La zo­na Nor­te en llamas por otra vio­len­ta en­tra­de­ra en Gon­net

Eran cin­co. En­ce­rra­ron a un ma­tri­mo­nio y a su hi­ja en un ba­ño, re­vi­sa­ron la pro­pie­dad y es­ca­pa­ron con di­ne­ro. Una per­so­na vio lo que ocu­rría y ac­ti­vó la alar­ma ve­ci­nal. Pa­ra un in­ves­ti­ga­dor “es gen­te de afue­ra”

El Día (La Plata) - - Portada -

La zo­na Nor­te de la Ciu­dad no tie­ne paz. La ola de­lic­ti­va no se de­tie­ne y el mar­tes por la no­che la sufrió en car­ne pro­pia un ma­tri­mo­nio y su hi­ja, quie­nes fue­ron rehe­nes de cin­co de­lin­cuen­tes encapuchad­os y dis­fra­za­dos de po­li­cías que, con gol­pes de una ma­za, rom­pie­ron la puer­ta de la vi­vien­da de Gon­net. El pro­pie­ta­rio fue gol­pea­do y en­ce­rra­do, jun­to a su fa­mi­lia, en una ha­bi­ta­ción de la ca­sa, que es­tá ubi­ca­da en 25 y 487.

Los ve­ci­nos de la zo­na dicen te­ner mie­do por la reite­ra­ción de he­chos de­lic­ti­vos en una ba­rria­da que, sos­tie­nen, “siem­pre fue tran­qui­la”.

Eran cin­co. To­dos iban encapuchad­os, ar­ma­dos, ves­ti­dos con cha­le­cos de la Po­li­cía y ac­tua­ban de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, con mo­vi­mien­tos me­di­dos y ob­je­ti­vos cla­ros. Con la oscuridad de la no­che co­mo alia­da, sal­ta­ron por so­bre la re­ja pa­ra en­trar a la pro­pie­dad. Lue­go, con una ma­za y ve­lo­ci­dad de es­pe­cia­lis­tas, de­rri­ba­ron la puer­ta prin­ci­pal.

El due­ño de ca­sa los vio ape­nas ingresaron. Sa­can­do pro­ve­cho de la sor­pre­sa se aba­lan­za­ron so­bre él y no le die­ron tiem­po a reac­cio­nar. De un cu­la­ta­zo lo ti­ra­ron y se me­tie­ron de­trás de él. Aden­tro, es­pe­ra­ban su mu­jer y una de las hi­jas de am­bos. Las re­du­je­ron al ins­tan­te y pa­sa­ron a la fa­se dos del gol­pe.

Con los tres in­te­gran­tes de la fa­mi­lia en­ce­rra­dos en el ba­ño co­men­za­ron a re­vi­sar las ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa. Pen­sa­ban lle­var a ca­bo una bús­que­da ex­haus­ti­va, pe­ro no con­ta­ron con una even­tua­li­dad que los obli­gó a “apu­rar el trámite”.

Se­gún le con­tó una fren­tis­ta a es­te diario, un vecino al­can­zó a ob­ser­var la ma­nio­bra y apre­tó sin du­dar­lo el bo­tón que ac­ti­vó la alar­ma ve­ci­nal. Los la­dro­nes es­cu­cha­ron la si­re­na y en­ten­die­ron que no po­drían per­ma­ne­cer mu­cho más tiem­po.

En­ton­ces jun­ta­ron to­do el di­ne­ro que con­si­guie­ron y es­ca­pa­ron del lu­gar. La se­cuen­cia se ex­ten­dió por unos 10 mi­nu­tos que, pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos, se tor­na­ron eter­nos. Cuan­do fi­nal­men­te sa­lie­ron del ba­ño, la Po­li­cía arri­bó a la es­ce­na. Los asal­tan­tes se ha­bían ido y al cie­rre de es­ta edi­ción eran in­ten­sa­men­te bus­ca­dos.

El vio­len­to epi­so­dio ocu­rrió el mar­tes pa­sa­das las 23, en una fin­ca ubi­ca­da en 25 y 487, en el lí­mi­te de Gon­net con City Bell. En esa man­za­na, “ha­ce una se­ma­na se con­cre­tó otro ro­bo”, denunció un mo­ra­dor de la zo­na.

La due­ña de ca­sa in­ten­tó ha­blar con es­te me­dio, ho­ras des­pués de que su­ce­die­se.

Ape­nas al­can­zó a con­tar su re­la­to, se que­bró y ya no pu­do se­guir. El re­cuer­do de esos mi­nu­tos fue de­ma­sia­do.

DE “AFUE­RA” Y CON DA­TOS

Pa­ra un in­ves­ti­ga­dor los de­la­tó su ac­cio­nar: “Por el mo­dus ope­ran­di, son ti­pos que vie­nen de afue­ra y con algún da­to”, cal­cu­ló. Es­tos gru­pos sue­len ac­tuar en área pe­ri­fé­ri­cas del dis­tri­to. En par­ti­cu­lar ha­cia el nor­te y el oes­te: City Bell, Go­ri­na, Abas­to, Li­san­dro Ol­mos.

La fuen­te cal­cu­ló que pue­den ve­nir de “Flo­ren­cio Varela, Bos­ques o Fran­cis­co So­lano”, pun­tos del sur del Co­nur­bano lin­de­ros o cer­ca­nos con el Gran La Pla­ta.

Es­ta vez, los la­dro­nes lle­va­ban un “cha­le­co” de trans­por­te, don­de los agen­tes sue­len car­gar el handy

nd y las es­po­sas. En tan­to, se des­co­no­ce el au­to que uti­li­za­ron pa­ra tras­la­dar­se, una pis­ta que se­rá fun­da­men­tal pa­ra co­te­jar con los re­gis­tros de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad.

En­tre los pes­qui­sas se coin­ci­día ayer en que el asal­to in­di­ca un pro­ce­di­mien­to de de­lin­cuen­tes con un ni­vel al­to de pre­pa­ra­ción con res­pec­to a lo que sue­le ver­se en La Pla­ta. “Es muy po­si­ble que ha­yan hui­do en di­rec­ción al Ca­mino Bel­grano o a la ru­ta 36 con la in­ten­ción de ir pa­ra el nor­te”, cal­cu­ló un in­ves­ti­ga­dor vin­cu­la­do a la cau­sa.

El ata­que guar­da al­gu­nas si­mi­li­tu­des con el que tam­bién cin­co su­je­tos lle­va­ron ade­lan­te en una ca­sa de 508 en­tre 14 y Ca­mino Cen­te­na­rio -ver apar­te-.

Co­mo vie­ne in­for­man­do es­te diario, en el área com­pren­di­da en­tre Ar­tu­ro Se­guí y Tolosa hay de­nun­cias ve­ci­na­les que in­di­ca­rían una “ola” de in­se­gu­ri­dad. To­do se ha­bría com­pli­ca­do des­de el verano.

En fe­bre­ro, en­tre City Bell y Gon­net hu­bo dos in­ten­tos de en­tra­de­ra (uno muy vio­len­to), un ro­bo exprés a una es­ta­ción de ser­vi­cio y un asal­to ar­ma­do en una car­ni­ce­ría, to­dos en un lap­so de tres días.

Con el tiem­po, la situación fue re­cru­de­cien­do y los pi­cos se die­ron en­tre ma­yo y agos­to, se­gún el calcu­lo de ve­ci­nos y aso­cia­cio­nes de la zo­na. En Rin­gue­let, una se­rie de atra­cos a mano ar­ma­da tu­vo en vi­lo a los fren­tis­tas de 511 a 508 y de 6 a 9.

La pro­ble­má­ti­ca abar­có tam­bién a Her­nán­dez, Go­ri­na y Vi­lla Eli­sa, don­de un gru­po de mo­to­cho­rros tu­vo en ja­que a co­mer­cian­tes y mo­ra­do­res de la zo­na.

So­la­men­te en una se­ma­na de agos­to, los vin­cu­la­ron a unos nue­ve atra­cos, cua­tro de ellos en me­dio de un raid de­lic­ti­vo que co­men­za­ría en 481 y 28 con el ata­que a una car­ni­ce­ría y cul­mi­na­ría tres ho­ras más tar­de, en una fe­rre­te­ría de Cen­te­na­rio y 423.

BA­RRIO CON­MO­CIO­NA­DO

“Es te­rri­ble lo que pa­só. Es­te era un ba­rrio tran­qui­lo, aho­ra te­ne­mos ro­bos al me­nos una vez por se­ma­na”, re­mar­có una ve­ci­na de la zo­na de 25 y 487. Se­gún le di­jo a EL DIA, “que­da­mos to­dos con mie­do. Ha­ce po­co en­tra­ron en una ca­sa que es­tá a la vuel­ta. Tu­vi­mos que po­ner la alar­ma ve­ci­nal, pe­ro pa­re­ce que na­da los de­tie­ne”, de­ta­lló.

“Al hom­bre lo gol­pea­ron mu­cho y se des­com­pen­só, pe­ro ya es­tá bien”, aña­dió.

LA CA­SA DON­DE UNA FA­MI­LIA VI­VIÓ UNA VER­DA­DE­RA PE­SA­DI­LLA / G. MAINOLDI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.