Pi­na­mar, en­tre la pla­ya con llu­via y las no­ches co­pa­das por los jó­ve­nes

El Día (La Plata) - - Portada - ENVIADOS ES­PE­CIA­LES Tex­tos: Jor­ge Ga­ray Fo­tos: Demian Alday

El cli­ma si­gue ines­ta­ble en Pi­na­mar, don­de los tu­ris­tas no lo­gran hil­va­nar una se­gui­di­lla de días a pleno sol pa­ra dis­fru­tar de la pla­ya. De he­cho, ayer mu­chos tu­vie­ron que ir­se rau­da­men­te de los bal­nea­rios cuan­do la llu­via se hi­zo pre­sen­te y has­ta apa­re­cie­ron al­gu­nos pa­ra­guas fren­te al mar.

Mien­tras tan­to, sí se ve mu­cha mo­vi­da en las no­ches, es­pe­cial­men­te en la del sá­ba­do, don­de los jó­ve­nes co­pa­ron los ba­res y bo­li­ches que es­tán de mo­da y dis­fru­ta­ron has­ta bien en­tra­da la ma­dru­ga­da. EL DIA hi­zo una re­co­rri­da por es­tos lu­ga­res pa­ra com­pa­rar pre­cios y ten­den­cias.

Ba­res y bo­li­ches re­ci­ben a nu­tri­dos gru­pos. Y allí dis­fru­tan has­ta en­tra­da la ma­dru­ga­da. Los lu­ga­res de mo­da y los pre­cios

Ale­ja­da de las in­ter­mi­ten­cias del cli­ma, que im­pi­die­ron a los tu­ris­tas te­ner unos cuan­tos días se­gui­dos con sol y tem­pe­ra­tu­ras agra­da­bles pa­ra dis­fru­tar del mar, la no­che en Pi­na­mar mos­tró una am­plia mo­vi­da en ba­res, res­tos y bo­li­ches, es­pe­cial­men­te el sá­ba­do, don­de va­rios lo­ca­les es­tu­vie­ron prác­ti­ca­men­te lle­nos.

EL DIA hi­zo una re­co­rri­da por las dis­tin­tas op­cio­nes que ofre­ce es­te des­tino, des­de el con­cu­rri­do y clá­si­co Sú­per XV, con im­pron­ta platense, al ex­clu­si­vo UFO Point, pa­ra com­pa­rar pre­cios, ten­den­cias, gus­tos y cos­tum­bres.

Aun­que la no­che en los bo­li­ches

re­cién “ex­plo­ta” de las 4 de la ma­ña­na en ade­lan­te, des­de la tar­de el cen­tro de es­ta lo­ca­li­dad co­mien­za a res­pi­rar ju­ven­tud. En los al­re­de­do­res de la cén­tri­ca ro­ton­da de Bun­ge y Av. del Li­ber­ta­dor, por ejem­plo, un res­to-bar con show mu­si­cal re­bo­sa­ba de fa­mi­lias de­gus­tan­do ra­bas (a $350 la por­ción) o una piz­za de gran­de de muz­za­re­lla (a $280). Tam­bién, pa­re­ji­tas de jó­ve­nes o ami­gos apu­ran­do pin­tas de cer­ve­za ar­te­sa­nal (a $220 la de me­dio li­tro), mo­vién­do­se en sus si­llas al rit­mo de un dúo de co­vers de rock, rien­do an­te el mí­ni­mo even­to de la no­che, sol­tan­do la car­ca­ja­da cuan­do una pro­mo­to­ra, acom­pa­ña­da de una mu­jer de am­bo blan­co, les de­jó so­bre la me­sa dos blis­ter de me­di­ca­men­to “an­ti-re­sa­ca”.

“Es pa­ra cual­quier ti­po de ma­les­tar ge­ne­ra­do por la abs­ti­nen­cia al al­cohol. Lo pue­den to­mar ma­ña­na al le­van­tar­se, o es­ta no­che cuan­do se acues­ten si se sien­ten mal de tan­to to­mar”, in­di­có la mé­di­ca an­te la sor­pre­sa de una ru­bia que rió mos­tran­do to­dos los dien­tes, y apor­tó

nd un da­to: que en ve­rano en la Cos­ta au­men­ta la in­ges­ta de al­cohol en­tre jó­ve­nes, mu­chos de los cua­les ella tie­ne que aten­der en la guar­dia del Hos­pi­tal de Pi­na­mar. Y que me­jor pre­ve­nir, que cu­rar.

A me­tros de allí, a uno y otro la­do de Bun­ge los jó­ve­nes se re­par­tían por cer­ve­ce­rías don­de la pin­ta de cer­ve­za, en pro­me­dio, os­ci­la en­tre los $130 y $150, el po­rrón $240 y los tra­gos en­tre $180 y $200.

“So­lo acá gas­ta­mos, co­mo mí­ni­mo, $300”, con­ta­ron To­más, Mi­cae­la y Ca­ta­li­na, de 17 años y sen­ta­dos a la me­sa de un bar lú­di­co en el que va­rios se de­ba­tían en­tre par­ti­das de jen­ga y pool mien­tras so­na­ba un ka­rao­ke de La Ber­suit. Co­mo To­más, Mi­cae­la y Ca­ta­li­na son va­rios los me­no­res que echan­do mano a sus ma­ñas y apro­ve­chan­do la la­xi­tud de las au­to­ri­da­des en es­ta zo­na, sa­ben cómo bur­lar los con­tro­les y aho­rrar: “Ve­ni­mos tem­prano, por­que a las 2 co­bran $300 la con­su­mi­ción y te pi­den el DNI”, sol­ta­ban. La co­sa se com­pli­ca en bo­li­ches co­mo UFO Point, Bou­ti­que o Sú­per XV, don­de los me­no­res de 18 no pa­san.

Tam­bién jó­ve­nes, fa­mi­lias con hi­jos y abue­los se su­man al rit­mo de es­ta Pi­na­mar que ha­cia la me­dia­no­che to­da­vía es­tá en pa­ña­les.

Des­de el in­te­rior de un tra­di­cio­nal ca­fé con­cert con vis­ta a Bun­ge y Mar­co Po­lo, via­ja la voz de un can­tan­te que re­in­ter­pre­ta clá­si­cos de cum­bia y lo­gra que trein­ta­ñe­ros se “pe­leen” pa­ra bai­lar con la rei­na de la no­che: Bea­triz Chá­vez, el ros­tro ape­nas ma­qui­lla­do e ilu­mi­na­do por el su­dor, ojos ce­les­tes y pe­lo ru­bio, que mar­ca el rit­mo de su pa­re­ja de oca­sión y re­cién se de­tie­ne cuan­do la mú­si­ca se apa­ga. Po­co le im­por­tan sus dos pró­te­sis de ro­di­lla, de las que se rehabilita bai­lan­do zum­ba y que la lle­va­ron a de­jar el te­nis, su de­por­te de to­da la vi­da. “Pe­ro de­jar de bai­lar, nun­ca”, ase­gu­ró, y son­rió or­gu­llo­sa: “Ni a mis 81 años”.

PRE­VIA Y BO­LI­CHES

Ha­cia la 1, co­mien­za a sen­tir­se la pre­sen­cia po­li­cial y de ins­pec­to­res de trán­si­to ha­cien­do con­tro­les de al­coho­le­mia en los ca­mi­nos que con­du­cen a la zo­na de bo­li­ches. Es tam­bién la ho­ra en que los res­to­ba­res y ca­fé co­mien­za a ce­rrar, y son las cer­ve­ce­rías las que sos­tie­nen la vi­da noc­tur­na de Bun­ge y Av. del Li­ber­ta­dor: allí es­tán los que apro­ve­cha­ron el happy hour de 19 a 21, con cer­ve­zas o tra­gos a la mi­tad de pre­cio, si­guie­ron de lar­go y se que­da­ron, o los que tu­vie­ron una pre­via cor­ta y, an­tes de que se ha­gan las 2, rum­bea­rán ha­cia al­guno de los bo­li­ches de mo­da pro­cu­ran­do no pa­gar la con­su­mi­ción que, se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas y la ubi­ca­ción del lu­gar, pue­de os­ci­lar en­tre los $200 y $800. Pe­ro la pre­via se extiende, y ol­vi­dán­do­se de to­do des­cuen­to, los jó­ve­nes apa­re­cen en ma­sa a los bo­li­ches a las 4 ó 4.30.

Es­tán tam­bién los que ha­cen la pre­via “ga­so­le­ra” en una ca­sa o de­par­ta­men­to, a ra­zón de en­tre $150 y $200 por ca­be­za en un gru­po de unos diez in­te­gran­tes y allí ter­mi­nan. O los que, con más ga­nas y pre­su­pues­to, co­mien­zan bien tem­prano en la pla­ya, en­tre cer­ve­zas y fer­net, al pie del pa­ra­dor Bou­ti­que -a

La mo­vi­da en al­gu­nos bo­li­ches de Pi­na­mar se extiende has­ta bien en­tra­da la ma­dru­ga­da

me­tros del mue­lle, jus­to de­trás del aban­do­na­do Ku-. Allí, de día el pai­sa­je mues­tra a jó­ve­nes bron­cea­dos y con la me­nor pren­da po­si­ble, re­cos­ta­dos en ca­mas­tros, ba­jo re­po­se­ras o car­pas blan­cas (a $18.000 la quin­ce­na); a la no­che se con­vier­te en bo­li­che elec­tró­ni­co (pa­ra ma­yo­res de 18 a 22, a $300 la con­su­mi­ción) has­ta que el sol aso­ma so­bre el mar, y la fies­ta pue­de pro­lon­gar­se so­bre la are­na has­ta pa­sa­das las 9. Mu­chos lle­gan en au­tos de al­ta ga­ma y ca­mio­ne­tas 4x4; los que no tie­nen mo­vi­li­dad pro­pia, en ta­xi ($45 la ba­ja­da de ban­de­ra, $3,50 la ficha) y si vie­nen des­de el cen­tro pue­de cos­tar, en pro­me­dio, $100.

Una vez en es­ta zo­na de pla­yas, a 250 me­tros de Bou­ti­que y fren­te a Ku, es­tá Sú­per XV, sin cos­to de con­su­mi­ción y don­de un va­so de fer­net pue­de to­mar­se por $250 y un po­rrón de cer­ve­za por $150. Es­ta pro­pues­ta, que to­mó su nom­bre de un im­por­tan­te cam­peo­na­to de rugby y com­bi­na shows roc­ke­ros con los hits del mo­men­to, fue idea­da ha­ce 15 años por el platense Her­nán Ba­ra­jano, ex ju­ga­dor de Los Ti­los. Y es el lu­gar de en­cuen­tro platense por an­to­no­ma­sia en es­te sec­tor de la Cos­ta: hay pla­ten­ses en­tre sus bar­man y tam­bién en­tre sus jó­ve­nes ha­bi­tués, quie­nes des­ta­can el ran­go de edad (de 24 en ade­lan­te), la mú­si­ca y la sen­sa­ción de sen­tir­se co­mo en La Pla­ta, es­tan­do en Pi­na­mar.

Otro pun­to de mo­da es UFO Point, pa­ra­dor del sur que, co­mo Bou­ti­que, se le­van­ta so­bre la are­na y ofre­ce una vis­ta de 180 gra­dos al mar. Aquí tam­bién es­ta­cio­nan ca­mio­ne­tas 4x4 y au­tos al­ta ga­ma, mien­tras que lle­gar des­de el cen­tro en ta­xi pue­de cos­tar $120. La en­tra­da pue­de cos­tar ca­si el tri­ple que en otros lu­ga­res y aden­tro, don­de la mú­si­ca pa­sa de la elec­tró­ni­ca al reg­gae­tón en cues­tión de ho­ras, las co­pas de cham­pag­ne pa­san de mano en mano en­tre mu­cha­chos y mu­cha­chas de piel bron­cea­da, ape­nas cu­bier­tas con top y short ellas, ca­mi­sa ha­waian­na se­mi­abier­ta ellos. Bai­lan y to­man has­ta que el ama­ne­cer del do­min­go se de­ja des­de el an­te-pa­tio (una es­pe­cie de gran bal­cón fren­te al mar) o a tra­vés de los ven­ta­na­les que ro­dean el sec­tor de la pis­ta. En lu­gar de co­pas, aho­ra le­van­tan ce­lu­la­res: to­dos quie­ren te­ner esa sel­fie, esa fo­to gru­pal, de es­pal­das al cie­lo anaran­ja­do. El bo­li­che cie­rra y al­gu­nos vuel­ven a la pla­ya, a don­de em­pe­za­ron el sá­ba­do y de don­de ten­drán que co­rrer más tar­de, cuan­do las nu­bes y la llu­via se en­sa­ñen otra vez con Pi­na­mar.

UNA VIS­TA PA­NO­RÁ­MI­CA DE UN SEC­TOR DE BA­RES Y RES­TAU­RAN­TES DE PI­NA­MAR COL­MA­DO DE PER­SO­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.