No da tre­gua la obe­si­dad in­fan­til.

El 10 % de los me­no­res de 5 años del país su­pera el pe­so re­co­men­da­ble

El Día (La Plata) - - Portada -

A po­co de que un nue­vo es­tu­dio de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­ve­la­ra que el nú­me­ro de ni­ños y ado­les­cen­tes obe­sos se mul­ti­pli­có por 10 en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS) di­fun­di­do es­ta se­ma­na ad­vir­tió que la Ar­gen­ti­na tie­ne la se­gun­da ta­sa más al­ta de so­bre­pe­so in­fan­til de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, una pro­ble­má­ti­ca que, al de­cir de los nu­tri­cio­nis­tas lo­ca­les, tie­ne un co­rre­la­to vi­si­ble y preo­cu­pan­te en nues­tra re­gión, don­de el nú­me­ro de chi­cos de en­tre 5 y 19 años con pro­ble­mas de pe­so no pa­ra de cre­cer.

Los da­tos del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal en­tran en sin­to­nía con los que ma­ne­ja el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción, cu­yas ci­fras re­ve­lan que el 30% de los ni­ños y ni­ñas de edad es­co­lar (de 13 a 15 años) tie­ne so­bre­pe­so y el 6%, obe­si­dad. En la mis­ma es­ta­dís­ti­ca se acla­ra que el 50% con­su­me dos o más be­bi­das azu­ca­ra­das por día y que só­lo un 17,6% con­su­me cin­co por­cio­nes dia­rias de fru­tas y ver­du­ras.

“La malnu­tri­ción es un te­ma so­cial que ob­via­men­te afec­ta a los chi­cos más po­bres -apun­ta la mé­di­ca nu­tri­cio­nis­ta Va­le­ria Mas­po­la-, pe­ro en el país y en nues­tra re­gión se de­tec­ta que hay una fal­ta de con­cien­cia y de in­for­ma­ción que ter­mi­na in­flu­yen­do so­bre las cla­ses me­dias y al­tas, y ge­ne­ran­do ne­nes obe­sos que se­rán los hi­per­ten­sos de ma­ña­na”.

Lo que di­ce la es­pe­cia­lis­ta se con­fir­ma en los nú­me­ros: a me­di­da que au­men­ta la edad, se­gún Uni­cef, en nues­tro país la obe­si­dad mues­tra ma­yor pre­va­len­cia en­tre los ni­ños de 11 a 17 años de ho­ga­res más po­bres: tie­nen 31% más de pro­ba­bi­li­dad de ser obe­sos que los de ho­ga­res más aven­ta­ja­dos en la es­ca­la so­cial. “Es­to se de­be al ma­yor con­su­mo de ma­cro­nu­trien­tes y ca­lo­rías va­cías pe­ro tam­bién al avan­ce de un es­ti­lo de vi­da don­de el se­den­ta­ris­mo pa­re­ce­ría ser la mo­ne­da fre­cuen­te”, ex­pli­ca Mas­po­la.

Lo que di­ce la nu­tri­cio­nis­ta coin­ci­de con el diag­nós­ti­ca ge­ne­ral que tra­zan otros ex­per­tos en la ma­te­ria cuan­do se los con­sul­ta por el te­ma. Nor­ber­to Rus­so, por ca­so, nu­tri­cio­nis­ta platense y quien des­de ha­ce tiem­po vie­ne lu­chan­do con­tra la pro­ble­má­ti­ca, ase­gu­ra que de­trás del dra­ma de la obe­si­dad in­fan­til “se ad­vier­te un gran des­con­trol a ni­vel fa­mi­liar. Co­mo aho­ra son mu­chas las ma­dres que tra­ba­jan fue­ra de su ca­sa y no siem­pre son ellas las que co­ci­nan, no só­lo no sa­ben lo que sus chi­cos co­men, sino que tam­po­co sa­ben lo que se com­pran pa­ra co­mer. En La Pla­ta el pro­ble­ma lo ve­mos en la con­sul­ta co­ti­dia­na: ca­da vez son más los chi­cos que pre­sen­tan tem­pra­nos pro­ble­mas de obe­si­dad”.

Co­mo se di­jo, par­te del cre­ci­mien­to de es­ta pro­ble­má­ti­ca se de­be en bue­na me­di­da al avan­ce que han te­ni­do en los úl­ti­mos años las ga­seo­sas y be­bi­das azu­ca­ra­das en la die­ta de los ar­gen­ti­nos. Ar­gen­ti­na, de he­cho, tie­ne un pro­me­dio de 137 litros por per­so­na por año, lo que ha­ce de el país uno de los prin­ci­pa­les con­su­mi­do­res a ni­vel mun­dial.

De acuer­do a da­tos ofi­cia­les, en los ho­ga­res del país se in­cre­men­tó el con­su­mo apa­ren­te de ga­seo­sas y ju­gos en un 70% en los úl­ti­mos 20 años.

UN TUIT DE AD­VER­TEN­CIA

Si bien ha­ce tiem­po que los nu­tri­cio­nis­tas y mé­di­cos lo­ca­les vie­nen ad­vir­tien­do so­bre la es­ca­la­da del pro­ble­ma, fue un tuit de la OPS el que, al me­nos en las úl­ti­mas ho­ras, vol­vió a lla­mar la aten­ción so­bre un fe­nó­meno que pa­re­ce no te­ner so­lu­ción.

“Ar­gen­ti­na tie­ne la se­gun­da ta­sa más al­ta de so­bre­pe­so en me­no­res de 5 años de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be con un 9,9%. Es im­por­tan­te que con­su­ma­mos ali­men­tos sa­lu­da­bles”, pu­bli­có es­ta se­ma­na el or­ga­nis­mo re­gio­nal, jun­to a un gráfico que mues­tra cómo las ci­fras se in­cre­men­ta­ron en los úl­ti­mos años.

Pa­ra quie­nes si­guen el te­ma de cer­ca y aler­tan so­bre su evo­lu­ción a ni­vel glo­bal, en los úl­ti­mos cua­tro de­ce­nios las ta­sas de obe­si­dad en la po­bla­ción in­fan­til y ado­les­cen­te cre­cie­ron en to­do el mun­do y con­ti­núan ha­cién­do­lo en los paí­ses de in­gre­sos me­dia­nos y ba­jos.

Pa­ra Mas­po­la, los in­for­mes y las me­di­cio­nes que dan cuen­ta del cre­ci­mien­to de la obe­si­dad en la po­bla­ción in­fan­til “re­fle­jan de al­gún mo­do el im­pac­to de las po­lí­ti­cas y la co­mer­cia­li­za­ción de ali­men­tos en to­do el mun­do, que han he­cho que los ali­men­tos sa­lu­da­bles y nu­tri­ti­vos sean de­ma­sia­do ca­ros pa­ra las fa­mi­lias”.

Ade­más, la ex­per­ta ase­gu­ró que si la ten­den­cia ac­tual no va­ría “to­da una ge­ne­ra­ción de ni­ños y ado­les­cen­tes cre­ce­rá con la car­ga de la obe­si­dad y un ries­go más ele­va­do de su­frir en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes”.

EL PRO­BLE­MA DEL SO­BRE­PE­SO EN CHI­COS ES UN DRA­MA QUE CRE­CE Y QUE CA­DA VEZ VIE­NE SIEN­DO MÁS AD­VER­TI­DO POR LOS NU­TRI­CIO­NIS­TAS DE LA CIU­DAD / SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.