El dor­mi­to­rio ideal

Cómo de­be ser el es­pa­cio que se uti­li­za pa­ra des­can­sar ca­da no­che. La elec­ción co­rrec­ta de co­lo­res, tex­tu­ras e ilu­mi­na­ción ayu­da­rá a ga­ran­ti­zar una re­cu­pe­ra­ción co­rrec­ta tras un día con dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des

El Día (La Plata) - - Hogar & Espectáculos -

Uno pue­de pa­sar apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de su vi­da en el dor­mi­to­rio. Sin em­bar­go, en mu­chos ho­ga­res es­te am­bien­te es un es­pa­cio al que no se le pres­ta de­ma­sia­da aten­ción y se lo uti­li­za de “de­pó­si­to” de co­sas co­ti­dia­nas. No tie­ne por qué ser así. De­be­ría ser un es­pa­cio al que se eli­ja ir pa­ra re­la­jar­se.

Es fun­da­men­tal que el dor­mi­to­rio sea una es­pe­cie de oa­sis de des­can­so, por­que allí es don­de se re­cu­pe­ran fuer­zas du­ran­te to­dos los días del año.

Pa­re­des. ¿De qué co­lor son? Lo clá­si­co son las pa­re­des blan­cas o de un tono muy neu­tro. Si uno quie­re ge­ne­rar al­go in­tere­san­te con co­lo­res más fuer­tes, de­be­ría ele­gir to­nos fríos co­mo de la ga­ma del azul, del gris o del violeta, que ten­ga un efec­to tran­qui­li­za­dor. Los co­lo­res “ac­ti­vos” co­mo el amarillo y el rojo, o in­clu­so los em­pa­pe­la­dos de es­tam­pa­dos co­lo­ri­dos de­be­rían que­dar fue­ra de la ha­bi­ta­ción, don­de en reali­dad que­re­mos ale­jar­nos de los es­tí­mu­los de to­do ti­po pa­ra po­der des­can­sar.

Am­bien­ta­ción. Pa­ra los ex­per­tos, es fun­da­men­tal que la am­bien­ta­ción sea lo más dis­cre­ta po­si­ble, tan­to a ni­vel de de­co­ra­ción co­mo de can­ti­dad de mue­bles. Ade­más, es pri­mor­dial evi­tar los es­tí­mu­los no só­lo vi­sua­les, sino tam­bién so­no­ros. Si uno no es alér­gi­co, pue­de co­lo­car una al­fom­bra en el dor­mi­to­rio y no­ta­rá la di­fe­ren­cia que ha­ce a ni­vel acús­ti­co. Otra al­ter­na­ti­va se­ría amor­ti­guar los rui­dos con cor­ti­nas o per­sia­nas.

Hay quie­nes bus­can más de un mo­do de evi­tar las re­so­nan­cias. Los mue­bles pue­den cu­brir­se o ta­pi­zar­se con te­las pe­sa­das, por ejem­plo.

Ilu­mi­na­ción. A la ho­ra de dia­gra­mar la ilu­mi­na­ción, la re­gla si­gue sien­do la mis­ma: evi­tar to­dos los es­tí­mu­los po­si­bles. Un buen mo­do es co­lo­car dis­tin­tas fuen­tes en el am­bien­te de mo­do que ca­da luz ilu­mi­ne un sec­tor de­ter­mi­na­do y no ten­ga­mos que en­cen­der un in­te­rrup­tor ge­ne­ral o mu­chas fuen­tes ca­da vez que que­ra­mos ver al­go.

La ilu­mi­na­ción ge­ne­ral del am­bien­te pu­de es­tar da­da por una lám­pa­ra en el te­cho. Su in­ten­si­dad pue­de de­ci­dir­se se­gún el gus­to per­so­nal, si bien no es ne­ce­sa­rio que ha­ya tan­ta luz co­mo en una co­ci­na. Ade­más, tam­bién de­pen­de mu­cho del ta­ma­ño del am­bien­te, del co­lor de las pa­re­des, del pi­so y de los mue­bles. Por lo ge­ne­ral, los co­lo­res os­cu­ros re­frac­tan me­nos luz.

La luz de­be­ría te­ner la me­nor can­ti­dad de com­po­nen­te azul po­si­ble pa­ra que to­dos pue­dan dor­mir bien. Es de­cir, más va­le te­ner una lam­pa­ri­ta que emi­ta luz cá­li­da. Por lo ge­ne­ral, la “tem­pe­ra­tu­ra” de la luz se mi­de en gra­dos Kel­vin. Cuan­to me­nor sea ese va­lor, más cá­li­da se­rá la luz.

Las lám­pa­ras LED mo­der­nas per­mi­ten ade­más usos muy in­tere­san­tes, co­mo ser la co­lo­ca­ción de una fuen­te de luz de­ba­jo de la ca­ma con de­tec­to­res de mo­vi­mien­to. De esa ma­ne­ra, si uno tie­ne que le­van­tar­se por la no­che, ve adón­de es­tá pi­san­do sin que­dar ex­pues­to a una ilu­mi­na­ción de­ma­sia­do po­ten­te.

Lo bueno del LED es que no re­ca­lien­tan tan­to co­mo las lam­pa­ri­tas de an­tes, con lo cual tam­po­co ha­rá fal­ta ins­ta­lar un dis­po­si­ti­vo es­pe­cial pa­ra te­ner una luz en el clo­set. En ese ca­so lo úni­co im­por­tan­te es com­pro­bar, cuan­do se com­pra la lam­pa­ri­ta, que re­fle­je bien los co­lo­res. De lo con­tra­rio, po­dría­mos ha­cer un desas­tre al ele­gir la ro­pa por la ma­ña­na.

LOS TO­NOS Y LAS TEX­TU­RAS QUE SE UTI­LI­ZAN EN EL DOR­MI­TO­RIO RE­SUL­TAN CLA­VE PA­RA DAR­LE UN EN­TORNO QUE FA­VO­REZ­CA EL DES­CAN­SO. POR TAN­TO, ES VI­TAL ELE­GIR BIEN / SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.