El cruel pa­de­ci­mien­to de una mu­jer, re­te­ni­da y vio­la­da por su es­po­so

Es­ta es la te­rri­ble his­to­ria de una mu­jer que pa­de­ció la pri‑ va­ción y abu­so se­xual de su es‑ po­so un día de oc­tu­bre de 2017, se­gún la acu­sa­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal. El a‑ cu­sa­do se­rá sen­ten­cia­do ma­ña‑ na.

El Huarpe - - JUDICIALES - POR GER­MÁN GONZÁLEZ PREN­SA@DIARIOHUARPE.COM

El cruel pa­de­ci­mien­to de una mu‑ jer, re­te­ni­da y vio­la­da por su es­po­so. Tras ir­se de su ca­sa por una dis­cu­sión fuer­te con su pa­re­ja, una mu­jer de Chimbas pen­só que el sá­ba‑ do 21 de oc­tu­bre de 2017 to­do iba a vol­ver a la tran­qui­li­dad en su ho­gar. Su ma­ri­do la con­ven­ció de que vol‑ vie­ra con el ar­gu­men­to de que él se iría de la ca­sa y la de­ja­ría so­la con sus hi­jos. Pe­ro na­da de eso ocu­rri­ría, se­gún fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial.

Aquel sá­ba­do la mu­jer arri­bó con sus hi­jos cer­ca de las 11.30 a la vi­vien‑ da en la que con­vi­vía con su pa­re­ja. En­tre ellos hu­bo una dis­cu­sión fuer‑ te, una de tan­tas. En es­ta úl­ti­ma, la mu­jer de­ci­dió ir­se a ca­sa de su ma­dre pa­ra evi­tar pro­ble­mas ma­yo­res, pe­ro re­gre­só con­ven­ci­da por el hom­bre, el cual ar­gu­men­tó que si vol­vía, él se iría a otro la­do.

Pe­ro na­da de tran­qui­li­dad ha­bría en los mi­nu­tos pos­te­rio­res a par­tir de que la mu­jer pu­sie­ra un pie en esa ca­sa. El sujeto le­jos de re­ci­bir­la ama‑ ble­men­te, le des­ple­gó una ca­ta­ra­ta de in­sul­tos, gri­tos y re­cla­mos, acom‑ pa­ña­dos de gol­pes en di­fe­ren­tes par‑ tes del cuer­po.

El agre­sor in­clu­si­ve le pe­gó fren­te a sus hi­jos, lle­gó a co­lo­car­le un la­zo en el cue­llo con in­ten­cio­nes de ahor­car‑ la y lue­go la ame­na­zó de muer­te con un cu­chi­llo tra­mon­ti­na.

El vic­ti­ma­rio se ase­gu­ró de que na­die sa­lie­ra de la vi­vien­da: ce­rró la puer‑ ta prin­ci­pal con una ca­de­na de es­la‑ bo­nes de gran ta­ma­ño y pu­so un can‑ da­do.

Des­pués de 3 ho­ras, cer­ca de las 14.30, los gri­tos y llan­to tan­to de los ni­ños co­mo de la mu­jer aler­ta­ron a los mo­ra­do­res de la zo­na, pe­ro só­lo un ve­cino se acer­có al do­mi­ci­lio. El hom­bre que­ría que li­be­ra­ra a los me‑ no­res. Por lo que ha­bló va­rios mi­nu‑ tos con el se­cues­tra­dor has­ta que es­te se dis­pu­so a de­jar­lo sa­lir y en­tre‑ gar­le a los ni­ños que­dan­do co­mo rehén so­la­men­te la mu­jer. Des­de allí, la vio­len­cia del sujeto co‑ men­zó a ser más abe­rran­te. Con ame‑ na­zas e in­sul­tos obli­gó a su es­po­sa a per­ma­ne­cer en el in­te­rior de la vi‑ vien­da, te­nién­do­la a su mer­ced y to‑ tal­men­te in­de­fen­sa. Le exi­gió que se fue­ra a la ha­bi­ta­ción, hi­zo que se des‑ nu­da­ra y le prac­ti­ca­ra se­xo oral, lue­go la acos­tó en la cama, se subió en­ci­ma de ella, la pe­ne­tró via va­gi­nal pro­pi­nán­do­le gol­pes de pu­ño y le in­tro­du­jo el de­do en el ano. El agre­sor se em­pe­ci­na­ba ca­da vez más y más en de­ni­grar a la mu­jer, pe­ro su im­pu­ni­dad em­pe­za­ría a ter‑ mi­nar­se lue­go de las 15, cuan­do po­li‑ cías de Su­bo­mi­sa­ría Ci­po­llet­ti y Gru­po Ge­ras lle­ga­ban a la zo­na, aler‑ ta­dos por una lla­ma­da al 911. Le pi­die­ron que de­ja­ra a su pa­re­ja en li­ber­tad. Pe­ro el hom­bre no ce­día con su ac­ti­tud de de­pra­va­do, mien­tras ame­na­za­ba, con un cu­chi­llo, qui­tar­le la vida. Sin em­bar­go, en un mo­men‑ to el hom­bre se dis­tra­jo al ca­mi­nar de una pie­za a otra y fue ahí cuan­do el Gru­po Ge­ras apro­ve­chó pa­ra cor‑ tar la ca­de­na, re­du­cir al sujeto y li­be‑ rar a la mu­jer. Su cau­ti­ve­rio ha­bía ter‑ mi­na­do por fin.

JUI­CIO

Mo­men­to de­ci­si­vo

El Juz­ga­do de Ins­truc­ción pro­ce­só al es­po­so por le­sio­nes, ame­na­zas coa‑ xia­les, pri­va­ción ile­gí­ti­ma de la li­ber‑ tad y abu­so se­xual. En sep­tiem­bre ini‑ ció el jui­cio y el día 6 la fis­cal Ana­lía La­rrea pi­dió 12 años de pri­sión en sus ale­ga­tos an­te el juez Ca­ba­lle­ro Vidal hi­jo de la Sa­la I de la Cá­ma­ra Pe­nal, don­de se desa­rro­lla la au­dien‑ cia.

El jue­ves 13, el ma­gis­tra­do da­rá su ve­re­dic­to con­tra el es­po­so de la mu‑ jer de Chimbas.

La mu­jer fue víctima de los abusos de quien era su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.