Con la len­gua de se­ñas buscan que ha­ya más in­clu­sión

El Huarpe - - PORTADA - MIRÁ EL VI­DEO www.diariohuarpe.com

#Mu­cho se habla en los úl­ti­mos tiem­pos so­bre el len­gua­je y la ma­ne­ra en la que es­te in­clu‑ ye o ex­clu­ye. En el mar­co del mes de la in­clu­sión, in­tér­pre­tes ha­bla­ron so‑ bre la im­por­tan­cia de co­no­cer la len‑ gua de se­ñas, un pun­to cla­ve en ma­te‑ ria de in­te­gra­ción.

SA­BER CO­MU­NI­CAR­SE Ha­blar con el mun­do

Mien­tras que la so­cie­dad de­ba­te el uso de las “x” o “e” pa­ra des­po­jar al len­gua­je de ma­chis­mo o gé­ne­ro en pos de la in­clu­sión, exis­te una deu­da si­len­cio­sa que de­ja fue­ra a cien­tos de ciu­da­da­nos que no pue­den ha­cer­se oír. “Una per­so­na sor­da lle­ga a sen‑ tir­se co­mo un ex­tran­je­ro que arri­ba a un lu­gar des­co­no­ci­do, no pue­de ha‑ cer­se en­ten­der y tam­po­co par­ti­ci­par en la so­cie­dad”, ex­pli­ca Car­me­lo Lez‑ cano, in­te­gran­te de ILSA (In­tér­pre­tes de Len­gua de Se­ñas de Ar­gen­ti­na). Una anéc­do­ta que de­ja al des­cu­bier‑ to la más cru­da dis­cri­mi­na­ción, en la que una per­so­na lle­ga a sen­tir­se ex‑ clui­do del lu­gar en el que vi­ve. La­men­ta­ble­men­te, se tra­ta de una re‑ ali­dad co­ti­dia­na, pro­duc­to de la fal­ta de di­fu­sión y con­cien­ti­za­ción so­bre la im­por­tan­cia de la len­gua de se­ñas, ex­pli­ca Mar­ta Pe­lli­za. En es­te sen­ti‑ do, la in­tér­pre­te cuen­ta que la per‑ so­na sor­da pue­de in­cluir­se fá­cil‑ men­te en cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad ya que la ex­pre­si­vi­dad con la que to­dos se co­mu­ni­can ha­ce po­si­ble que ellos en­tien­dan, a tra­vés de ges­tos por ejem­plo, o le­yen­do los la­bios. La ma­yor di­fi­cul­tad es ha­cer­se en­ten‑ der, pues­to que un nú­me­ro muy re‑ du­ci­do de per­so­nas co­no­ce la len­gua de se­ñas.

“Una anéc­do­ta que mar­có mi ca­rre­ra fue cuan­do una se­ño­ra me ex­pli­có que ha­bía ido al hos­pi­tal y no ha­bían po­di­do aten­der­la pues­to que los mé‑ di­cos no com­pren­dían lo que ella que­ría de­cir. La acom­pa­ñé y asis­tí a la ho­ra de in­ter­pre­tar sus ne­ce­si­da‑ des, pe­ro es al­go que pa­sa con fre‑ cuen­cia”, ex­pli­ca Car­me­lo. Es así co‑ mo, des­de la aso­cia­ción, se alien­ta a la so­cie­dad a apren­der, al me­nos, no‑ cio­nes bá­si­cas de es­ta len­gua in­clu‑ si­va pa­ra que las per­so­nas con dis‑ ca­pa­ci­dad au­di­ti­va no sean ex­clui­das de ac­ti­vi­da­des tan co­ti­dia­nas co­mo par­ti­ci­par de una mi­sa o en fút­bol. “Real­men­te con la len­gua de se­ñas se ha­ce una ver­da­de­ra in­clu­sión, que esa per­so­na no se en­cuen­tre fue­ra de lo que co­mu­ni­ca­mos a dia­rio. Te‑ ne­mos pro­ble­mas a la ho­ra de ac­ce‑ der a la edu­ca­ción, par­ti­ci­par de un en­tre­na­mien­to de fút­bol o ir a la pe‑ lu­que­ría”, ejem­pli­fi­ca Mar­ta, a la vez que ad­mi­te que en los úl­ti­mos tiem‑ pos un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas se han mos­tra­do in­tere­sa­das en a‑ prender.

“Si va­mos a una si­tua­ción ideal, lo me­jor se­ría que en el nú­cleo fa­mi­liar de ca­da per­so­na sor­da apren­dan es‑ ta len­gua pa­ra po­der co­mu­ni­car­se con ellos. Al igual que en am­bien­te so­cial, si to­dos co­no­cie­sen no­cio­nes bá­si­cas so­bre es­ta len­gua, las per­so‑ nas sor­das po­drían in­cluir­se en ac­ti‑ vi­da­des po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas o de­por‑ ti­vas de las que hoy se en­cuen­tran ex­clui­dos”, re­fle­xio­nó Mar­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.