Vio­len­cia y caos en las ca­lles de Ecua­dor

De­ce­nas de mi­les de in­dí­ge­nas, tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­tes vol­vie­ron a mar­char a Quito con­tra la qui­ta de sub­si­dios a las naf­tas. El go­bierno de Mo­reno in­sis­te en que el re­cla­mo es po­lí­ti­co y le apun­ta a Ra­fael Co­rrea

El Día (La Plata) - - Front Page -

De­ce­nas de mi­les de in­dí­ge­nas, tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­tes vol­vie­ron a to­mar por asal­to las ca­lles de Quito y se en­fren­ta­ron con la Po­li­cía, en abier­ta opo­si­ción a la qui­ta de sub­si­dios a los com­bus­ti­bles dis­pues­ta por el pre­si­den­te Le­nín Mo­reno. El país es­tá pa­ra­li­za­do y el man­da­ta­rio apun­ta al ex pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea co­mo ges­tor de las pro­tes­tas.

En me­dio de la vuel­ta del pre­si­den­te Le­nín Mo­reno a la ca­pi­tal y una nu­be es­pe­sa de ga­ses la­cri­mó­ge­nos inun­dan­do las an­gos­tas ca­lles que ro­dean el cen­tro his­tó­ri­co de Quito, de­ce­nas de mi­les de in­dí­ge­nas, tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­tes ecua­to­ria­nos pro­fun­di­za­ron ayer sus pro­tes­tas y mar­cha­ron has­ta las cer­ca­nías del mi­li­ta­ri­za­do Pa­la­cio de la Pre­si­den­cia.

El ob­je­ti­vo era lle­gar al Pa­la­cio de Ca­ron­de­let (se­de pre­si­den­cial) , pe­ro el edi­fi­cio es­tá com­ple­ta­men­te ro­dea­do y res­guar­da­do por fuer­zas de se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go y pe­se a los es­fuer­zos po­li­cia­les por fre­nar sus avan­ces, una ma­rea de ma­ni­fes­tan­tes se ins­ta­ló a so­lo cua­tro cua­dras ha­cia el Nor­te, en la Pla­za del Tea­tro. La mar­cha de los in­dí­ge­nas, en tan­to, cul­mi­nó en la Pla­za de San­to Do­min­go, tam­bién a cua­tro cua­dras, pe­ro ha­cia el Sur.

Des­de el lu­nes, los ma­ni­fes­tan­tes co­men­za­ron a lle­gar por mi­les a Quito, si­guien­do un lla­ma­do de la Confederac­ión de Na­cio­na­li­da­des In­dí­ge­nas de Ecua­dor (Co­naie) pa­ra lu­char con­tra la sus­pen­sión de los sub­si­dios al com­bus­ti­ble, una me­di­da en­mar­ca­da en un plan de ajus­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). En pa­ra­le­lo, los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos del país con­vo­ca­ron a un pa­ro na­cio­nal y se su­ma­ron a las pro­tes­tas.

ES­TA­DO DE PA­RÁ­LI­SIS

Con al­gu­nas ru­tas cor­ta­das, sin trans­por­te ur­bano y con la ca­pi­tal prác­ti­ca­men­te to­ma­da y lle­na de ba­rri­ca­das, el go­bierno no pu­do re­to­mar las cla­ses, co­mo ha­bía pro­me­ti­do, lo que se su­mó a la sen­sa­ción de pa­rá­li­sis en una bue­na par­te del país.

En es­te di­fí­cil con­tex­to, el pre­si­den­te in­ten­tó re­cu­pe­rar el con­trol de la ca­pi­tal y vol­vió ayer a Quito, aun­que su go­bierno no in­for­mó de su pa­ra­de­ro exac­to por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. Mo­reno ha­bía aban­do­na­do Quito el lu­nes a la no­che y se ha­bía ins­ta­la­do en la ciu­dad de Gua­ya­quil, el co­ra­zón eco­nó­mi­co del país y tra­di­cio­nal bas­tión de la cen­tro­de­re­cha.

Des­de allí y mien­tras la ma­si­va co­lum­na de in­dí­ge­nas cru­za­ba Quito y se acer­ca­ba al mi­li­ta­ri­za­do cen­tro his­tó­ri­co, el man­da­ta­rio di­jo que no re­nun­cia­rá, pro­me­tió man­te­ner su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y, prin­ci­pal­men­te, la sus­pen­sión de los sub­si­dios al com­bus­ti­ble y acu­só al ex pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea de es­tar de­trás de to­das las pro­tes­tas.

Con la mis­ma con­vic­ción, su vi­ce­pre­si­den­te, Ot­to Son­nen­holz­ner, ase­gu­ró en una nue­va ca­de­na na­cio­nal des­de Gua­ya­quil que el go­bierno es­tá “lo­gran­do fre­nar” las pro­tes­tas.

“Gra­cias al es­fuer­zo de to­dos, gra­cias a lo que ha­ce­mos en con­jun­to con las Fuer­zas Ar­ma­das, con la Po­li­cía Na­cio­nal, con los mu­ni­ci­pios del país es­ta­mos lo­gran­do fre­nar es­ta pre­ten­sión de des­es­ta­bi­li­zar al go­bierno na­cio­nal por par­te de gru­pos po­lí­ti­cos or­ga­ni­za­dos y en­fo­ca­dos en ha­cer­le da­ño a Ecua­dor”, di­jo. Tam­bién in­for­mó que “hay diá­lo­gos me­dia­dos por la ONU”. Sin em­bar­go, la Co­naie lo des­min­tió po­co des­pués y ase­gu­ró que no exis­te nin­gún ca­nal de diá­lo­go abier­to con el go­bierno en es­te mo­men­to.

Sin em­bar­go, en Quito, las es­ce­nas eran de caos, re­pre­sión y vio­len­cia.

Le­jos de di­sol­ver­se las ma­ni­fes­ta­cio­nes, los ga­ses la­cri­mó­ge­nos y los en­fren­ta­mien­tos con la Po­li­cía, una par­te mi­no­ri­ta­ria de la co­lum­na prin­ci­pal de la mar­cha lo­gró lle­gar a la Pla­za de la In­de­pen­den­cia, fren­te al Pa­la­cio de Ca­ron­de­let, la se­de del go­bierno, eva­cua­da el lu­nes pa­sa­do.

En los al­re­de­do­res, en las an­gos­tas ca­lles que ca­rac­te­ri­zan la par­te vie­ja de la ciu­dad, la es­ce­na, por mo­men­tos, era de ba­ta­llas cam­pa­les en­tre la Po­li­cía y pe­que­ños gru­pos de ma­ni­fes­tan­tes que res­pon­dían a los ga­ses con pie­dras.

En ese con­tex­to, la Cruz Ro­ja Ecua­to­ria­na anun­ció que de­ja­ba de ope­rar en la zo­na “por fal­ta de ga­ran­tías”, se­gún un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do por la or­ga­ni­za­ción.

Ho­ras an­tes, Co­rrea, el hom­bre que re­co­ge tan­to la ri­va­li­dad del pre­si­den­te co­mo el re­cha­zo de la cú­pu­la del mo­vi­mien­to in­dí­ge­na, ha­bía pe­di­do nue­va­men­te elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das co­mo una so­lu­ción a la cri­sis.

“Si es ne­ce­sa­rio que sea candidato, lo se­ré. A mí me in­ha­bi­li­ta­ron pa­ra ser pre­si­den­te por­que to­do fue ile­gal, to­do fue in­cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro de vi­ce­pre­si­den­te pa­ra aba­jo, yo no ten­go nin­gún pro­ble­ma pa­ra par­ti­ci­par”, in­di­có en una rue­da de pren­sa en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, al que fue in­vi­ta­do por la ban­ca­da de Iz­quier­da Uni­da.

Pe­ro por aho­ra no pa­re­ce ha­ber po­si­bi­li­da­des ni de con­vo­car a elec­cio­nes ni de abrir un diá­lo­go.

En me­dio de las cre­cien­tes pro­tes­tas, que ya de­ja­ron dos muer­tos, de­ce­nas de he­ri­dos y más de 800 de­te­ni­dos, el go­bierno re­do­bló la apues­ta y anun­ció un au­men­to del pa­sa­je de co­lec­ti­vo ur­bano, que pa­sa de 0,25 a 0,35 dó­la­res.

Es­te es uno de los au­men­tos que los ma­ni­fes­tan­tes y la cú­pu­la del mo­vi­mien­to in­dí­ge­na ci­ta­ron co­mo ar­gu­men­to pa­ra co­men­zar las pro­tes­tas, el fin de se­ma­na pa­sa­do.

La eli­mi­na­ción de los sub­si­dios, que re­gían des­de ha­ce más de 40 años, lle­vó el pre­cio de la naf­ta de 1,85 dó­la­res el ga­lón (3,78 li­tros) a 2,39, y el dié­sel, de 1,03 dó­la­res a 2,29, un au­men­to del 123%. (TÉLAM, EFE), AFP y AP)

MA­NI­FES­TAN­TES SE EN­FREN­TAN CON LA PO­LI­CÍA EN QUITO, EN OTRA JOR­NA­DA DE FUER­TES PRO­TES­TAS CON­TRA EL GO­BIERNO DE LE­NÍN MO­RENO / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.