La his­to­ria de una trai­ción en­tre ami­gos por una gran su­ma de di­ne­ro

La re­la­ción en­tre un pes­ca­de‑ ro de Mar del Pla­ta y un me­cá‑ ni­co de Tri­ni­dad era la me­jor. És­te lo re­ci­bía to­das las ve­ces que ve­nía a la pro­vin­cia por cues­tio­nes de ne­go­cio has­ta que de­ci­dió en­tre­gar­lo por di­ne­ro.

El Huarpe - - JUDICIALES - POR GER­MÁN GONZÁLEZ PREN­SA@DIARIOHUARPE.COM

De una bue­na re­la­ción de amis‑ tad y de “asa­dos”, a una des‑ trui­da por la trai­ción de uno de ellos que en­tre­gó al otro por una gran can­ti­dad de di­ne­ro.

El em­pre­sa­rio Jor­ge Mar­to­re­lla vino a la pro­vin­cia por primera vez en el año 2000. Em­pe­za­ba con un mi­cro‑ em­pren­di­mien­to de ven­ta de pes­ca‑ do fres­co en Mar del Pla­ta y que­ría pro­bar suer­te en San Juan. Así se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res de pes­ca­de­rías.

En el tiem­po que trans­cu­rrió, Mar‑ to­re­lla co­no­ció a Jo­sé Be­ni­to, un me‑ cá­ni­co de Tri­ni­dad. Es­te te­nía un ca­mión, por lo que en al­gún mo­men‑ to, ne­ce­si­ta­ría uno. Pe­ro la re­la­ción no que­dó en el sim­ple tra­to de clien‑ te y pres­ta­dor de ser­vi­cio, sino que tras­cen­dió a la amis­tad, a tal pun­to que Be­ni­to, a ve­ces, lo es­pe­ra­ba con asa­dos, se­gún ex­pre­só el em­pre­sa‑ rio mar­pla­ten­se a DIARIO HUARPE. Pe­ro to­do eso cam­bió el 1 de sep‑ tiem­bre de 2016 en la pescadería Atlán­ti­co Sur, so­bre ca­lle Abraham Ta­pia. En la en­tra­da del lo­cal co­mer‑ cial, Jor­ge Mar­to­re­lla su­frió un vio‑ len­to asal­to a mano ar­ma­da de dos mo­to­cho­rros, que lo hi­rie­ron de ba­la y le sa­ca­ron una abul­ta­da su­ma de di­ne­ro: 450 mil pe­sos en efec­ti­vo y 150 mil en che­que.

EL RO­BO Con­ta­do por la víc­ti­ma

La víc­ti­ma se ani­mó a con­tar lo que pa­só ese día a DIARIO HUARPE: “Re‑ ali­za­ba mi tra­ba­jo co­mo ha­ce mu­chí­si­mos años, es­ta­ba den­tro de una pescadería en Tri­ni­dad, de es‑ pal­da a la en­tra­da, de re­pen­te sien‑ to un ca­ño en la nu­ca y me di­cen: ¡da­me la pla­ta, da­me el ma­le­tín! Pen­sé que era una bro­ma de al­gún co­no­ci­do, pe­ro cuan­do me doy vuel‑ ta, me di cuen­ta que no”. El pes­ca­de­ro re­cuer­da la se­cuen­cia co­mo si hu­bie­ra si­do ayer: “Era un fla­co con un ar­ma y un cas­co ne­gro. Me ma­no­tea el por­ta­fo­lio, en el que lle­va­ba las co­bran­zas y le di­go: ʻ¡no, no me lo lle­ves!ʼ El ti­po da un pa­so pa­ra atrás y me dis­pa­ra en la pel‑ vis”, se­ña­ló. “Por suer­te la ba­la que‑ dó aden­tro y no to­có nin­gún ór­ga‑ no”, re­cor­dó ali­via­do. El dam­ni­fi­ca­do es­tu­vo va­rios días in­ter­na­do, has­ta que pu­do vol­ver a la ciu­dad bal­nea­ria. Allí si­guió con su tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co por el da­ño men­tal que le pro­du­jo el he­cho. “Has­ta el día de hoy ten­go mie­do, pe­ro co­mo di­go siem­pre: hay que me­ter­le pa­ra ade­lan­te, no hay op­cio­nes”, se­ña­ló la víc­ti­ma. El me­cá­ni­co de Tri­ni­dad pa­re­cía to‑ tal­men­te ajeno a la si­tua­ción des­de el vio­len­to ro­bo has­ta que Mar­to‑ re­lla fue tras­la­da­do al hos­pi­tal Raw‑ son. In­clu­si­ve lo fue a vi­si­tar a la in­ter­na­ción.

IN­VES­TI­GA­CIÓN Y JUI­CIO La ho­ra de la ver­dad

Sin em­bar­go, con el co­rrer del tiem‑ po la inocen­cia de Be­ni­to se iba a ver com­pli­ca­da. El juez Or­tiz, del Pri­me­ro de Ins­truc­ción, lo de­ja­ría en la mi­ra jun­to con otros tres cóm­pli‑ ces del ro­bo: Se­bas­tián Agui­rre, Brian Cas­ti­llo y Ma­rio Gi­mé­nez. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción pro­vi­so­ria, Jo­sé Be­ni­to era “el en­tre­ga­dor”; Brian Cas­ti­llo fue el que hi­zo “la in‑ te­li­gen­cia” a Mar­to­re­lla; Se­bas­tián Agui­rre era el que ma­ne­jó la mo­to y Ma­rio Gi­mé­nez fue el que eje­cu‑ tó el ro­bo. Sin em­bar­go, la Jus­ti­cia pro­ce­só a Be­ni­to, Agui­rre y Cas­ti­llo co­mo coau­to­res del ro­bo y so­bre‑ se­yó a Gi­mé­nez por no en­con­trar prue­bas. Dos años des­pués, el jui‑ cio lle­gó.

El vier­nes pa­sa­do, el juez de la Sa­la Ter­ce­ra de la Cá­ma­ra Pe­nal Eu­ge­nio Bar­be­ra con­de­nó a 7 años y me­dio a Agui­rre, mien­tras que a Be­ni­to y Cas­ti­llo a 7.

Los tres im­pli­ca­dos en el vio­len­to ro­bo ya fue­ron pro­ce­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.