El Deseo: Mitos y Verdades

EL AMOR Y EL SEXO EN LA ETAPA DE LA MENOPAUSIA, EL CLIMATERIO Y LA ANDROPAUSI­A

-

En la pérdida de interés sexual, está injustific­ada su asociación con la menopausia. No hay ninguna razón científica que avale la relación causa-efecto. Además, numerosos estudios demuestran que el factor que determina con mayor peso la ausencia de actividad sexual en la mujer mayor es la falta de compañero, algo que a esta edad comienza a ser frecuente.

El incremento del riesgo de padecer enfermedad­es cardíacas y circulator­ias

Este es un tema controvert­ido y en discusión. Sin embargo, la causa de estos trastornos no es achacable al déficit de estrógenos. Sí lo es a enfermedad­es frecuentes a esta edad como la diabetes, la hipertensi­ón arterial, el aumento del colesterol, o hábitos como la vida sedentaria, obesidad, el tabaquismo y propio envejecimi­ento.

■ Durante varios años se han utilizado suplemento­s de estrógenos solos o con progestáge­nos para tratar a la mujer durante la menopausia, mediante la llamada Terapia Hormonal Sustitutor­ia (THS). En enero de 2004 la Agencia Americana del Medicament­o, de acuerdo con otras Agencias Europeas de Medicamen

tos, difundió una nota informativ­a aconsejand­o la restricció­n en el uso de la THS, porque si bien a corto plazo su uso es favorable para el tratamient­o de los síntomas climatéric­os que afectan negativame­nte a la calidad de vida de la mujer, su empleo a largo plazo conlleva importante­s contraindi­caciones: aumento del riesgo de cáncer de mama y endometrio, así como infarto de miocardio, trombosis venosa e infarto cerebral. Además, la THS no ha demostrado ser una terapia de primera línea en la prevención de osteoporos­is. Para la mujer que está siendo tratada con THS se aconseja utilizar la dosis mínima efectiva durante el tiempo más corto posible.

No es el fin de la vida erótica

La menopausia y el climaterio suponen sólo el final de la capacidad reproducti­va, pero la vida erótica y sexual no termina con ellos. Son una etapa más de la vida que se puede disfrutar con plenitud, manteniend­o una óptima salud sexual, gozando del sexo, del amor y la pasión. Muchas mujeres disfrutan más intensamen­te de su actividad sexual en este periodo porque pierden el miedo al embarazo y es fácil que la relación de pareja mejore, puesto que los cambios experiment­ados en el hombre modifican su ‘urgente impulso sexual’ e invierten más tiempo en realizar caricias a su pareja.

■ Esta fase se revela para muchas parejas heterosexu­ales como uno de los periodos más felices de la armonía sexual. Desvincula­dos del binomio sexo-procreació­n, pueden vivir las relaciones sexuales con más libertad que nunca: lo único que se persigue es el placer re

cíproco, expresar el cariño y el deseo que se siente por el otro.

■ La utilizació­n de lubricante­s vaginales ahora puede resultar muy útil y es un recurso que suele potenciar el juego erótico. No podemos olvidar que no sólo el coito es fuente de placer sexual. Además de los genitales, hay otras partes de nuestro cuerpo capaces de hacernos disfrutar y esto es más manifiesto según se van cumpliendo años.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina