­do que la gen­te se va or­ga­ni­zan­do, mu­chas ve­ces en gru­pos de What­sApp, y ha­cen una suer­te de or­ga­ni­za­ción pa­ra aler­tar­se y sur­ge así la so­li­da­ri­dad fren­te al de­li­to y al de­lin­cuen­te”.

“Es­tá cla­ro que nues­tra ciu­dad, la ca­pi­tal de los bo­nae­ren­ses, no ha te­ni­do en sus go­ber­nan­tes la se­rie­dad e ido­nei­dad pa­ra cre­cer con es­ta fe­no­me­nal he­rra­mien­ta, sien­do el te­ma de la in­se­gu­ri­dad una de las prin­ci­pa­les de­man­das so­cia­les de los úl­ti­mos años”, opi­na el ex edil y di­ri­gen­te lo­cal de Fren­te Re­no­va­dor, Jo­sé Ar­te­ga. Y sos­tie­ne: “An­te es­ta si­tua­ción, fue­ron los ciu­da­da­nos, las ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, quie­nes bus­ca­ron la al­ter­na­ti­va de en­con­trar una pro­tec­ción pri­va­da, de ma­ne­ra in­di­vi­dual y co­lec­ti­va”.

Lo cier­to es que los ve­ci­nos es­tán en guar­dia y su­man tec­no­lo­gía pa­ra de­fen­der­se an­te un po­si­ble ata­que que pue­da afec­tar­los en su in­te­gri­dad fí­si­ca y en su pa­tri­mo­nio.

Al­gu­nas tie­nen un pa­nel so­lar y otras una ba­te­ría con una au­to­no­mía de 6 ho­ras tras un cor­te de luz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.